“Israel nunca ha tenido y nunca tendrá un mejor amigo que Estados Unidos”, Netanyahu dice a Trump. “Juntos podemos combatir las fuerzas del Islam militante”.

Damas y caballeros,

Este museo cuenta la historia de Israel. Señor Presidente, usted acaba de visitar nuestro pasado, nuestro presente y trabajamos juntos para diseñar el futuro. Aquí puede ver textos hebreos de la Biblia que tienen 2.000 años de antigüedad. Usted puede ver los sellos y monedas que son un vivo testimonio de casi 4.000 años de nuestra presencia en esta tierra. Puede ver las menorás que encendimos, las sinagogas en las que oramos durante nuestro largo exilio.

Pero la historia de Israel no es simplemente la historia del pasado. Es la historia del renacimiento de una nación, de una tierra árida que volvió a la vida, de un antiguo idioma revivido, de un pueblo exiliado que ha retornado, la restauración de la soberanía judía. Tenemos un refrán, Sr. Presidente, “El pueblo judío vive”. El Estado de Israel vive, como nunca antes: una democracia próspera; un poderoso ejército; una economía innovadora y libre; y un pueblo orgulloso y resiliente.

Señor Presidente, a lo largo de los años Israel ha tenido muchos amigos, pero nunca ha tenido y nunca tendrá un mejor amigo que los Estados Unidos de América. Esa amistad se refleja en el abrumador apoyo del pueblo estadounidense, el fuerte apoyo bipartidista del Congreso Americano y el apoyo de los presidentes americanos desde Harry Truman a Donald Trump. Gracias, Presidente Trump, por su inquebrantable amistad hacia el pueblo judío y el Estado judío. Es profundamente, profundamente apreciada.

Señor Presidente, creo que la alianza entre Estados Unidos e Israel es más importante que nunca. Juntos debemos combatir a aquellos que glorifican la muerte y protegen a los que celebran la vida. Juntos podemos derrotar a las fuerzas del Islam militante que buscan destruir al mundo civilizado. Y juntos podemos y debemos combatir las fuerzas del terror. El terrorismo, la matanza deliberada de inocentes, debe ser igualmente condenada e igualmente combatida, ya sea en Europa, en Estados Unidos o en Israel, o en cualquier otro lugar del mundo. Y como ha dicho esta mañana, Sr. Presidente, la financiación y la gratificación del terrorismo deben terminar.

A su lado, el presidente Abbas condenó el terrible ataque en Manchester. Bueno, espero que esto indique un verdadero cambio, porque si el atacante hubiese sido palestino y las víctimas hubieran sido niños israelíes, la familia del suicida habría recibido un estipendio de la Autoridad Palestina. Esa es la ley palestina. Esa ley debe ser abolida.

Espero que el presidente Abbas comprenda los principios, los principios claros, fuertes, morales y prácticos que usted enunció hoy, Presidente Trump: Deje de recompensar a los terroristas, deje de glorificar a los asesinos.

Creo que este es el primer paso crucial en el camino hacia una paz genuina que Israel busca y que yo creo que – junto con ustedes – podemos lograr. Presidente Trump, trabajando con ustedes, creo que podemos promover una paz duradera entre Israel y sus vecinos árabes, así como con los palestinos, debido al peligro común que el mundo árabe e Israel enfrentan de Irán y por el liderazgo que ustedes aportan a este proceso.

En última instancia, en todo el mundo, no tengo duda de que la libertad combatirá el miedo, que la luz vencerá la oscuridad, porque esa es la historia de Estados Unidos, una nación que ha derrotado a las fuerzas de la tiranía, que es el faro y la esperanza de toda la humanidad. Y esa es la historia de Israel, una nación que ha superado horrores inimaginables, que ha vencido contra todo pronóstico, y es la esperanza del pueblo judío.

Sr. Presidente, gracias por su visita histórica, por sus gestos increíblemente conmovedores en un período concentrado de 36 horas en Israel. Ha tocado el corazón y las piedras de nuestro ser: ayer en el Kotel, el Muro Occidental, hoy en Yad Vashem y ahora en nuestro maravilloso museo. Usted, Primera Esposa, Primera Familia, Primera Dama Melania Trump, su familia y su delegación, han demostrado un gran compromiso con el futuro de Israel y con su seguridad. Quiero agradecerle, señor Presidente, por defender a Israel en las Naciones Unidas y en todas partes, y le doy las gracias por su incesante apoyo y amistad que viene del corazón al pueblo judío y al Estado judío. Gracias, Presidente Trump.

Que Dios lo bendiga, que Dios bendiga a Israel y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

Lee aquí el discurso íntegro de Donald Trump.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈