Juntos venceremos
miércoles 24 de julio de 2024

Arrancar el terrorismo de su fuente islámica

El terrorismo islámico se ha vuelto rutinario, pero Occidente no entiende sus raíces: los intelectuales occidentales ignoran el anhelo humano de una vida llena de fe, contenido e ideales, buenos o malos

RABINO ELIEZER MELAMED

Terrorismo islámico
El surgimiento del terror en Europa plantea la necesidad de hablar de las circunstancias sociales y religiosas que provocan estos horribles ataques.

La creciente tensión entre Occidente y los musulmanes

No había nada nuevo en los ataques terroristas en Londres. Durante años, los terroristas musulmanes han asesinado a cientos y miles de personas cada mes. Matan miembros de otras religiones, y además – miembros de facciones rivales en el Islam. El número de personas asesinadas es cada vez mayor, y se está extendiendo a otros países.

Sin embargo, los líderes de los países poderosos en Occidente, a pesar del impacto, continúan como siempre. Piensan que son simplemente frustrados, personas emocionalmente perturbadas que están desempleadas, o un “pueblo” oprimido que exige sus “derechos” a los judíos que conquistaron su patria. Ignoran el odio que los musulmanes expresan abiertamente – hacia Occidente en general, e Israel en particular.

Crítica de Occidente y sus “Expertos”

Los “expertos” de los países occidentales creen que todo el mundo quiere emularlos. Y los que no desean hacerlo, se sienten así sólo porque todavía están subdesarrollados; el proceso de progreso los conducirá inevitablemente al enfoque occidental, según el cual todas las personas desean la libertad, la prosperidad material y la independencia para elegir una creencia, o alguna otra afición que deseen.

La ventaja tecnológica y económica obtenida por los “expertos” occidentales (en gran parte gracias a contribuciones significativas de los judíos), les dificulta entender el profundo anhelo del hombre por una vida llena de significado, idealismo e imbuido de fe. La plétora de lujos crea un tipo de pantalla que los ciega de ver las ardientes llamas ardiendo en las profundidades del alma y la mente humanas, que pueden explotar en una dirección negativa del fanatismo, la destrucción y el odio, o en contraste – en una dirección positiva de fe, productividad y cambio para mejor. Como resultado, les resulta difícil entender los motivos de sus enemigos y rivales. No menos severas, tampoco analizan las raíces de las crisis que afectan a sus países, reflejadas en la pérdida de identidad, la ruptura de la familia y las serias dificultades para educar a los niños.

La religión del Islam

La percepción islámica religiosa ve a Dios como un conquistador omnipotente, a quien todos deben someterse y cuya absoluta autoridad todos deben aceptar. De los cinco preceptos principales del Islam, cuatro de ellos tratan directamente con el honor de Dios y se rinden a él: 1) declaración de fe en él. 2) rezarle cinco veces al día, principalmente arrodillarse y recitar siete versos 17 veces alabando a Alá y aceptando su señoría. 3) El ayuno del Ramadán. 4) Peregrinación a La Meca (el otro precepto es dar caridad a los pobres, que también expresa la idea de que el dinero pertenece a Alá, y no al hombre).

Incluso la alabanza y gracias a Alá se realizan a partir de sentimientos de sumisión y respeto.

La influencia del Islam en las relaciones interpersonales

Este enfoque se extiende a todas las relaciones interpersonales, que se basan en el honor. Una esposa debe respetar mucho a su marido, y un esposo está obligado a cuidar, apoyar y proteger a su esposa, esto es su honor. Huelga decir que los niños también están obligados a honrar a sus padres. Las relaciones interpersonales también se basan en un gran respeto, emiten un sentido de noble generosidad, dando lugar a la hospitalidad y la fraternidad.
Dado que el honor es tan importante, ofender a un musulmán es intolerable, porque socava el fundamento mismo de su existencia; por lo tanto, está obligado a responder con extrema gravedad, llevándolo a los conocidos y horripilantes “asesinatos de honor familiar”.

Como la fuerza y el control son vitales para el Islam, como resultado, un gobernante que no es percibido como fuerte, e incluso cruel, es incapaz de sobrevivir en la cultura musulmana. Por consiguiente, el sistema democrático es incapaz de proporcionar estabilidad a los países islámicos. Para ellos, el gobierno ideal es un gobierno autoritario que protege y otorga respeto a todos sus ciudadanos, similar a un padre compasivo que cuida el bienestar de sus hijos.

Islam – Una religión de guerra

El Islam también tiene aspectos positivos, pero nuestro enfoque ahora está en los difíciles. Después de los cinco preceptos principales del Islam, el siguiente precepto más importante es la yihad. Quienes son fieles a Alá deben modelarse a sí mismos según él, seguir sus caminos, actuar con valentía como hizo él, y someter a la fuerza a aquellos que no sucumben a su autoridad. “Mahoma vive por la espada!”

El poder y la espada juegan un papel central en la religión musulmana. Enfatizan la fuerza real de la religión, realzando la grandeza y el honor de Alá imponiendo sus creencias a toda la humanidad. Incluso los llamados a la oración por los altavoces por el muezzin día y noche son una expresión de la imposición de la religión sobre áreas amplias, tanto hacia los creyentes mismos como hacia los demás.

No es una coincidencia que los árabes hayan logrado imponer el Islam en muchas naciones, hasta el punto de que hoy hay aproximadamente 1.400.000.000 de seguidores. El código genético del Islam está dirigido a una guerra firme para imponer la religión de Mahoma en todo el mundo por medio de la espada. Para lograr este objetivo, todo es legítimo. Las naciones que conquistaron lo comprendieron y optaron por convertirse al Islam en vez de morir.

Es cierto que todas las naciones alcanzaron sus logros a través de guerras y victorias, sin embargo en el Islam, a diferencia de otras culturas, el principio de compromiso es intolerable, especialmente un compromiso territorial. Compromiso es una expresión de debilidad, mientras que un musulmán está obligado a representar el heroísmo y la fuerza de Alá, y siempre debe tomar la espada para estar preparado para la batalla de imponer la religión en todo el mundo.

Cuando un musulmán se da cuenta de que carece del poder para derrotar a su enemigo, se le permite aceptar un alto el fuego (‘tahadiya’ en árabe), mientras se prepara para la continuación de la guerra religiosa. Tal pensamiento se basa en el comportamiento traidor de Mahoma, en particular, hacia la tribu de Quraysh.

Cómo lidiar con la amenaza islámica

La única manera de aliviar a un musulmán de su deber a la yihad es crear una situación en la que se controla y carece de la capacidad o la perspectiva de tener éxito. Sólo entonces, según la ley musulmana, está exento de la necesidad de hacer la guerra. En ese momento debe esperar años, o incluso generaciones, seguro de que cuando llegue el momento, volverá a hacer la guerra.

Martin Schulz y Alexis Tsipras con refugiados en Atenas.

Por el contrario, cualquier intento de compromiso con el Islam llevará inevitablemente al terrorismo y la guerra, pues el compromiso se percibe como una debilidad porque, según la cultura islámica, si los países occidentales tuvieran el poder para derrotarlos, no buscarían un compromiso. Esto sólo puede significar que les resulta difícil enfrentar los ataques heroicos de los fieles de Alá, los mártires gloriosos, y por lo tanto, su caída está cerca. De manera similar, en lo que a Israel se refiere, cualquier intento de compromiso o de presentación de un “horizonte político”, infunde esperanza dentro de los árabes de que pueden derrotarnos y alienta el terrorismo y la guerra.

Quien desee unas relaciones pacíficas y tranquilas con los musulmanes debe primero derrotarlos, evitar cualquier conversación de paz, y luchar por una tregua estable mientras gestiona una relación respetable.

La política perjudicial de bienestar social

Como seguimiento de la cuestión que abordé en artículos anteriores, incluso las políticas convencionales de bienestar social de los países occidentales son percibidas por los seguidores islámicos como una debilidad que promueve la militancia. Ellos creen que los cristianos que no aceptaron la religión del Islam deben pagar un alto impuesto a los gobernantes musulmanes – un impuesto que entre otras cosas, está destinado a expresar la superioridad del Islam. En consecuencia, muchos musulmanes no tienen ninguna gratitud por los beneficios para los niños y los pagos de bienestar que reciben en los países occidentales, porque, naturalmente, son superiores a todos los cristianos y tienen derecho a recibir impuestos de ellos. Esta es la justificación religiosa para exigir aumentos en los beneficios, y la indignación cuando se reducen.

Políticas izquierdistas crean personas ingratas

Y esto se suma al problema básico, a saber, que la posición de la izquierda política, que sostiene que el Estado debe proporcionar el bienestar de todos sus ciudadanos, corrompe la moralidad de los beneficiarios del bienestar, en la medida en que los hace desagradecidos.

El castigo impuesto a Adán de trabajar duro para vivir corrige su pecado, y lo convierte en una persona positiva que entiende el valor del trabajo y la creatividad, y por medio de su responsabilidad y diligencia en ganarse la vida, se convierte en un socio con Dios en tikun olam (mejora de la sociedad). Por el contrario, cuando las prestaciones sociales y los subsidios sociales permiten a muchos musulmanes que viven en Inglaterra mantener un nivel de vida más alto que en sus países de origen sin ningún esfuerzo ni responsabilidad, se convierten en explotadores e ingratos. Y para que su conciencia no los atormente, se ven obligados a odiar y lanzar acusaciones contra los que les conceden los beneficios por no respetarlos adecuadamente y por su profeta, y por no darles más beneficios.

La crisis en el Islam

En todo el mundo el Islam está en un estado de crisis, frustración y declive. Esto se refleja en una enorme caída en su tasa de natalidad. El terrorismo representa un intento de escapar de la crisis, y los esfuerzos de Occidente por reconciliación y compromiso añaden combustible a las llamas. En cualquier caso, en países líderes como Irán y Turquía, la población ha ido disminuyendo porque la mujer promedio da a luz menos de dos hijos. Los países occidentales son los únicos lugares donde ha crecido la población musulmana – gracias a las asignaciones por hijos.

Lo mismo ocurrió en Israel en el momento en que las asignaciones por hijos eran particularmente altas, y sucede hoy en menor medida con otros beneficios. Un ejemplo de estupidez flagrante en Israel es la concesión de un beneficio de 1.500 shekels por cada hijo de una mujer divorciada si los tribunales dictaminan que el padre de sus hijos no puede pagar la manutención de los hijos. Por lo tanto, resulta que el Estado de Israel fomenta la poligamia en los sectores árabes y beduinos, porque sus esposos se divorcian ficticiosamente para ganarse la vida con el aumento de los subsidios para sus hijos y sus supuestamente divorciadas esposas reconocidas como madres solteras. Este dinero, por supuesto, vuelve al honorable esposo, que, gracias a la estupidez del Estado de Israel, es capaz de mantener un estilo de vida musulmán explotador ideal. Sólo nos queda agradecerle por haberlo aceptado y no haber participado en ataques terroristas.

Manifestación en Barcelona en apoyo a la acogida de refugiados. Fuente de la foto: Revista Rambla

La respuesta de Europa

Después de los horrendos asesinatos de los europeos durante siglos en nombre del nacionalismo y de la religión, en particular contra los judíos, muchos defensores de la moral en Europa hoy se han dirigido al otro extremo, la izquierda, que defiende la completa igualdad de derechos para todos. Y así, están permitiendo que el pensamiento de la yihad florezca en sus países. Esperemos que recobren el sentido.

Fuente: Arutz Sheva – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención:
©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈