avatar_default

Los diarios ilustran que el jefe de las SS estaba al tanto incluso de las minucias banales de su rutina diaria, mientras supervisaba la masacre sistemática de los judíos europeos

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Los diarios de guerra en poder del máximo esbirro nazi Heinrich Himmler, serializados esta semana en el diario alemán Bild, ofrecen perspectivas escalofriantes de la vida de uno de los principales arquitectos del Holocausto.

Himmler, el jefe de la SS nazi paramilitar, registró incluso las minucias banales de su diario trajinar, al tiempo que supervisaba la masacre sistemática de los seis millones de judíos europeos.

Los diarios, descubiertos en Rusia en 2013 y que actualmente se están estudiando en el Instituto Histórico Alemán en Moscú, revelan al hombre de confianza de Adolf Hitler como un minucioso director marcado por profundas contradicciones.

También “ayudan a dar un mejor sentido de los eventos clave y entender quién participó en la toma de decisiones para el régimen”, dijo el investigador Matthias Uhl del Instituto Histórico Alemán a la AFP.

Heinrich Himmler en Dachau en 1936 (Friedrich Franz Bauer / Wikimedia Commons / Archivo Federal de Alemania)
Heinrich Himmler en Dachau en 1936 (Friedrich Franz Bauer / Wikimedia Commons / Archivo Federal de Alemania)

“Ahora podemos decir exactamente con quién se reunió Himmler cada día, dónde estaba y quiénes eran sus asesores más cercanos”.

Los documentos, hallados en los archivos del Ministerio de Defensa de Rusia, cubren los años 1938, 1943 y 1944. El instituto alemán planea publicar una versión con notas antes de 2018.

Los diarios correspondientes a 1941 y 1942 ya fueron descubiertos en 1991 en Rusia, que tiene 2,5 millones de documentos de la Wehrmacht, la era nazi militar alemana.

La imagen que surge es la de un cariñoso hombre de familia que, sin embargo, mantiene amantes y tuvo hijos secretos como parte de una historia de amor ilícito.

Himmler aparece como un soñador apasionado y ávido jugador de cartas incluso cuando ordenaba matanzas y supervisaba los campos de la muerte.

“El hombre que planeó el Holocausto era obsesivo con la organización de su vida personal”, dijo Bild.

“Entre el gas (veneno), las órdenes de ejecución y miles de encuentros, se hizo cargo de su familia, su amante y sus aficiones”.

Adolf Hitler (izquierda) estrecha la mano de Heinrich Himmler en algún lugar de Alemania el 18 de mayo de 1944. De izquierda a derecha: Hitler, el ministro de mariscal de campo Wilhelm Keitel, el almirante Karl Dönitz, Himmler y el mariscal de campo general Erhard Milch. (AP)
Adolf Hitler (izquierda) estrecha la mano de Heinrich Himmler en algún lugar de Alemania el 18 de mayo de 1944. De izquierda a derecha: Hitler, el ministro de mariscal de campo Wilhelm Keitel, el almirante Karl Dönitz, Himmler y el mariscal de campo general Erhard Milch. (AP)

El 3 de enero de 1943, por ejemplo, Himmler recibió uno de los muchos “Masajes terapéuticos” de su médico, participó en las reuniones, llamó a su esposa e hija y luego ordenó, después de la medianoche, el asesinato de varias familias polacas.

Según Bild, Himmler era un arribista ambicioso que se reunió con más de 1.600 personas entre 1943 y su suicidio en custodia británica en mayo de 1945.

“El número de contactos, así como los intentos de Himmler de ganar influencia a través de la SS en las instituciones importantes del partido, el estado y el ejército, son impresionantes”, dijo Uhl.

Foto del informe de Jürgen Stroop a Heinrich Himmler a partir de mayo de 1943 y uno de los cuadros más conocidos de la Segunda Guerra Mundial
Foto del informe de Jürgen Stroop a Heinrich Himmler de mayo de 1943 y una de las imágenes más conocidas de la Segunda Guerra Mundial

“Durante el curso de la guerra, trató de consolidar su poder.”

Las secretarias de Himmler, una de los cuales, Hedwig Potthast, le dieron dos hijos, anotaron las visitas periódicas de inspección a los campos de concentración, incluyendo el de Sachsenhausen, con el jefe de propaganda nazi, Joseph Goebbels, el 10 de marzo de 1938, y el campo de exterminio de Sobibor el 12 de febrero, 1943 .

“Himmler quería tener una demostración de la “eficacia” de matar por gas”, dijo el Bild.

Fuente: Arutz Sheva – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí