Inicio » Opinión » Análisis » La traición de Obama a Israel

La traición de Obama a Israel

GUY MILLIÈRE / Oriente Medio está en el caos. Más de medio millón de personas han muerto en la guerra siria y el número está aumentando. El ejército de Bashar al-Assad utilizó armas químicas y bombas de cañón contra civiles; Rusia ha bombardeado escuelas y hospitales.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Sirios, cristianos, yazidis, libios, yemeníes y egipcios se enfrentan a sufrimientos letales. Los líderes iraníes todavía gritan “Muerte a Israel” y “Muerte a América” mientras compran equipo nuclear con dinero de sanciones levantadas. Turquía se desliza hacia una dictadura islamista, y no puede detener los ataques contra ella.

El único país democrático y estable en la región es Israel, y ese es el país que el presidente estadounidense Barack Obama, en las últimas semanas de su mandato, opta por incriminar. Su decisión de no usar el veto estadounidense en el Consejo de Seguridad de la ONU para dejar pasar la Resolución 2334, establece efectivamente los límites de un futuro Estado palestino. La resolución también declara toda Judea, Samaria y Jerusalem Este, hogar de la Ciudad Vieja, el Muro Occidental y el Monte del Templo – el lugar más sagrado en el Judaísmo – “territorio palestino ocupado”, y es una declaración de guerra contra Israel .

La Resolución 2334 del CSNU anuló cualquier posibilidad de nuevas negociaciones, dando todo a los palestinos a cambio de nada – ni siquiera una promesa insincera de paz. El discurso del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, cinco días después confirmó el apoyo de Obama a la resolución. Kerry, como la embajador estadounidense en la ONU Samantha Power, usaron la existencia de pueblos y aldeas judías en Judea y Samaria como pretexto para respaldar la posición de los líderes palestinos que quieren limpiar étnicamente a los judíos de estas áreas. Pero esto fue sólo un preludio.

El siguiente acto es la orwelliana “conferencia de paz”, que se celebrará en París el 15 de enero. Sólo tiene un objetivo: establecer el escenario para erradicar a Israel.

Organizado por François Hollande, un fracasado presidente francés que dejará el poder en cuatro meses, fue apoyado desde el principio por la administración Obama. El ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, lo llamó “el nuevo juicio Dreyfus”. Los acusados serán el único estado judío y los acusadores serán la Organización de Cooperación Islámica (OIC) y funcionarios de los estados occidentales islamizados, demolidos y anti-Israel. Como en el juicio Dreyfus, el veredicto se conoce antes de que comience. Israel será considerado culpable de todos los cargos y condenado a lo que sus acusadores esperan sea el comienzo de su fin.

Algunos comentaristas han comparado lo que ocurrirá en París con la Conferencia de Wannsee de 1942 en la Alemania nazi, porque el objetivo parece claramente ser la “solución final” del “problema judío” en Oriente Medio. Ya está disponible un borrador de la declaración que se publicará al final de la conferencia. Afirma el apoyo incondicional a las “fronteras de 1967”, incluyendo Jerusalem Oriental, la Ciudad Vieja y el Muro Occidental, a la “Estrategia de Estado Palestino” y al principio de intangibilidad (que las fronteras no pueden modificarse).

El proyecto de declaración rechaza cualquier presencia judía más allá de estas fronteras, instituyendo así el apartheid, y elogia la “Iniciativa de Paz Árabe”, que pide el regreso de millones de los llamados “refugiados” a Israel, y por lo tanto la transformación de Israel en un Estado árabe musulmán – donde convenientemente podría organizarse una masacre de los judíos.

Es probable que la declaración sirva de base para una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que respalde el reconocimiento de un Estado palestino en las “fronteras de 1967” tal como se define en la declaración. La nueva resolución podría ser adoptada por una segunda abstención de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad el 17 de enero, tres días antes de que Obama abandone su mandato. La traición de Israel por el gobierno de Obama y por el propio Obama sería entonces completa.

Sin embargo, el 20 de enero Donald J. Trump asumirá el cargo de Presidente de los Estados Unidos. Trump envió un mensaje el 23 de diciembre: “¡Mantente fuerte Israel, el 20 de enero se acerca rápidamente!” Añadió explícitamente que Estados Unidos “no pueden seguir dejando que Israel sea tratado con tanto desdén total y falta de respeto”.

El 5 de enero, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un texto que criticaba duramente la Resolución 2334. El Congreso ya está discutiendo recortar la financiación de la ONU y la Autoridad Palestina. Si los europeos y los miembros de la ONU piensan que la inminente administración de Trump es tan insensible como la administración Obama, pueden recibir un shock.

El columnista de Wall Street Journal, Bret Stephens, se preguntó recientemente si la creación de un estado palestino aliviaría el actual caos en el Medio Oriente. Su respuesta fue que no, y que la creación de un estado palestino sería vista como una victoria para los yihadistas. También señaló que la Autoridad Palestina todavía se comporta como una entidad terrorista; que una retirada israelí de Judea y Samaria podría alentar a Hamas y conducir a la creación de otro estado islámico terrorista en Cisjordania, y que una retirada israelí es algo que la mayoría de los palestinos ni siquiera quieren.

“Una cifra reveladora surgió en Junio de 2015 realizada por el Centro Palestino de Opinión Pública, que encontró que la mayoría de los residentes árabes en Jerusalem Oriental preferiría vivir como ciudadanos con los mismos derechos en Israel que en un estado palestino”.

Khaled Abu Toameh, un periodista árabe que aún no se ha equivocado, señaló que la Autoridad Palestina ve la Resolución 2334 como una luz verde para más violencia, asesinatos y enfrentamientos. Agregó que si las elecciones presidenciales de la AP se llevaran a cabo hoy, el líder de Hamas Ismail Haniyeh ganaría por un cómodo margen.

En otro artículo importante, el erudito en Oriente Medio Daniel Pipes escribe que es hora de reconocer el fracaso de un “proceso de paz” que es realmente un proceso de guerra. Hizo hincapié en que la paz sólo puede llegar cuando se derrota a un enemigo. Él predice que para que la paz llegue, Israel debe ganar sin ambigüedad, y los palestinos pasen por “el amargo crisol de la derrota, con toda su privación, destrucción y desesperación”.

El adoctrinamiento yihadista, así como la ayuda financiera dada a terroristas palestinos, han sido pagados por Estados Unidos, Francia y otras naciones de Europa Occidental. Eso también debe detenerse. La Resolución 2334 y la Conferencia de Paz de París, ambas promovidas por Obama, son, como escribió la gran historiadora Bat Ye’or, simplemente victorias para la yihad.

El Dr. Guy Millière, profesor de la Universidad de París, es autor de 27 libros sobre Francia y Europa.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

1 Comment

  1. Sephora dice:

    Porque Obama tu mismo firmaste tu condena con HASHEM tu aún sabiendo que Israel es protegido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *