avatar_default

Descendiente de sobrevivientes del Holocausto, la doctora Olivia Joanna Gall Sonabend es un orgullo de nuestra comunidad judía. Licenciada en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, maestra y doctora en Ciencia Política por el Instituto de Estudios Políticos de Francia, es miembro la Academia Mexicana de Ciencias.

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO- Gall nos recibió en su casa para darnos una entrevista. Su línea de investigación académica es el racismo y la discriminación y nos entrega aquí una verdadera historia del antisemitismo.

  • En 1892 durante el Caso Dreyfus, hubieron elecciones en México. Se encontraban el partido de los Porfiristas, y el partido de los católicos anti-porfiristas. Los Porfiristas tomaron partido por Dreyfus, y los partidos anti porfiristas, y más conservadores tomaron una postura Anti-Dreyfus. Ellos llamaban a la élite de los porfiristas “los judíos de México”. Sin embargo analizando a los porfiristas, había un solo judío, Jose Yves Limantur, que era Secretario de Hacienda. Los demás no tenían nada que ver con judaísmo.
  • Los llamaban así porque eran los “representantes de los intereses financieros internacionales, los que querían vender a México al capital, y los que eran traidores a México”. Eso era un antisemitismo sin judíos, ya que esa época había 10 familias judías aproximadamente en todo el país.
  • En los años 10 y 20 del siglo pasado, los gobiernos mexicanos dejaron entrar a varios judíos que venían de Siria, Líbano, Turquía y Grecia. A partir de los 30, vino este momento de puertas cerradas. México, a pesar de su discurso, no abrió sus puertas. Entraron solo 2250 judíos durante la época del nazismo. Hubieron barcos que llegaron de Alemania y fueron devueltos. Los sectores más conservadores no abogaron por recibirlos.
  • Cuando Trotsky llegó a México, la oposición a su llegada no sólo fue porque la izquierda tenia miedo, siendo él enemigo de Stalin-  sino que las organizaciones de derecha clamaban contra él porque era un judío peligroso.
  • En los años 50, 60 y 70 las voces antisemitas en México provenían de la extrema derecha: Salvador Borrego, el Yunque un grupo del PAN y otras organizaciones de la clase media conservadora tenían todo un ideario antisemita.
  • En los años 80, 90 y hasta nuestros días, el discurso antisemita en la prensa y en las redes sociales ha provenido de una cierta izquierda que tiene alguna voz pública. Ese discurso de la izquierda es muy difícil de debatir y desentrañar. El argumento de ese discurso es “nosotros no somos antisemitas, ni racistas, pero sí antisionistas”. En el discurso antisionista hay una veta muy importante que es antisemita, aunque es difícil demostrarlo.
  • Varios académicos como Pedro Salmerón dentro de Morena, Alejandro Frank dentro de la parte científica de la UNAM, Krauze en medios, y yo en Ciencias sociales hemos tratado de decir lo siguiente: “Si ustedes tienen criticas con el gobierno israelí, tienen derecho, el problema es que cuando analizas el discurso anti sionista de izquierda, se encuentra todo el imaginario y discurso antisemita: que los judíos “controlan el mundo”, que hay un “Sanedrin” que dice qué hacer, que “controlan las finanzas de EE.UU”.
  • No es verdad que hablan sólo de política del Estado de Israel; están otra vez imprimiendo su visión de Israel, que repite TODOS los clásicos clichés antisemitas.
  • Además tienen una visión muy errada de qué es sionismo. No conocen la historia del sionismo y sus distintas corrientes. No saben muy bien qué es el sionismo. Pero en su discurso, el sionismo es sinónimo del mal absoluto. Para ellos, el sionismo es el equivalente de lo peor que hay en nuestro mundo. Según ellos, no hay ningún gobierno, ningún poder en el mundo que haga cosas tan terribles como lo hace Israel con los palestinos. En México, tenemos poco conocimiento sobre lo que ocurre en Asia, África y Medio Oriente. Y poca la idea respecto a cuáles son los hechos y qué es el sionismo.

          Hay que poner en balance y perspectiva esta idea del mal absoluto.

  • Quienes conforman estos grupos son personas que se creen tanto el ideario anti sionista, resultante del ideario antisemita, que incluso terminan glorificando a Hitler. El proceso mental es muy extraño.
  • Hablan de Derechos Humanos de los palestinos, pero luego mencionan que Hitler quería exterminar a los judíos, entonces lo glorifican. Al mismo tiempo, niegan el Holocausto. Es contradictorio a todo nivel.
  • Su manera de negar el Holocausto es parte del antisemitismo. Lo que hacen es desinformar de una manera muy grave y a muchos lectores  y espectadores.
  • En un evento de Derechos Humanos en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), cubierto por Enlace Judío,  cuyo marco era un evento sobre los derechos de los palestinos, una persona afirmó que el Holocausto nunca ocurrió. Después dijo que hay que tener cuidado con los judíos porque eran dueños de muchas cosas. Este es un claro ejemplo de este antisemitismo.
  • Por último no entiendo porque estos grupos niegan el Holocausto. ¿En que sentido favorece a la causa de los Palestinos  el negar el Holocausto? Al contrario, la defensa de los derechos humanos de los judíos durante el Holocausto es igual de importante que la defensa de los derechos humanos de cualquier pueblo que se encuentre en situaciones difíciles.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí