Juntos venceremos
jueves 18 de julio de 2024

En Ucrania, los judíos conectan con dosis de judaísmo ‘estilo kosher’

La Conferencia de aprendizaje pluralista Limmud reúne a 700 ruso-parlantes en Lviv para una dosis energizante de espiritualidad y cultura, pero pasa de puntillas sobre Israel y la religión

Andrey Makarevich juega un poco de jazz Yiddishe en el acto de clausura de Limmud FSU Lviv, la noche del sábado (Cortesía Boris Bukhman)

Andrey Makarevich toca algo de jazz idishe en el acto de clausura de Limmud FSU Lviv, la noche del sábado (Cortesía Boris Bukhman)

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Puede ser difícil entender a los judíos rusos. Y Limmud FSU, la conferencia de aprendizaje judío pluralista que se reunió la semana pasada en Lviv, Ucrania, no intenta aclarar las cosas.

No lo necesita.

La convención de tres días – “no somos un festival, estamos aquí para aprender”, dijo Jaim Chesler, ex tesorero de la Agencia Judía, que fundó la conferencia – reunió a 700 judíos de habla rusa en Lviv, la tercera ciudad más grande de Ucrania, el pasado fin de semana.

Era la segunda vez que Limmud FSU tenía lugar en Lviv, después de celebrarse en distintos lugares de la antigua Unión Soviética, así como Israel, América del Norte y Australia, varias veces al año. Financiada por filántropos como Matthew Bronfman, Ron Lauder y Aarón Frenkel de América del Norte, es una rama de Limmud de Reino Unido, una experiencia de aprendizaje dirigida por voluntarios judíos con sede en Reino Unido que comenzó hace 30 años.

“Los rusos son gente muy orgullosa”, dijo Chesler. “No les gusta que los subestimen.”

Es cierto que los judíos de habla rusa y otros judíos pueden mirar el judaísmo de manera diferente. No se trata sólo de la tendencia a recurrir al vodka frente al whisky de malta, o el borscht de carne de res servido con una cucharada de crema agria encima.

Dr Yoel Rappel

El Dr. Yoel Rappel y Jaim Chesler en una ceremonia de Havdalá en Limmud FSU (Cortesía Boris Bukhman)

Es un enfoque que nace de todos esos años viviendo tras el Telón de Acero, cuando la práctica del judaísmo era una costumbre oculta para algunos o completamente ignorada, por necesidad, para muchos otros.

“No se trata de ‘¡Deja que mi pueblo se vaya!” sino de ‘¡Deja que mi pueblo sepa!’ “, bromeó Chesler.

Y mientras Chesler – que es israelí y pasó varios años al frente de la delegación de la Agencia Judía en la ex Unión Soviética – puede atraer gente de su propio caché de profesores israelíes y su personal israelí de habla rusa, procura no sobre-enfatizar nada de Israel porque “los rusos tal vez no lo toleren”, dijo.

“No les gusta que todo sea sobre Israel”, dijo, residuo de la fuerte presión para la aliá de Rusia a principios de 1990. “O la mano dura en el judaísmo”.

Fue a petición del alcalde de Lviv Andrii Sadovyi, líder del partido político Autodependencia del país, que Limmud regresó a su ciudad por segundo año consecutivo.

“Le gusta tenernos aquí”, dijo Chesler.

Gueto Lvov

Una vista del gueto de Lvov en las afueras de la ciudad (Jessica Steinberg / Times of Israel)

Esta ciudad universitaria, en la Lista del Patrimonio Mundial de UNESCO por sus originales calles empedradas y arquitectura del siglo 15, fue hogar de 200.000 judíos antes de la Segunda Guerra Mundial. Al final de la guerra, la comunidad había sido diezmada y sólo quedaban varios cientos de judíos, y sólo dos de las 45 sinagogas.

La ciudad ha cambiado mucho desde el final de la guerra, dijo el Dr. Yoel Rappel, un israelí experto en la Judería de Europa del Este que enseñó en Limmud FSU en Lviv. “Pero la comunidad judía no ha cambiado, simplemente no hay muchos”, dijo, señalando a las dos sinagogas cada una de las cuales apenas reúne un minián de diez hombres para los servicios de Shabat por la mañana.

En la actualidad hay aproximadamente 3.000 judíos en la ciudad, estimó Rappel, y la mayoría no están involucrados en la comunidad judía.

Hay muchos toques de vida judía en la ciudad, como varios restaurantes de temática judía que sirven comida tradicional judía aunque no casher; un museo local judío de una sola sala y el LvivKlezFest, un festival anual de música judía, canto y danza.

Sólo asistieron unos 100 vecinos al Limmud FSU, calculó Chesler.

Pero es el concepto lo que importa, dijo. Es vital recordar que el judaísmo fue una entidad llena de vida en Lviv en una época.

“Lviv es una ciudad judía importante”, se hizo eco Rappel. “Limmud les ofrece una cápsula de judaísmo que les dice por qué es bueno ser judío”.

Es cierto. Limmud FSU puede percibirse como secular en ciertos aspectos, pero su sentido de judeidad persiste.

En Lviv, donde no hay un hotel kosher o instalaciones kasher suficientemente grandes, la comida que se sirvió en Limmud no era kosher pero sí estilo kosher, lo que a veces significaba salchichas y piernas de pollo para el desayuno (junto con huevos, tostadas y una barra de ensaladas), pero sin mantequilla, leche o queso.

(Había una mesa kosher separada para los que se inscribieron por adelantado, con comida estrictamente kosher preparada por la esposa de un rabino local).

En el servicio Reformista del viernes por la noche hubo dos rabinos, uno conservador y otro reformista, ambos rusos, un estudiante rabínico de Reforma tocó la guitarra y una habitación llena de gente cantando un potpurrí de canciones de la noche del viernes. No hubo bendición comunal del vino o los panes jalá colocados en cada mesa en el comedor.

Limud FSU

Todavía hay una mezcla de edades en Limmud FSU, pero la población es mayor de lo que solía ser (Cortesía Boris Bukhman)

El sábado por la mañana, sólo un puñado de asistentes fue a las dos sinagogas que aún operan en Lviv, pero al menos un centenar estuvo para la ‘havdalá’ en el vestíbulo del hotel la noche del sábado, cerrando el Shabat con una sonora ronda de canciones de Shabat, cantadas en hebreo, ruso e inglés.

“Shavúa tov, harna tyzhden, buena semana, buena semana”, cantaban, balanceándose en círculos, abrazados por los hombros.

Como en cualquier FSU Limmud, siempre hay una dosis sólida de lo que Chesler llama orgullo ruso, que significa canciones rusas, artistas rusos y profesores rusos para el programa de 150 sesiones. Chesler encuentra la manera de equilibrar la inclinación rusa natural contra la religión organizada, con la tendencia instintiva a inclinarse a lo políticamente correcto.

Este año, Limmud FSU marcó el 20 aniversario de la muerte de Isaac Rabin en la ciudad natal de su padre, Nehemia Rubitzov, trayendo a Eitan Haber, jefe de personal y asistente de Rabin durante los Acuerdos de Oslo. Chesler también invitó a David Grinberg, hijo del poeta israelí Uri Zvi Greenberg sionista militante quien señaló que creció en Lviv, en una casa que sigue en pie en la ciudad vieja.

Otros oradores de Limmud FSU en Lviv incluyeron al poeta Igor Irten’yev, el historiador Igor Schcupak, el erudito en yiddish Velvel Chernin y el académico Zeev Khanin, actualmente jefe científico del Ministerio de Inmigración y Absorción de Israel.

Asistentes Limmud FSU en una conferencia (Cortesía Boris Bukhman)

Asistentes Limmud FSU en una conferencia (Cortesía Boris Bukhman)

La última noche de Limmud incluyó una actuación del rockero ruso Andrei Makarevich, que recientemente fue noticia por su postura contra el presidente ruso, Vladimir Putin, y recibió la ciudadanía israelí. Es un habitual de Limmud FSU con su repertorio más reciente de canciones de jazz en idish, interpretadas por su banda de seis miembros y cantadas sobre todo por tres cantantes femeninas.

Makarevich era popular para el público Lviv, pero en EE.UU., dijo Chesler, tiene que traer más rockeros juveniles en su intento de atraer a los jóvenes rusos al círculo de Limmud FSU.

Mientras que las reuniones de Limmud FSU en ciudades de Estados Unidos a menudo atraen un público más joven de veinte y treinta años, Limmud FSU en Rusia y Ucrania se ha ido haciendo mayor en sus casi diez años de existencia, dijo Chesler.

“Se ha vuelto mayor y las discusiones son más profundas”, dijo, coincidiendo que la gente mayor también tiene que ver con el costo. Este último Limmud costó entre 700 grivna ($ 31) y 2000 grivna ($ 87) por habitación de hotel por noche o 500 grivna ($ 22) sin estadía en el hotel. Para los niños menores de tres años era gratis, y por debajo de los 12 años costaba la mitad.

Según el Banco Mundial, el PIB de Ucrania per cápita fue de $ 3,082.5 en 2014.

Es un fin de semana bastante caro para los ucranianos, remarcaron varios asistentes.

“Yo ahorro para esto”, dijo Natasha, participante de Moscú que da clases de música e inglés. “Pero es mi conexión espiritual”.

“Limmud es Sayeret matkal“, dijo Chesler, en referencia a la unidad de élite de las fuerzas especiales del ejército israelí. “Simplemente lo hacemos y tenemos respuesta. Es la única manera de cuidar el judaísmo de habla rusa”.

Fuente: The Times of Israel / Jessica Steinberg

Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2015/11/11/en-ucrania-los-judios-conectan-con-dosis-de-judaismo-estilo-kosher/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

 

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈