avatar_default

Activistas antirracistas deploran la financiación de la Unión Europea del complejo construido en 1970 por el régimen comunista checoslovaco

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Activistas antirracistas checos dijeron el martes que habían pedido a la UE poner fin a los subsidios de una granja de cerdos construida en el sitio de un antiguo campo de concentración, donde cientos de presos romaníes (gitanos) murieron durante la Segunda Guerra Mundial.

“El hecho de que el dinero de los contribuyentes europeos se destine a la granja va en contra de los valores en los que se basa la UE”, dijo el activista Miroslav Broz, coordinador de la asociación contra el racismo Konexe.

“Al llegar a la granja de cerdos, se puede ver logotipos de la UE y banderas e inscripciones diciendo que la UE subvenciona la operación y las actualizaciones de esta granja”, dijo a la AFP un día después del 16 de mayo, Día de la Resistencia Internacional Romaní.

Ene Michal, jefe de la representación de la Comisión Europea en Praga, dijo que corresponde a los estados miembros de la UE decidir dónde se pagan subsidios.

“La Comisión Europea gestiona la política agrícola comunitaria, pero son los estados miembros individuales los que nombran a los beneficiarios de la ayuda”, dijo.

Broz dijo que Konexe ya se había quejado a la UE por la granja de cerdos en 2014.

“Esperamos que Bruselas revise este sistema de financiación de manera que este edificio en un sitio de genocidio no pueda recibir subsidios”, dijo Broz.

gitanos checos
Monumento a las víctimas del Holocausto gitano, que se dio a conocer en 2000 en el cementerio Mirovice lugar de una enorme granja de cerdos industrial situada en el lugar del antiguo campo de concentración de Lety, Bohemia del Sur, 4 de mayo de 2005. (AFP / MICHAL CIZEK)

Construido en la década de 1970 en el pueblo del sudoeste de Lety por el régimen comunista de Checoslovaquia, la granja de cerdos ha cosechado críticas en el país y en el extranjero desde que el régimen fuera derrocado en 1989, cuatro años antes de que Checoslovaquia se dividiera en dos estados.

Entre 1940 y 1943, la Alemania nazi y sus colaboradores checos encarcelaron a cerca de 1.300 romaníes checos en el campamento.

Junto a judíos europeos, la más pequeña minoría gitana del continente también fue objetivo del genocidio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Unos 327 gitanos, entre ellos 241 niños, murieron en el campo gestionado por un comandante checo y guardias de la etnia gitana, mientras que más de 500 fueron enviados al infame campo de concentración de Auschwitz-Birkenau de la Alemania nazi ocupada al sur de Polonia.

De los 9.500 checos romaníes registrados antes de la Segunda Guerra Mundial, menos de 600 volvieron a casa después del Holocausto.

La República Checa, un país de 10,5 millones de la UE, tiene una comunidad romaní cuyo número se estima entre 250.000 y 300.000.

De los cerca de un millón de gitanos que vivían en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial, los historiadores creen que los nazis exterminaron a más de la mitad.

Fuente: JTA/The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí