avatar_default

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El Likud concedió, a través de una controvertida reforma sobre la conversión al judaísmo por parte del estado, mediante una decisión del gabinete, se permitió que los rabinos jefes de las ciudades de Israel establezcan tribunales de conversión en sus municipios, ampliando el número de éstos, de cuatro a treinta. Este cambio había sido duramente criticado en su momento por las partidos ultra ortodoxos que reclamaban que el control total de las conversiones debía permanecer subordinado al Rabinato del Estado. La reforma permitía a los posibles conversos elegir el tribunal de conversión, lo que llevaba a procedimientos más amigables y más ágiles. Esta reforma había sido elogiada no sólo por Yesh Atid sino también por el partido religioso nacional, Habait Haiehudí.

Netanyahu y Kahlon2 - Enlace Judio Mexico

También se introducirán cambios al proyecto de ley de enrolamiento universal – el caballito de batalla de Yesh Atid dirigido a forzar gradualmente a los varones de la comunidad ultraortodoxa a ingresar al servicio militar o nacional obligatorio – y un acuerdo para reducir los fondos para los seminarios rabínicos yeshivot, así como la introducción del plan de estudios básico en la educación ultraortodoxa.

Lapid acusó a Netanyahu de estar “vendiendo” el país a costa de los contribuyentes al aceptar las demandas de Yahadut Hatorá.

“Lo que estamos viendo es el ‘remate’ de lo que es importante para la sociedad israelí y a expensas de los contribuyentes israelíes. Es una entrega total por parte del primer ministro frente a un partido anti-sionista a expensas del público que paga los impuestos y sirve en el Ejército de Defensa de Israel”, apuntó Lapid.

Moshé Kahlón (líder del partido Kulanu) será el próximo ministro de Finanzas. Su partido será responsable también del Ministerio de Construcción y Vivienda, y del Ministerio de Medio Ambiente, así como la dirección de la Autoridad de Tierras de Israel y la Autoridad de Planificación, que serán arrebatadas al Ministerio del Interior, y un miembro de este partido presidirá la Comisión de Trabajo, Bienestar y Salud de la Knésset (Parlamento). Kahlón no accedió a apoyar propuestas claves presentadas por el Likud, de limitar el poder de la Corte Suprema de Justicia.

Según los reportes, el Likud planea promover un proyecto de ley que limitaría gravemente la capacidad de la Corte Suprema de anular leyes aprobadas por la Knésset, así como permitir el pleno para volver a legislar leyes rechazadas por la Corte; y un proyecto de ley que cambiaría la composición de la comisión que selecciona a los jueces, para conferir al gobierno mayor influencia en el proceso.

Un gran obstáculo para las negociaciones del Likud para formar la coalición con sus socios potenciales sigue siendo el Ministerio de Asuntos Religiosos, según los informes, se le ha ofrecido al partido ultraortodoxo sefardí Shas, pese a las objeciones de Habait Haiehudí e Israel Beytenu.

Habait Haiehudí ocupó este Ministerio en el gobierno saliente, pero la promesa de Netanyahu de entregar la cartera a Aryeh Deri a Shas ha enfurecido Naftali Bennett.

De acuerdo con la Radio de Israel (Kol Israel), el Likud ofreció como solución de compromiso por el que el ministro de asuntos religiosos sea de Shas, mientras que su viceministro sea nombrado por Bennett.

El primer ministro está trabajando contra reloj para armar la coalición, porque el 7 de mayo próximo es la fecha límite para establecer el nuevo gobierno. Bajo las leyes electorales nacionales, si Netanyahu no logra formar una nueva coalición para esa fecha, el presidente Reuven Rivlin podría asignar a otra persona la tarea de hacerlo.

Fuente: aurora-israel.co.il

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí