Inicio » sin-categoria » Las operaciones de Irán en Argentina y en Latinoamérica

Las operaciones de Irán en Argentina y en Latinoamérica

Durante los últimos dos meses, Irán y Arabia Saudita han estado disputándose su influencia política sobre América Latina. El 10 de noviembre de 2015, el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán mantuvo una reunión privada con los embajadores de nueve países de América Latina para reafirmar el deseo de la República Islámica de “mejorar y profundizar los lazos” con la región.

chavez-ahmadinejad

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Esto fue seguido por declaraciones similares del presidente de Irán, Hassan Rouhani y líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, en el Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG) en Teherán.

El mismo día, el ministro de Exteriores saudí, Adel al-Jubeir, presidió una cumbre mundial árabe-sudamericana en Riad. El mismo al-Jubeir, mientras trabajaba como embajador de Estados Unidos en 2011, había sido el blanco de un complot de asesinato estadounidense-iraní.

El mensaje de la cumbre de Arabia fue claro: un acercamiento árabe con los países de América del Sur es lo único que puede aumentar el aislamiento de Irán en el mundo.

Por desgracia para la Casa de Saud, su presencia en América del Sur, está más de treinta años atrasada respecto de sus rivales persas.

Después de la revolución de 1979, los líderes de la República Islámica de Irán recién declarada trataron de cambiar su país y el mundo. En 1982, Irán llevó a cabo una conferencia internacional de la Organización de los Movimientos Islámicos, que reúne a más de 380 clérigos de unos 70 países de todo el mundo, incluidos muchos de América Latina. [1] El objetivo de esta conferencia era exportar su revolución en el extranjero.

Al año siguiente, en 1983, la el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) llevó a cabo su primera gran operación terrorista internacional: el bombardeo de los cuarteles de los marines en Beirut. Este acto dio lugar a la retirada de las fuerzas multinacionales de Líbano. Ese mismo año, Irán comenzó la financiación y el entrenamiento de Hezbollah en el Líbano. También es 1983 el año en que la República Islámica comenzó sus operaciones encubiertas en América Latina.

En agosto 27 de 1983, el primer operativo de Irán en América Latina aterrizó en Buenos Aires, Argentina. Mohsen Rabbani no era cualquier operativo, sino uno de los oficiales de inteligencia más altamente capacitados de Irán. [2] Los funcionarios de inteligencia latinoamericanos le han apodado “el profesor terrorista”.

Rabbani pasó más de una década en Argentina, creando las condiciones que permitieron uno de las mayores ataques terroristas que Hezbollah llevó a cabo con total impunidad: el bombardeo, el 18 de julio de 1994, de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), centro cultural judío en Buenos Aires. El ataque, por un atacante suicida que conducía un camión cargado de explosivos contra el edificio de la AMIA, mató a 85 personas e hirió a cientos más. Este no fue ni siquiera el primer encuentro de la Argentina con el terrorismo islámico; dos años antes, el 17 de marzo de 1992, la Embajada de Israel en Buenos Aires también fue bombardeada.

Muchos de los funcionarios iraníes que ayudaron a Rabbani a llevar a cabo el ataque a la AMIA siguen siendo importantes actores políticos en la República Islámica. Ahmad Vahidi, quien fundó la temida fuerza de elite Qods de la Guardia Revolucionaria y que fuera recientemente el ministro de Defensa del país, fue uno de los nombres prominentes en la acusación oficial AMIA por la Unidad de Investigaciones de la Oficina del Fiscal General de la República Argentina. Mohsen Rezai y Ali Akbar Velayati, ambos candidatos presidenciales en las elecciones iraníes de 2013, son también nombres destacados en la misma acusación de las autoridades argentinas. [3]

Durante los últimos 32 años, Irán ha logrado un rotundo éxito en la promoción del mensaje anti-estadounidense y anti-israelí en América Latina. La cadena de televisión estatal de Irán, HispanTV, transmite en español las 24 horas del día, siete días a la semana, en al menos 16 países de la región.

Formalmente, Irán también ha duplicado el número de sus embajadas en América Latina – de seis en 2005 a once en la actualidad.

Informalmente, de acuerdo con el Comando Sur de los Estados Unidos (USSOUTHCOM), Irán ha establecido más de 80 centros culturales islámicos que promueven el islam chií en toda América Latina. El número representa un aumento de más del 100% a partir de 2012, cuando, según las estimaciones de USSOUTHCOM, Irán sólo controlaba 36. [4]

Lo más importante, sin embargo, es que Irán ha establecido una presencia militar y de inteligencia sin precedentes que se extiende desde Tierra del Fuego, en el extremo sur de Argentina, hasta el Río Grande, en la frontera de los Estados Unidos. Irán está activo en todos los países de América Latina.

La falta de transparencia, la corrupción política, los altos niveles de delincuencia y violencia – y las crecientes actitudes anti-estadounidenses y anti-judías en América Latina – permiten a Irán disfrutar de su éxito. Debido a los esfuerzos de un puñado de gobiernos regionales que buscan revolucionar la región, esta tendencia sólo se ha incrementado en la última década. Gracias al legado del fallecido Hugo Chávez y sus contemporáneos, como Nicolás Maduro, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega, Cristina Fernández de Kirchner, Salvador Sánchez Cerén, y otros, Irán es ahora más potente en América Latina que nunca.

La reciente elección en Argentina, mientras que proporciona una oportunidad de cambio geopolítico con el nuevo presidente Mauricio Macri, no debilita por sí misma la influencia de Irán en el continente. La República Islámica tiene bases en la zona desde hace más de tres décadas, estudió los patrones políticos y tendencias socioeconómicas de la región. En varios países, Irán tiene una mayor presencia e influencia que los Estados Unidos.

tehran iranLa importancia de América Latina para Irán se destacó en un artículo publicado en marzo de este año en la altamente respetada revista semanal brasileña Veja. A través de entrevistas con informantes venezolanos de alto nivel que están colaborando con las autoridades estadounidenses, Veja informó que la reversión de la política del gobierno argentino del congelamiento de sus relaciones diplomáticas con Irán (por el atentado a la AMIA 1994) no cambió en 2013 con el polémico Memorando de Entendimiento (MOU) firmado entre los dos países. Tampoco cambió la política dos años antes, en 2011, cuando el ex ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, se reunió en secreto en Siria con su entonces homólogo iraní, Ali Akbar Salehi, para negociar este MOU – destinado a encubrir el papel de Irán en el ataque a la AMIA. [5]

En cambio, el artículo de Veja reveló que la calidez de las relaciones de la Argentina con Irán comenzó en 2007 cuando la entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner se convirtió en presidenta de la Argentina. En parte, gracias al apoyo financiero que recibió de Irán, cortesía de la Venezuela de Hugo Chávez [6]. El memorando de entendimiento muy polémico entre Argentina e Irán era, por lo tanto en realidad una promesa de campaña que había sido hecha por la presidenta argentina saliente, Fernández de Kirchner, seis años antes.

La revelación más notable del artículo de Veja, sin embargo, no es a quién sobornó y a quién compró Irán en América Latina, sino ¿por qué Irán los sobornó?

Según los informantes venezolanos, el blanqueo de la acusación de Irán del atentado a la AMIA fue sólo un objetivo secundario en su difusión clandestina a la Argentina. El objetivo principal era obtener acceso a la tecnología y los materiales nucleares de Argentina – una meta que Irán aparentemente ha deseado desde hace más de tres décadas.

De acuerdo con el fallecido Dr. Alberto Nisman – el fiscal especial que investigó el atentado a la AMIA – el objetivo clasificado de acceder al programa nuclear de la Argentina es la razón por la que Argentina fue atacada por Irán y Hezbollah de vuelta en la década de 1990. Según el Dr. Nisman, la motivación de Irán para elegir a Buenos Aires en el ataque a la AMIA fue una respuesta directa a la cancelación del gobierno argentino de los acuerdos de cooperación nuclear que habían estado en vigor entre los dos países desde mediados de los años 80. [7]

Según revela Veja, en una reunión privada el 13 de enero de 2007, entre el entonces presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, y el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, Ahmadinejad le dice a Chávez:

“Este es un asunto de vida o muerte. Necesito que usted haga de intermediario con Argentina para obtener ayuda para el programa nuclear de mi país. Necesitamos a Argentina para compartir su tecnología nuclear con nosotros. Será imposible avanzar con nuestro programa sin la cooperación de Argentina.”

“Imposible” es una palabra muy fuerte. Si es verdad, esta información sugiere que Irán necesita a América Latina para avanzar en su muy ambicioso programa nuclear. Para Irán, América Latina no es sólo un proyecto paralelo; la región puede muy bien ser la máxima prioridad de la política exterior de Irán fuera de sus intereses inmediatos en el Medio Oriente.

La misteriosa muerte, de la que nadie ha sido acusado formalmente, del Dr. Alberto Nisman – encontrado muerto el 18 de enero de 2015, horas antes de que fuera a presentar sus hallazgos más recientes ante el Congreso argentino – ha allanado esencialmente el camino para una mayor influencia iraní en América Latina. El levantamiento de las sanciones y la afluencia de miles de millones de dólares como resultado de acuerdo nuclear de Irán con P5 + 1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania), sin duda, va a ayudar a Irán en su búsqueda de legitimidad mundial. Lo más probable es que aproveche la oportunidad de influir aún más en América Latina, donde muchos países están enfrentando crisis económica y podrían apreciar un “estímulo” iraní.

Si bien América Latina es a menudo considerada como un páramo de la política exterior de los Estados Unidos, es un premio geopolítico para la República Islámica de Irán. Arabia Saudita puede haber simplemente tomado conciencia de este hecho. Ya es hora de los políticos estadounidenses hagan lo mismo.

* Joseph M. Humire es el Director Ejecutivo Center for a Secure Free Society (SFS) y co-editor de La penetración estratégica de Irán en América Latina (Lexington Books, 2014). Fuente: Gatestone Institute

[1] Alberto Nisman citó esta reunión en Irán, tanto en su acusación oficial del año 2006 sobre el atentado a la AMIA, así como su informe de 2013 sobre la ampliación de las redes terroristas de Irán en toda América del Sur.
[2] Para una descripción más detallada de Mohsen Rabbani y su papel en el ataque a la AMIA 1994, se puede leer la acusación de 2006 contra Irán de la Unidad de Investigaciones de la Oficina del Fiscal General en la Argentina.
[3] El Comité Ejecutivo de Interpol no emitió una notificación roja sobre Ali Akbar Velayti porque él era el ministro de Relaciones Exteriores iraní, en el momento del atentado a la AMIA.
[4] Véase comunicado del general Douglas M. Fraser (2014) y la declaración de la postura del general John F. Kelly (2015) ante el Comité de Armas de la Cámara para ver estimaciones de USSOUTHCOM sobre los centros culturales islámicos iraníes en América Latina.
[5] Para más información sobre el intento del gobierno argentino de negociar con Irán la impunidad del atentado a la AMIA, consulte la queja oficial de Alberto Nisman ante un Tribunal Federal Argentino de Justicia el 14 de enero de 2015.
[6] Hay un caso famoso de corrupción política en la Argentina conocido como el “Caso Antonini Wilson” en el que un empresario estadounidense-venezolano contrabandeó ilegalmente 800.000 dólares a la Argentina en 2007 para ayudar a financiar a la entonces candidata presidencial Cristina Fernández de Kirchner. Este dinero se creía ampliamente que se originó desde Venezuela, pero más tarde se descubrió que potencialmente podría ser de Irán.
[7] En “Las razones para llevar a cabo un ataque en la Argentina” (páginas 263 – 285) de la acusación oficial de AMIA de 2006, el Dr. Nisman explica claramente la cancelación de la cooperación nuclear como principal motivación para Irán y de Hezbollah de atacar a la AMIA en Buenos Aires.

Fuente: Aurora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *