avatar_default

SAMUEL RAMANI
El 27 de noviembre de 2015, Israel abrió su primera misión diplomática en los Emiratos Árabes Unidos (EAU). El alcance diplomático de Israel en EAU atrajo la atención internacional generalizada, dado que la monarquía EAU se ha negado oficialmente a reconocer el derecho de Israel a existir. 

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Los ciudadanos israelíes tienen prohibido viajar a EAU, con excepciones ocasionales que se conceden a los atletas en competiciones deportivas internacionales.

Las propuestas diplomáticas de Israel hacia Abu Dhabi han sido seguidas por otros gestos conciliadores hacia los estados del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Funcionarios de defensa israelíes han mantenido diálogos secretos con sus homólogos saudíes sobre cómo contener a Irán. Qatar también ha tratado de revivir los lazos diplomáticos no oficiales con Israel rotos después de los ataques aéreos israelíes de 2008-09 a la Franja de Gaza.

La expansión de la cooperación de seguridad entre Israel y GCC puede explicarse por la menor preocupación del CCG por Palestina y el deseo de Arabia Saudita de importar tecnología militar israelí sofisticada. Este crecimiento de cooperación informal ha tenido profundas implicaciones para la seguridad de Israel y el equilibrio de poder geopolítico en Oriente Medio.

La disminución del interés de GCC en Palestina ha fortalecido los lazos Israel-CCG

Desde la guerra de 1967 entre árabes e israelíes, las autoridades israelíes han prometido respetar la autodeterminación palestina a fin de neutralizar la amenaza que los estados árabes suponen para la seguridad de Israel. Los diplomáticos israelíes han utilizado la normalización de las relaciones con Jordania 1994 como precedente para alcances posteriores con la Liga Árabe. El reconocimiento de Israel por parte de la monarquía jordana fue provocado por la preocupación de Amman de que los intereses de Jordania en Palestina serían excluidos mientras se implementaban los Acuerdos de Oslo de 1993.

Rey Abdullah II Jordania
Rey Abdullah II Jordania

El deshielo en las relaciones entre Israel y Jordania resultó de un resultado excepcional. El fracaso de los políticos israelíes para negociar un acuerdo de paz viable con la Autoridad Palestina (AP) impidió un deshielo en las relaciones Israel-CCG. Los países del CCG también han criticado intensamente los ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza. En respuesta a la guerra de 2008-09 entre Israel y Gaza, Arabia Saudita instó a Estados Unidos a intervenir militarmente para detener la agresión israelí. Qatar suspendió las relaciones diplomáticas informales con Israel. El Emirato de Dubai en los EAU canceló sus celebraciones de Año Nuevo en muestra de solidaridad con Gaza.

A pesar de que Qatar patrocina públicamente a Hamas, y Arabia Saudita ofrece una amplia asistencia financiera a las organizaciones palestinas, el apoyo del CCG a la causa palestina se ha vuelto palpablemente menos entusiasta en los últimos años. Los líderes empresariales del CCG han mostrado tácitamente su frustración con la corrupción de la AP. Funcionarios de los EAU se han vuelto cada vez más prudentes respecto a los vínculos de los Hermanos Musulmanes (MB, por sus siglas en inglés) con Hamas, mientras ven un gobierno MB como puerta de entrada para la influencia iraní. El patrocinio continuo del aliado árabe más fuerte de Israel y el oponente más estridente de la MB, el presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, indican que el consenso del CCG sobre Palestina ha cambiado drásticamente en los últimos años.

Puesto que el avance hacia una solución pacífica al conflicto entre Israel y Palestina se ha estancado, la asistencia del CCG a los movimientos nacionalistas palestinos han pasado cada vez más a ser de naturaleza táctica. Arabia Saudita ha explotado la crisis en la relación entre Hamas e Irán durante el conflicto sirio. Riad también se ha acercado a Fatah para contrarrestar la relación cada vez más cordial del Presidente de la AP Mahmoud Abbas con las facciones de la oposición iraní. Estas disposiciones de ayuda demuestran que las autoridades saudíes han hecho de contener a Irán una prioridad mayor que la creación de un estado palestino viable.

Príncipe de Arabia saudita y Yaakov Amidror
Príncipe de Arabia saudita y Yaakov Amidror

El poder blando de Israel en Medio Oriente se ha visto reforzado considerablemente por tensiones en la relación CCG-Palestina. A pesar de que los representantes de las monarquías de Kuwait y Bahrein expresaron solidaridad con los nacionalistas palestinos en la cumbre del 25 de julio de la Liga Árabe en Mauritania, la ausencia del rey Salman de Arabia Saudita fue una sorprendente demostración de la importancia cada vez menor de Palestina entre los países del CCG.

Las monarquías del Golfo también han alentado tácitamente a Hamas a suavizar su oposición militante respecto a la ocupación de los territorios palestinos por Israel. Israel ha animado diálogos supervisados entre funcionarios de Hamas y sus patrones del CCG para asegurar que la organización terrorista palestina adopta un curso moderado en los próximos años. A los ojos de los políticos israelíes, el aumento de la resistencia de los líderes del CCG para antagonizar con Israel demuestra que el eje Israel-CCG anti-Irán se está convirtiendo en una característica duradera de la arena geopolítica de Oriente Medio.

La cooperación económica y de seguridad entre Israel y el CCG

La pérdida de importancia del conflicto palestino como cuestión de cuña entre Israel y el CCG ha hecho que las monarquías del Golfo se comprometan con Israel de forma cada vez más pragmática. Arabia Saudita ha desarrollado acuerdos de negocios clandestinos con empresas israelíes en los últimos años, a pesar de que Riad mantiene oficialmente un boicot estricto sobre los productos israelíes. Para eludir el boicot comercial, los productos israelíes han sido enviados a Arabia Saudita bajo competencia de empresas extranjeras. Esto ha permitido eludir productos de Tecnología de la Información y tecnología de riego israelíes para entrar en los mercados de Arabia Saudita.

Israel también ha hecho progresos en la cooperación económica ampliada con Qatar. Élites empresariales en Doha han expresado de forma encubierta interés en los productos de alta tecnología de Israel, que por lo general se han exportado a la India y Europa del Este. La monarquía de Qatar considera que el acceso a estos productos podría convencer a los ingenieros de Qatar que estudian en universidades extranjeras a volver a Qatar después de graduarse.

De izq a der: el Emir de Kuwait, el Emir de Qatar, el Emir de Abu Dhabi, el Rey de Arabia Saudita, el Rey de Bahrein y el Sultán de Omán.
De izq a der: el Emir de Kuwait, el Emir de Qatar, el Emir de Abu Dhabi, el Rey de Arabia Saudita, el Rey de Bahrein y el Sultán de Omán.

Algunas élites empresariales israelíes han abrazado las proposiciones económicas del GCC, ya que creen que un compromiso más informal con Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar evitará el aislamiento económico de Israel. La Iniciativa de Paz Israelí, fundada por el multimillonario israelí con sede en Londres Idan Ofer, ha abrazado ofertas económicas con el bloque CCG como puerta de entrada a una paz duradera en Oriente Medio.

A pesar de que el bloque GCC se refiere oficialmente a Israel como una amenaza a la seguridad, las monarquías del Golfo han ampliado en gran medida su cooperación de defensa e inteligencia con el ejército israelí. Funcionarios del CCG han firmado acuerdos secretos con contratistas de defensa israelíes para obtener acceso a la valiosa tecnología militar de las FDI. En 2011, las empresas israelíes vendieron un estimado de $ 300 millones de tecnología militar a los EAU. El gobierno emiratí utiliza tecnología militar israelí para asegurar los pozos de petróleo de los EAU. Informes de medios israelíes también han afirmado que las FDI han ofrecido la tecnología militar de Cúpula de Hierro a Arabia Saudita para defender el territorio de Arabia Saudita de lanzamientos de cohetes desde Yemen.

Disposiciones a pequeña escala de la tecnología de seguridad y asistencia militar de las empresas israelíes al bloque CCG han proporcionado las bases para una mayor cooperación militar contra Irán de Israel-CCG. En 2009, Arabia Saudita supuestamente puso a prueba sus defensas aéreas para evaluar la capacidad de Israel de utilizar el territorio de Arabia Saudita para un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán. Durante un evento del Consejo de Relaciones Exteriores en junio de 2015 en Washington, representantes de Israel y Arabia Saudita revelaron reuniones diplomáticas secretas entre los dos países sobre las ambiciones nucleares de Irán.

Estos diálogos cuentan con un sorprendente respaldo público dentro de Arabia Saudita. Associated Press informó en 2015 que el 53% de los saudíes ven a Irán como principal adversario de Arabia Saudita, en comparación con el 18% de los saudíes que vieron a Israel como el enemigo más grande de Arabia Saudita. La mejora de la hostilidad beligerante del público saudita respecto a Israel también se ha traducido en vínculos diplomáticos más estrechos.

Al Sisi
Presidente de Egipto Al Sisi

Israel apoya el traspaso de Egipto de dos islas del Mar Rojo a Arabia Saudí en abril de 2016. El Ministerio de Defensa israelí confirmó que Riad había dado a los políticos israelíes garantías escritas de seguridad permanente del estrecho de Tirán. Como la legitimidad interna de la monarquía saudí depende de la continua lucha existencial de Riad contra Irán, es probable que el rey Salman haga concesiones diplomáticas similares a los intereses de Israel en los años venideros.

El fortalecimiento de la cooperación económica y la seguridad de Israel con el bloque GCC está estrechamente relacionado con la creciente indiferencia del CCG de la situación en Palestina, y el deseo inquebrantable de Riad de socavar la influencia iraní en Medio Oriente. A pesar de que es poco probable que los países del CCG reconozcan el derecho de Israel a existir, la cooperación informal Jerusalén-Riad probablemente continuará en el futuro previsible. Mientras Estados Unidos continúa con sus esfuerzos de normalización con Irán, Washington tiene que prestar mucha atención al alcance y naturaleza de la complicidad Israel y Arabia Saudita en Oriente Medio.

Samuel Ramani es doctorando en Relaciones Internacionales en el Colegio San Antonio, Universidad de Oxford. También es periodista y colabora habitualmente con el Washington Post y la revista Diplomat. 

Fuente: The Huffington Post – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí