avatar_default

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Los griegos votaron abrumadoramente el domingo para rechazar los términos de un rescate, arriesgándose a la ruina financiera en una muestra de desafío que podría astillar Europa.

Por Karolina Tagaris y Lefteris Papadimas

grecia_referendum
Los griegos votan mayoritariamente NO en el referendum. (Foto: REUTERS)

Con casi la mitad de los votos escrutados, las cifras oficiales mostraron que 61 por ciento de los griegos rechazan la oferta de rescate. Una proyección oficial del Ministerio del Interior confirmó la cifra lo más cercana a la cuenta final esperada.

La asombrosamente fuerte victoria del «no» tumbó las encuestas de opinión que habían pronosticado un resultado muy reñido ydeja a Grecia en aguas desconocidas: el riesgo de aislamiento económico y político dentro de la zona euro y un colapso bancario si los acreedores le niegan más ayuda.

Pero para millones de griegos el resultado fue un mensaje enfadado a los acreedores de que Grecia ya no puede aceptar más rondas repetidas de austeridad que, en cinco años, había dejado a uno de cada cuatro sin trabajo. El primer ministro Alexis Tsipras, ha denunciado el precio pagado por la ayuda como “chantaje” y una “humillación” nacional.

Cientos de griegos comenzaron a llegar a la céntrica plaza Syntagma frente al Parlamento para celebrar, después de una semana de la construcción de la desesperación ya que los bancos estaban cerrados y retiros de efectivo fueron racionados para evitar un colapso del sistema financiero griego.

“Esto es una impresión de la voluntad del pueblo griego y ahora le toca a los europeos mostrar si respetan nuestra opinión y quieren ayudar”, dijo Nikos Tarasis, un estudiante de 23 años de edad.

Funcionarios del gobierno griego, que habían argumentado que un voto “no” los fortalecería para asegurar un mejor trato de los acreedores internacionales después de meses de discusiones, de inmediato dijeron que iban a tratar de reanudar las conversaciones con los socios europeos.

“Creo que no hay hoy griego que no esté orgulloso, porque independientemente de lo que votó demostró que este país, sobre todo, respeta la democracia”, dijo el ministro de Trabajo, Panos Skourletis.

“El gobierno tiene ahora un mandato fuerte y una fuerte carta de negociación, para traer un acuerdo que abra nuevos caminos”.

Sin embargo, funcionarios de la zona euro descartaron cualquier perspectiva de una rápida reanudación de las conversaciones. Un funcionario dijo que no había planes para una reunión de emergencia de ministros de Finanzas de la zona euro el lunes, agregando que el resultado de la votación significaba que los ministros “no sabrían qué discutir”.

Muchos socios de Atenas han advertido durante la semana pasada que un voto “no” significaría cortar los puentes con Europa y conducir el lisiado sistema financiero de Grecia a la quiebra absoluta, empeorando drásticamente la depresión económica del país.

El resultado también ofrece un martillazo al gran proyecto de la moneda única de la Unión Europea. Destinada a ser permanente e inquebrantable cuando fue creada hace 15 años, la zona euro podría estar ahora en el punto de perder su primer miembro con el riesgo de más por venir.

“Creo que tal resultado puede ser utilizado como una herramienta de negociación fuerte para que los europeos puedan entender que no somos una colonia”, dijo Nefeli Dimou, un estudiante de 23 años de edad, en Atenas.

Los bancos griegos, que han estado cerrados toda la semana y con racionamiento en los retiros de cajeros automáticos, se espera que se quedes sin dinero en cuestión de días a menos que el Banco Central Europeo proporcione una línea vital de emergencia. El ministro de Finanzas Yanis Varoufakis se reunirá con los principales banqueros griegos más tarde el domingo y el ministro de Estado Nikos Pappas, uno de los colaboradores más cercanos del primer ministro Alexis Tsipras, dijo que era “absolutamente necesario” restaurar la liquidez en el sistema bancario, ahora que la votación ha terminado.

Sin embargo, el Banco Central Europeo, que tiene una conferencia telefónica el lunes por la mañana, puede ser reacio a aumentar los préstamos de emergencia a los bancos griegos después que los votantes rechazaron los recortes de gastos y las reformas económicas que los acreedores consideran esenciales para que las finanzas públicas griegas sean viables, dijeron los banqueros centrales.

Las primeras indicaciones eran que cualquier respuesta política europea conjunta puede tomar un par de días. La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, François Hollande, se reunirán en París el lunes por la tarde. La Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, se reúne en Estrasburgo el martes y presentará un informe al Parlamento Europeo sobre la situación.

“Los líderes de la UE deben reunirse inmediatamente, incluso el lunes. La situación es demasiado grave como para dejarla en manos de los ministros de finanzas”, dijo Axel Schaefer, jefe adjunto del grupo socialdemócrata (SPD) en el Parlamento alemán.

“Hay que tener confianza en la capacidad del BCE para actuar. Tenemos que utilizar todas las posibilidades en el presupuesto de la UE para ayudar a Grecia, que sigue siendo un miembro del euro y de la UE.”

El voto “no” pone a Grecia y la zona euro en aguas desconocidas. No puede pedir prestado dinero en los mercados de capitales, Grecia tiene uno de los niveles más altos del mundo de deuda pública. El Fondo Monetario Internacional advirtió la semana pasada que necesitaría un alivio masivo de la deuda y 50 millones de euros en fondos frescos.

Fuente: Reuters
Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí