avatar_default

Los niños vistieron disfraces para unirse a los mayores de la congregación en la celebración del genocidio evitado del pueblo judío en la antigua Persia en la festividad de Purim

Los niños rumanos se disfrazaron para acompañar a los ancianos de la pequeña comunidad judía del país en un servicio de la festividad de Purim que celebra el relato bíblico de la salvación de los judíos del genocidio en la antigua Persia.

Algunas chicas disfrazadas de princesas, en la fiesta anual en la que una de las heroínas es una inteligente y hermosa reina. Un chico vino disfrazado de Spiderman. Otros llevaban sombreros brillantes y lazos vivos para marcar la ocasión.

Mientras el ambiente en la sinagoga era alegre, algunos ancianos leían pergaminos antiguos, dando una nota solemne a la celebración del sábado.

Los niños ensayaron canciones para actuar esa noche en el recién reformado Templo Coral del siglo XIX de Bucarest.

Purim conmemora la historia del pueblo judío salvada de un Primer ministro persa del siglo IV aC. que planeaba matar a todos los judíos, pero fue frustrado por Mardoqueo y su hija adoptiva Ester, que se había convertido en reina de Persia.

Rumania tenía una comunidad próspera de 800.000 judíos antes de la Segunda Guerra Mundial. El país deportó a 150.000 judíos a los campos de concentración de 1942 a 1944, cuando el país estaba gobernado por el dictador pro-nazi Ion Antonescu. Muchos judíos emigraron después de la guerra.

Se estima que hay 6.000 judíos viviendo hoy en Rumania, muchos de ellos ancianos.

Durante la celebración de Purim, la gente escuchó a un rabino leyendo el Libro de Ester del Antiguo Testamento, golpeando los bancos y haciendo ruido cada vez que se pronunciaba el nombre del intrigante primer ministro Amán.

Los participantes intercambiaron regalos, de acuerdo con la costumbre Purim de dedicar el día a la fiesta, regocijándose y haciendo regalos a los pobres.

En estas foto del 11 de marzo de 2017, los niños asisten a las celebraciones de Purim en la sinagoga del Templo Coral en Bucarest, Rumania. Los niños se disfrazaron para sumarse a docenas de creyentes de la comunidad judía de Rumania que asistían a un servicio de Purim para celebrar la salvación de los judíos del genocidio en la antigua Persia, según lo relatado en el Libro de Ester (AP Photo / Vadim Ghirda)

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí