avatar_default

ADAM RASGON
Más de 100.000 familias palestinas dependen en cierta medida de los ingresos que generan sus aceitunas y un 18% de la producción agrícola palestina proviene de las aceitunas.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Abdel Hafiz Ali, con un sombrero con aletas extendidas para bloquear el sol, ha ayudado a su familia a recoger aceitunas durante toda la semana, y continuará recogiéndolas hasta que todos los árboles de su familia hayan sido cosechados.

“Vengo todos los años porque dependemos en gran medida del aceite que producen estas aceitunas para llegar a fin de mes”, dice Ali.

Más de 100.000 familias palestinas dependen en cierta medida de los ingresos que generan sus aceitunas y un 18% de la producción agrícola palestina proviene de los olivos. Ali, que trabaja habitualmente en la construcción, también cree que trabajar con las aceitunas es una práctica sagrada.

“La cosecha de aceitunas es sagrada, ya que se menciona en la Surat al-Tin [Capítulo Fig] del Corán, y nuestros olivos nos conectan físicamente con esta tierra”, dice.

Es el primer jueves de la recolección de la aceituna en la zona de Naplusa, la segunda región más poblada de Cisjordania. Miles de palestinos han tomado vacaciones del trabajo para despertar en las primeras horas de la mañana y caminar con sus familias a sus olivares.

Los medios de comunicación social palestinos están repletos de imágenes de olivos y aceite de oliva color verde oscuro, y las estaciones de radio dedican programas completos a la recolección de la aceituna. Un conocido periodista en Nablus dice en una estación de radio local, “Que Dios bendiga a todos los agricultores”.

Mientras que algunas familias de la región de Nablus simplemente tienen sus árboles cerca de sus casas, la mayoría de las familias tienen que salir de sus pueblos caminando para ir a los campos de olivos, a menudo junto a los asentamientos.

La familia de Ali, de Jamain, un pueblo al suroeste de Naplusa, es una de esas familias. Posee unos 700 olivos a medio camino de una colina cercana al asentamiento de Tapuah Ma’arav.

Abdel Hafiz Ali, un trabajador de la construcción de Jamain, cerca del bosque de olivos de su familia (Shaina Shealy)
Abdel Hafiz Ali, un trabajador de la construcción de Jamain, cerca del bosque de olivos de su familia (Shaina Shealy)

Ali, sobre una escalera para llegar a las aceitunas de las ramas más altas de un árbol, dice que su familia ha invitado recientemente a un grupo de voluntarios de Rabinos por los Derechos Humanos, una organización israelí de derechos humanos, para servir como línea de protección. “Hemos invitado a estos voluntarios para impedir que los colonos nos hagan daño”, remarca, indicando además que lo mismo hicieron el domingo “cuando un colono amenazó con atacar a [su] familia con un bate”.

Un colono que reside a unos 100 metros del árbol en el que está Ali se acercó a la familia Ali el domingo, gritando “salgan de mi tierra” con un bate en la mano. Yael Vargon, miembro del personal de Rabinos por los Derechos Humanos saltó inmediatamente delante del sedimentador, impidiendo que se acerque a la familia Ali. Al cabo de media hora, llegó la policía israelí y detuvieron el sedimentador.

Muchos olivos en Cisjordania, incluidos los árboles de la familia Ali se encuentran en la zona C, lo que significa que Israel es responsable de la seguridad de palestinos e israelíes allí.

El Consejo Regional de Samaria, dijo en un comunicado que si bien conoce el incidente del domingo, se opone firmemente a la violencia. “El Consejo se opone a cualquier daño a los medios de vida y propiedad de otra persona. Está en contra de nuestra moral como judíos y como personas”, indica el comunicado. Ali dice que sabe que la policía detuvo al colono, pero hace hincapié en que “las fuerzas de seguridad israelíes no han hecho lo suficiente para proteger a su familia y los árboles durante la recolección de la aceituna desde el estallido de la segunda Intifada [en 2000]”, por lo que tiene que reclutar voluntarios.

En un correo electrónico, un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel no se refirió a la reclamación específica de Ali sobre una menor seguridad desde la segunda intifada, pero dijo que el ejército “ha enviado refuerzos y ha practicado la coordinación requerida que permite a los agricultores palestinos realizar su cosecha de una manera ordenada”.

Nabeeh Aldeeb se apoya en uno de sus cerca de 850 olivos cerca del pueblo de Akraba (Shaina Shealy) ba (Shaina Shealy)
Nabeeh Aldeeb se apoya en uno de sus cerca de 850 olivos cerca del pueblo de Akraba (Shaina Shealy) ba (Shaina Shealy)

En el lado sureste de la región de Naplusa, Nabeeh Aldeeb, un palestino que posee aproximadamente 850 olivos entre un valle que separa la aldea palestina de Aqraba y el asentamiento de Itamar, también está la cosecha de aceitunas. A diferencia de la familia Ali, Aldeeb posee árboles en un área que las FDI han marcado como altamente sensible, lo que significa que tuvo que solicitar un permiso para entrar en su olivar.

Aldeeb dice que él examinó su tierra unas pocas semanas antes, y que involucró a las fuerzas de seguridad palestinas y el ejército israelí, y que le concedieron cinco días para completar su cosecha. “Este año, el tiempo no es problema, pero en los últimos años necesité más tiempo”, exclama Aldeeb, aclarando que sus árboles tienen menos frutos este año en comparación con años anteriores.

Aldeeb entonces apunta a un vehículo de las FDI, que poco a poco se abre paso por una colina cercana, explicando que los soldados son responsables de asegurar el área durante su cosecha. “A veces, siento que me protegen, pero otras siento que protegen a los colonos”, dice. El vehículo se detiene a un lado de la carretera cerca de Aldeeb, y dos soldados gritan en árabe, “¿Está todo bien?” “Sí, todo está bien”, responde Aldeeb. Los soldados dan a Aldeeb dos botellas de agua fría y se van.

Aldeeb comenta que no ha tenido problemas con los colonos locales este año durante la recolección de la aceituna, pero recuerda una experiencia trágica hace muchos años. Advierte que algo podría suceder en cualquier momento.

“En 2000, hubo una noche negra cuando los colonos cortaron todos estos árboles”, dice Aldeeb. “En la cultura árabe, el hombre no llora; es algo muy malo. Pero ese día, me senté en la calle y lloré porque planté estos árboles en 1970”.

Aldeeb replantó más de 700 árboles, y en la actualidad todos tienen aceitunas.

Zekariya Sedde, un coordinador de campo de Rabinos por los Derechos Humanos, pasa la temporada de recolección de la aceituna corriendo de un lado a otro en la región de Naplusa, asegurándose de que los agricultores puedan recoger sus aceitunas de forma segura. Se dice que los ataques contra los recolectores de olivas palestinos se han reducido bastante este año.

Zekariya Sedde mira a los lejos el asentamiento de Itamar (Shaina Shealy)
Zekariya Sedde mira a los lejos el asentamiento de Itamar (Shaina Shealy)

“Sinceramente estoy sorprendido de lo tranquilo que ha sido este año”, dice. “El ejército y la policía están haciendo su trabajo en el terma de la seguridad para los agricultores palestinos. En los últimos años, el ejército y la policía también proporcionaron seguridad para la cosecha, pero no con el nivel de atención e interés de este año”.

Sedde también señala que el ejército y la policía han detenido personas que se han enfrentado y robado aceitunas de los palestinos, y concluye que la cosecha hasta ahora ha sido un “éxito”.

Un portavoz de la policía dijo en una entrevista telefónica que la policía “está haciendo todos los esfuerzos posibles para hacer cumplir la ley”, pero admitió que sigue habiendo problemas en proporcionar seguridad a los agricultores que cosechan en enormes espacios abiertos.

Al acercarse la noche, los aceituneros regresan a sus aldeas. Algunos se retiran a sus hogares, otros van directamente a la prensa de oliva local. En Jit, un pueblo al suroeste de Naplusa, los agricultores forman cola en la prensa para descargar sus sacos de arpillera lleno de aceitunas. Las aceitunas se someten a un proceso de pulverización de lavado, mientras maquinaria pesada extrae un aceite de oliva de color verde oscuro.

Un agricultor se llena una taza y toma un sorbo. “Muy dulce y picante”, dice. “Me encanta así”.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí