Inicio » Opinión » Análisis » Israel combate silenciosamente el terrorismo mientras la AP permanece de brazos cruzados

Israel combate silenciosamente el terrorismo mientras la AP permanece de brazos cruzados

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Tres acciones anti-terroristas calladas por parte de las fuerzas de seguridad israelíes la semana pasada arrojaron más luz sobre la situación entre israelíes y palestinos que todos los discursos, pronunciamientos diplomáticos y opiniones “expertas”.

Moshe Phillips y Benyamin Korn

Israel combate - Enlace Judio Mexico

En la noche del pasado 13 de abril, soldados y policías israelíes arrestaron a 29 terroristas de Hamás en Shejem (Nablus). Algunos eran terroristas encarcelados anteriormente que han regresado a sus andadas; algunos eran reclutas más recientes. Estaban planeando varias masacres de judíos, pero como no habían actuado todavía, los medios noticiosos internacionales no están interesados. Las casi pérdidas no cuentan.

Una vez más, los medios noticiosos estadounidenses están perdiendo la gran historia. Según los acuerdos de Oslo, es la Autoridad Palestina (AP), no Israel, la que es responsable por actuar contra los terroristas en Nablus. Cuando el Primer Ministro Yitzhak Rabin retiró de allí a las fuerzas de Israel (y de las otras ciudades donde reside el 95% de los palestinos), lo hizo con una garantía explícita escrita que la AP acabaría con los terroristas en esas áreas.

Pero la AP ha hecho una burla de sus obligaciones anti-terroristas.

Incluso el New York Times, no conocido precisamente por examinar el comportamiento de la AP, reconoció el 23 de marzo del 2014 en un artículo noticioso que las tropas israelíes recientemente habían sido obligadas a entrar al campamento de refugiados de Jenin en búsqueda de terroristas porque aunque Jenin está bajo el “control total” de la Autoridad Palestina, “los palestinos (fuerzas de seguridad) no operaban generalmente en los campamentos de refugiados”.

Jenin, Nablus, y otras ciudades controladas por la AP se han vuelto refugios para terroristas -motivo por el cual Israel fue obligado a enviar allí sus tropas esta semana.

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad israelíes capturaron también a una célula de terroristas palestinos organizándose en el vecindario Abu Dis de Jerusalem. Los terroristas ya habían adquirido un automóvil, obtenido rifles y municiones, participado en prácticas de tiro, y escogieron un área cerca de Abu Dis donde planeaban disparar a los israelíes que pasaban.

Abu Dis es uno de un número de barrios de Jerusalem que está técnicamente más allá de la línea de armisticio anterior a 1967. Todos recordamos cómo la entonces Secretaria de Estado Hillary Clinton reprendió durante 45 minutos (!) al primer ministro de Israel cuando el gobierno israelí anunció sus planes para construir departamentos algún día en uno de esos barrios.

Ahora imaginen si Israel hubiese aceptado la posición del gobierno de Obama que esos barrios son “territorio árabe ocupado”, y permitía que Abu Dis y sus entornos se volvieran parte de un estado palestino. El resultado, por supuesto, es que los terroristas que fueron arrestados esta semana no estarían tras las rejas, sino preparándose para llevar a cabo las emboscadas que estaban planeando.

Un tercer acontecimiento de importancia que no llegó a las noticias esta semana, tuvo lugar en un tribunal militar israelí. La Srita. Khalida Jarrar, miembro del Consejo Legislativo Palestino de la AP, fue acusada de doce cargos de terrorismo, incluyendo una conexión con una conspiración para secuestrar israelíes.

Cuando el gobierno de Rabin aceptó los Acuerdos de Oslo, se basó, en parte, en el argumento que dar a los palestinos auto-gobierno los llevaría a volverse responsables y moderados. Una vez que ellos tengan su propio parlamento, seguramente renunciarían a sus viejos caminos terroristas. Pero aquí hay una miembro respetable del Parlamento palestino, quien entre votaciones y discursos se las arregla para encontrar tiempo para conspirar para secuestrar israelíes.

Por cierto, la Srita. Jarrar, es miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), que se volvió infame en la década de 1970 por secuestros de aviones (incluyendo el secuestro de Entebbe), por no mencionar su asesinato en el año 2001 del ministro de gabinete israelí Rehavam Ze’evi. Hasta este día, el FPLP es la segunda organización más grande miembro de la OLP, que es el organismo matriz de la Autoridad Palestina.

A pesar de los acuerdos de Oslo –y que el FPLP está en la lista oficial de Estados Unidos de grupos terroristas el FPLP nunca fue proscripto o expulsado de la OLP. Lo que significa que alguna parte de los 500 millones de dólares que el gobierno de Obama envía a los palestinos cada año termina probablemente, en forma directa o indirecta, en los bolsillos de los terroristas del FPLP.

Por lo tanto, el FPLP goza de los beneficios de ser parte de la OLP, los terroristas palestinos gozan de libertad en las zonas controladas por la Autoridad Palestina, la AP goza de su paquete de ayuda estadounidense anual -y el gobierno de Obama reprocha a Israel cada vez que éste piensa siquiera en construir departamentos en Jerusalem. ¿Qué hay de errado en este cuadro? Todo.

 

Moshe Phillips es presidente y Benyamin Korn es director de los Sionistas Religiosos de Filadelfia, y actualmente ambos son candidatos en la lista de Sionistas Religiosos en las elecciones del Congreso Sionista Mundial.

Traducción: Marcela Lubczanski

Fuente: Front Page. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend