avatar_default

Enlace Judío México – Aunque el judaísmo es bastante reticente con respecto a sus posturas en referencia a los fantasmas. Existen ciertas menciones alrededor de ellos en el Talmud. Este texto nos habla tanto de muertos que vuelven a aparecerse físicamente con su cuerpo; como de almas que no logran acceder al mundo espiritual y deambulan por este mundo. 

Fantasma como un muerto que se aparece entre los vivos

El Talmud nos dice que está prohibido intentar establecer contacto con un muerto por medio de brujería o cualquier otro medio que no sea el rezo. Varios sabios se preguntan si el texto implica que dicho contacto es posible y está prohibido hacerlo, o que es imposible y de todas formas está prohibido intentarlo ya que el sujeto incurre en idolatría (postura de Maimonides).

De todas formas, pese a sus reservas, el Tanaj relata la historia de un hombre que estableció contacto con los muertos. Era nadie más ni nadie menos que Shaul Hamelej (El Rey Saúl) que con la ayuda de una bruja llamó al recién difunto Shmuel Ha-Navi (Samuel el Profeta) y le pidió ayuda para derrotar a los filisteos aunque dicha acción estaba prohibida. Rabí Shmuel Ben Jofni Gaón, explica que dicho fantasma no existió. Fue la bruja quién engañó a Saúl haciéndole creer que estaba frente al profeta muerto. En contraste rabí Sadia Gaón y rabí Jai Gaón argumentan que Saúl experimentó un milagro único en la historia de la humanidad; según estos sabios los muertos y las almas no suelen manifestarse frente a los vivos ésta ocasión fue muy particular y única en toda la historia de la humanidad.

Fantasma como alma errante en busca de un cuerpo

Otro tipo de fantasma que podemos encontrar en el judaísmo, es la figura del alma errante. En algunos pasajes del Talmud, cuando se habla de exorcismo, se menciona la existencia de almas que no logran correctamente despedirse de su cuerpo. Estos espíritus se quedan en este mundo buscando desesperadamente un cuerpo al que adherirse; a veces entran en el cuerpo de una persona enferma o débil, y se convierten en dibuks, espíritus que poseen cuerpos ajenos; o veces se adhieren a un árbol, algún animal o cuerpo de agua. En cualquier caso el alma debe ser liberada bajo un tikún.

Discusión entre sabios

Otras historias de interacción entre muertos y vivos, al igual que la aparición de demonios espirituales en este mundo aparecen en el Talmud. Muchos sabios han argumentado que estas criaturas e historias son ciertas y reales, entre ellos rabí Eliayahu, el Gaón de Vilna. Quien creía que los muertos podían aparecerse físicamente en este mundo ya que, según este gran sabio, las barreras existentes entre el mundo espiritual de las almas y el mundo físico son inexistentes. Sin embargo, rabíes como Maimónides, rabí Menahem Meiri y rabí Abraham, leen los pasajes del Talmud que se refieren a los muertos y a espíritus como parábolas; como enseñanzas no literales. Para este grupo de sabios racionalistas, las barreras entre el mundo físico y las almas son impenetrables.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí