Inicio » Noticias » Noche silenciosa en el mercado de Navidad de Berlín

Noche silenciosa en el mercado de Navidad de Berlín

ORIT ARFA / Un cartel a la entrada ofrecía condolencias a las víctimas e indicaba que el mercado continuaría, en consulta con la policía, pero esta noche sin música.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – A la entrada del mercado familiar de Navidad en el barrio de Prenzlauer Berg en Berlín, la diferencia de ambiente entre esta noche y las anteriores se podía sentir desde el momento en que se entraba por el pasillo de ladrillo que conduce al gran patio.

Un cartel a la entrada con condolencias a las víctimas informaba que el mercado continuaría, pero esta noche sin música, para rendir homenaje a los que murieron en el atentado de embestida del camión la noche anterior, 19 de diciembre.

Normalmente, quienes asisten al mercado aquí no verían ningún guardia de seguridad, no porque el mercado no los tenga, sino porque pasan desapercibidos en la apretada multitud. Este lugar normalmente se llena después de las horas laborables, con amigos y familias formando largas colas en los puestos de gluhwein (vino caliente), chocolate caliente, los famosos wursts (salchichas) de Berlín y las atracciones para los niños.

El trampolín seguía en uso, pero el carrusel en el centro del patio estaba totalmente apagado.

Alrededor de las 4:30 p.m., apenas unas personas entraban a la vez, un guardia de seguridad privado que deseaba permanecer en el anonimato tenía tiempo para hablar. Dijo que la seguridad en los mercados de Navidad – al menos los que están abiertos – se había duplicado esa noche. Señaló a los policías que caminaban, indicando que empezaron a llevar ametralladoras en lugar de pistolas. Ahora todas las mochilas están sujetas a inspección, una medida de seguridad muy común en lugares públicos en Israel, como reconoció el guardia.

Inicialmente, las personas a las que paró para revisar se sorprendieron, pero luego fueron muy comprensivas y cooperaron.

Si alguien quería venir a este mercado de Navidad en el Kulterbraueri (llamado así por haberse convertido en centro cultural después de ser una cervecería histórica), esta noche en realidad habría sido una buena noche. Normalmente, cuesta cruzar el patio sin chocar con otras personas. Ahora, la gente podía circular sin problemas; no había colas para ese wurst o karttofelpuffer, panqueque de patata frita de Alemania. Pero faltaba el buen ambiente que normalmente acompaña a este mercado, incluso en medio de la multitud. Algunos se negaron a ser entrevistados, diciendo que no estaban de humor.

“No hay comentarios”, dijo una mujer alemana. “Es demasiado pronto”.

Disfrutando de una copa con dos amigos, Sebastian, un berlinés que ahora vive en Hungría, dice que por un momento dudó si venir esta noche.

“Estuve en la ciudad anoche, usando el transporte público y sentado en el tren, estuve pensando en ello, pero no estoy asustado”, dijo.

Todavía se siente más seguro usando el transporte público que un coche, porque, dice, estadísticamente las personas son más propensas a morir en un accidente de coche que en un ataque terrorista.

Su amigo Levi expresa un tema común a los asistentes al mercado que aceptaron ser entrevistados: Desde el atentado del 15 de julio en el desfile del Día de la Bastilla en Francia, sólo era cuestión de tiempo que en Alemania también pasara.

“Creo que todo el mundo tiene que tener miedo, en general, porque cualquier país podría ser un objetivo”, dijo Levi.

Fabian, entrando en el mercado para comprar un regalo, no se lo pensó dos veces para venir esta noche.

“Por supuesto, ahora piensas más en todo eso, pero hemos visto ataques terroristas en Francia y en otras partes del mundo, y estaba claro que las grandes ciudades, y especialmente Berlín, eran puntos de ataque”, dijo.

A las 5:30 p.m., comenzaron a entrar más personas, y el amable guardia de seguridad estaba más ocupado revisando las bolsas, pero el mercado seguía anormalmente por debajo de su capacidad. “Los alemanes aman los mercados de Navidad”, dijo el guardia, añadiendo que es una tradición secular.

“No puedes entrar con tu botella de cerveza”, le dijo a una mujer, sorprendida. Esto, también, era una medida nueva.

Un grupo de amigos gays quería ir al enorme mercado de Navidad en el punto de referencia turístico, Alexanderplatz, al principio, pero para su sorpresa, sus luces estaban apagadas. Además, este mercado era más seguro ya que es cerrado; no hay posibilidad de que un camión lo atraviese.

Robert, cuyo compañero es judío, notó que la ciudad estaba más sombría, las calles más vacías. Él también cree que se esperan ataques terroristas, independientemente de la polémica política de refugiados de la canciller Angela Merkel.

“Cien por ciento de seguridad no se puede dar por sentado, ni ahora ni nunca en los últimos 2.000 a 3.000 años”, dijo. A continuación, lanzó un tono desafiante, al que los israelíes cansados del terrorismo podían referirse.

“Es un ataque a nuestra seguridad, nuestra comunidad, así que no voy a darle lugar a los ataques terroristas. Voy a ir a los mercados de Navidad.

Hacia las 6 pm, el altavoz anunció otra nueva tradición a la que los israelíes también están familiarizados: un momento de silencio para honrar a los caídos.

Y así, a las 6 p.m., en los mercados navideños de toda Alemania, la noche estuvo silenciosa y quieta.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *