avatar_default

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Mientras Israel se mantiene firme, el gobierno de Obama en política exterior de Estados Unidos ha dado un giro.

Por Eric R. Mandel

usa-israelLa alianza estadounidense-israelí ahora contribuye más que nunca a la seguridad de Estados Unidos”  – Michael Eisenstadt y David Pollock, The Washington Institute.

La Doctrina Obama en asuntos exteriores consiste no sólo en nutrir una nueva relación con Irán, sino también encontrar oportunidades para debilitar los lazos de larga data entre Estados Unidos e Israel.

Durante años, los intereses israelíes y estadounidenses eran prácticamente idénticos: detener la proliferación de armas de destrucción masiva en el mundo musulmán, luchar contra las ambiciones hegemónicas de Irán y oponerse al patrocinio estatal del terrorismo. La nueva visión del presidente para un Oriente Medio dominado por Irán sin duda será a costa de Israel.

Mientras que Israel se mantiene firme, el gobierno de Obama en política exterior de Estados Unidos ha dado un giro. 

La doctrina Obama de involucrar a nuestros enemigos y distanciarnos de aliados confiables pueden desafiar la lógica, pero encaja con la visión del mundo progresista del presidente de un país que ha hecho más daño que bien en el mundo. El presidente Obama ofrece palabras cuidadosamente elegidas de apoyo a los que se preocupan por la relación Estados Unidos-Israel, pero sus palabras son constantemente traicionadas por sus políticas y acciones en relación con el estado judío. 

Como opinó Sohrab Ahmarí, escritor de la página editorial de The Wall Street Journal de Londres, en Commentary, “Mientras peor trata la Casa Blanca a Jerusalén, más ardiente se vuelve su retórica pro-Israel … El Estado judío se enfrenta ahora a una Casa Blanca que es ajena a las realidades regionales, desdeñosa del cuerpo político israelí, y coquetea con el léxico y la táctica de deslegitimación … Para alterar radicalmente la relación entre Estados Unidos e Israel, la Casa Blanca también necesitaba el respaldo de un lobby interno (J Street) que contrarrestara la administración favorable a Israel … Toda la apuesta de la administración desde siempre ha sido que puede degradar la alianza desde dentro, manteniendo una narrativa externa de apoyo incondicional a Israel”.

El presidente y sus asesores han actuado varias veces como si Israel fuera el principal obstáculo para la estabilidad regional y los intereses estadounidenses. Su plan desde que asumió el cargo ha sido realinear Medio Oriente con la anti-estadounidense República Islámica, mientras trata a Israel como un lastre, no como un valor estratégico de seguridad.

Así que la pregunta que deben hacerse los estadounidenses es “¿Israel es un valor de seguridad nacional indispensable que el presidente está abandonando, o se trata de un aliado prescindible?”

Empecemos con el intercambio de inteligencia. Muchos analistas estadounidenses creen que Israel proporciona información importante y vital para nuestro país, a menudo más que nuestros propios aliados de la OTAN. Turquía es un ejemplo perfecto. Es el flanco oriental de la OTAN, pero es un socio poco fiable alineado con la Hermandad Musulmana y Hamas, una organización considerada terrorista por el Departamento de Estado. En un artículo titulado, “Turquía rompe la defensa desde Occidente“, el Wall Street Journal la semana pasada informó que Ankara eligió un sistema de defensa de misiles chino que “pone en peligro la cooperación de inteligencia” entre los aliados de la OTAN. 

Entonces, ¿quién es el aliado de inteligencia confiable, Israel o Turquía? La inteligencia es un juego difícil. Con la retirada estadounidense de muchos teatros de operaciones en Medio Oriente, la ubicación estratégica vital de Israel y la inteligencia humana se han vuelto indispensables para nuestra seguridad. Podemos utilizar toda la ayuda que podamos conseguir.

Nuestras propias estimaciones de la CIA y la Inteligencia Nacional son a menudo deficientes o políticamente manipuladas. Sólo hay que mirar el análisis de la CIA de 1978 antes del derrocamiento del Sha que declaró: “Irán no está en una … situación pre-revolucionaria”, o en octubre de 2002 cuando la Estimación Nacional de Inteligencia (NIE) concluyó que Irak “podría hacer un arma nuclear”, o el informe NIE 2007, que afirmó falsamente que Irán había detenido su programa de militarización nuclear. 

Según el Washington Free Beacon, Israel “está proporcionando apoyo significativo de inteligencia en la campaña liderada por Estados Unidos contra … ISIS [Estado Islámico]. Los satélites israelíes sobrevuelan la zona de batalla en ángulos y frecuencias no disponibles para los satélites estadounidenses.

“Si no existiera Israel, Estados Unidos tendría que crearlo. Eso sería casi imposible; la creación de una democracia liberal que sirve como aliado protegido en la región es casi imposible hoy. Nuestra historia de alineación con los regímenes autoritarios de Oriente Medio, que no comparten nuestros valores y cuyas poblaciones indígenas son decididamente anti-estadounidenses, tienen a lo sumo una historia escabrosa. Israel es una nación rodeada por todas partes de enemigos que quieren aniquilarlo. 

Porque de las repetidas guerras de auto-defensa, Israel se ha convertido por desgracia en una zona de prueba para las municiones estadounidenses, y el tratamiento de los heridos en combate. Las fuerzas armadas de Estados Unidos han utilizado esta experiencia del campo de batalla en directo que ha salvado vidas de nuestros soldados, al tiempo que aumenta las posibilidades de éxito de futuras misiones militares estadounidenses. La defensa antimisiles estadounidense es mucho mayor por la experiencia israelí, y el posicionamiento delantero de armas estadounidenses en una nación estable es vital para la planificación militar de Estados Unidos. 

De acuerdo con el Instituto Washington, “el complejo de investigación y desarrollo militar de Israel ha sido pionero en muchas tecnologías de vanguardia que están transformando el rostro de la guerra moderna, incluidas las armas cibernéticas, vehículos no tripulados (robots terrestres y aviones no tripulados, sensores y sistemas de guerra electrónica), y las defensas avanzadas para vehículos militares.

“La moral y el profesionalismo de las Fuerzas de Defensa de Israel son únicos en Oriente Medio, y están estrechamente alineados con nuestros valores nacionales. Estados Unidos ha aprendido de la experiencia militar de Israel a luchar una guerra ética contra actores no estatales que utilizan escudos humanos en zonas urbanas. En casa, nuestros esfuerzos de seguridad nacional y lucha contra el terrorismo serían drásticamente más débiles en estrategia y eficacia si no tuviéramos la experiencia y el know-how israelíes. 

El caos del actual Oriente Medio y las amenazas a los intereses estadounidenses serían exponencialmente mayores si Israel no hubiera destruido los reactores nucleares iraquíes y sirios. Imagínen el Estado Islámico hoy con los materiales nucleares capturados. Mis encuentros con la cúpula de defensa israelí y el liderazgo político muestran de forma unánime una profunda apreciación de la generosidad de los Estados Unidos en el suministro de ayuda militar. Pero no es una calle de sentido único. La mayor parte de la ayuda militar asignada a Israel se gasta en los Estados Unidos, con la creación de cerca de 70.000 puestos de trabajo en Estados Unidos. 

Los estadounidenses son abrumadoramente favorables a Israel debido a los valores y perspectivas occidentales que compartimos.

Los estadounidenses saben instintivamente quiénes son nuestros amigos, y en quién no debemos confiar. Saben que la realineación del presidente Barack Obama con el principal estado patrocinador de los mundos del terrorismo a expensas de Israel está en contra de los intereses estadounidenses. 

Basta con mirar a las urnas. Los estadounidenses no quieren que su país legitime una nación (Irán) que cuelga homosexuales y encarcela periodistas y sacerdotes estadounidenses. Los estadounidenses quieren que nuestro país apoye a Israel, como claramente lo demuestra el apoyo bipartidista del Congreso al estado judío y su gente. 

Por último, están los avances médicos, científicos e innovadores israelíes que han enriquecido la vida de todos. Desde el correo de voz al USB, las empresas de informática y tecnología de América gravitan en torno a Israel por su investigación y desarrollo. En medicina, el desarrollo de dispositivos que permiten caminar a los paralíticos, las curas para enfermedades previamente intratables, los avances científicos a la vanguardia, los estadounidenses son más felices y más sanos gracias a Israel. Israel necesita a América por su amistad, protección diplomática, desarrollo militar compartido y ayuda exterior. Pero Estados Unidos también necesita un Israel fuerte para nuestros propios intereses de seguridad nacional. 

El autor es director de Mépin (Red de Información y Política de Oriente Medio), un análisis de investigación de Oriente Medio leído por los miembros del Congreso, sus asesores de política exterior, los miembros de la Knesset, periodistas y líderes de la organización.

Fuente: The Jerusalem Post

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Al parecer vamos camino a que Estados Unidos entre a liderar un mundo socialista.Pero Israel seguirá siendo Israel!…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí