Inicio » Mujer Judía » La “Kabbalah práctica” de Fabiana Kramarz

La “Kabbalah práctica” de Fabiana Kramarz

Enlace Judío México – Fabiana Kramarz empezó a leer Torá desde que era muy niña. En ella encontraba el sentido y el consuelo que su hogar no le proporcionaba.

“Tolstoi tiene una frase muy bella que me recuerda las historias dela Biblia… dice: ‘todas las familias felices se parecen, en cambio, las infelices lo son cada una a su modo’… en todo el texto bíblico no hay una sola familia feliz. La Torá me proporcionaba un sentido de justicia que no vivía en el día a día, me dio un sentido, me guió y me cobijo”.

Ese cariño por las palabras bíblicas la acompañó el resto de su vida. Estudiando, para abogada, siendo, madre conociendo gente nueva, separándose, en Israel o en Argentina, la Torá siempre estuvo con ella. Estudió hermenéutica bíblica en Israel como estudios secundarios y al regresar a Argentina su pasión la llevo a convertirse en docente de hebreo y estudios judíos.

Hoy en día tiene una amplia carrera en la Academia. Ha sido teórica, estudiosa, parte del cuerpo rector y docente. Moviéndose siempre entre la Universidad de Jerusalén y la universidad de Buenos Aires ha planificado, seminarios, congresos y cursos de todo tipo. Es una eminencia de la hermenéutica bíblica en el mundo de habla hispana. Aparte cuenta con estudios en filosofía y derecho. Sin embargo, lo que ha llamado más su atención en las últimas décadas y por lo que se ha hecho famosa son sus amplios estudios en el ramo de la Cabalá; y especialmente lo que ella ha llamado “Kabbalah” o “Espiritualidad Práctica”.

“La Cabalá es recibir un saber pero no un saber de tipo reflexivo, sino un saber intuitivo… Significa recibir una serie de leyes cósmicas de cumplimiento obligatorio y necesario… La más importante es saber que Todo es Uno y Uno es Todo… el hombre y D-os unidos… Gestos que te permiten reactualizar el lazo con lo divino”

Ella intenta retomar una tradición judía que existe antes del medioevo, en los tiempos de la Torá misma y aplicarla a estos tiempos modernos. Tomar todo el conocimiento académico que los años le han proporcionado y ayudar a las personas a conocerse, a encontrar una guía, a llevar un camino espiritual. Un camino hacia el encuentro con uno mismo

El mejor consejo que puede darnos es que nos enfoquemos en nosotros, saquemos la mirada de las cosas externas y volvamos a nosotros. “No es en lo externo que debemos expandirnos, el terreno interno es el que debemos colonizar… No hay ningún otro viaje más revelador que la que se realiza sacando la mirada de los objetos de consumo girándola y poniéndola en mí. Ese es el inicio de la transformación que va a sostenerse en el tiempo.” Para ella no hay mejor antídoto que agradecer; te ayuda a regresar a ti mismo, a ser Uno y a conocer el Todo.
Estará en la Ciudad de México y la Feria del Libro en Guadalajara la próxima semana para presentar su libro “Kabbalah Práctica. Cómo construir una vida valiosa” y su curso JOY Journey of Yourself . 

Su ruta inicia en la Ciudad de México, estará el jueves 23 en la Casa del Libro Quevedo, el domingo 26 en la comunidad Beth – El (evento exclusivo para miembros de la Comunidad Judía de México) y el lunes 27 en la Universidad Hebraica; después se moverá a Guadalajara y el martes 28 se presentará en el Pabellón Internacional.

A continuación presentamos la entrevista que concedió a Enlace Judío.

Fabiana: Yo terminé mis estudios secundarios en Israel con especialización en estudios bíblicos. De manera tal que el texto bíblico leído en ivrit, en hebreo, siempre me apasionó. Cuando llegué de Israel a la Argentina comencé a enseñar en un colegio hebreo a los 19 años y empecé a formarme con Jaime Barylko. Jaime Barylko fue aquí el precursor en interpretación bíblica moderna, era maravilloso. Enseñaba yo Torá, en tipo grado y a su vez me formaba. Nunca deje de estudiar Biblia un solo día de mi vida.

En el ínterin me recibí de abogada, crecí como abogada pero a la vez era docente de hebreo. Deje el ejercicio profesional de la abogacía y comencé a estudiar filosofía. Era docente en la facultad. Soy aún hoy docente invitada de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires, soy una teórica anual.

En el año 2005 era coordinadora académica de un centro de altos estudios de la Universidad Hebrea de Jerusalén, del rectorado de la Universidad Hebrea de Buenos Aires y traía docentes titulares de cátedra de Jerusalén a dar aquí seminarios de doctorado. Decidí traer a Moshe Idel en el año 2008. Tres años antes Moshe Idel era el número uno de Cabalá en el mundo, era el titular de pensamiento judío de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Es el hombre que más sabe de Cabalá en el mundo, del círculo directo de Gershom Scholem. Yo sabía que iba a coordinar su seminario de doctorado y por ello me puse a estudiar ferozmente Cabalá.

Para mí fue muy fácil porque yo ya me había vuelto una especialista en interpretación y en hermenéutica bíblica. Si la Cabalá es el mapa, la Biblia es el territorio. No hay Cabalá sin Torá. Sin advertirlo, me fui convirtiendo en una autoridad en mística hebrea. Con Moshe Idel aprendí a meditar, aprendí las meditaciones antiguas de los mekupalim, los cabalistas. Luego con Rajel Elior, quien es una de las grandes de la Cabalá en el mundo y también de la Universidad Hebrea de Jerusalén con quien mantengo contacto académico hasta el día de hoy.

Me formé en Cabalá como autodidacta. Siendo mujer y secular mi única posibilidad era leer los libros de los grandes y viajar. Viaje a Boston, a estudiar un poco con Arthur Green y a Berkeley con Daniel Matt, así como a Jerusalén para trabajar con Rajel Elior. Con los años me convertí en una referente de Cabalá también en el mundo de habla hispana.

Hace nueve años, me divorcié, quedé a cargo de mis dos niñas y mi situación económica era grave. Dije, “Bueno, a ver si convierto todo este saber en algo que me facilita también vivir dignamente”. Comencé a abrir grupos de Cabalá, llegué a tener muchísimos grupos de Cabalá. Tengo gente en lista de espera aún hoy. Tengo menos grupos, porque tengo menos tiempo y la gente me demandaba una Cabalá que pudiera proveer respuestas a lo cotidiano. No la Cabalá clásica.

Y es así como creé en los últimos años un saber llamado Cabalá Práctica, que es una unión entre la Cabalá tradicional reinterpretada por mí. Le sume elementos de la filosofía. Yo en el ínterin estudié filosofía, no pude terminar pero tengo estudios avanzados en filosofía, más este saber hacer, este savoir faire que me dieron los años del ejercicio profesional de la abogacía.

Hoy soy directora de estudios judaicos del Colegio Tarbut. Conozco mucho de gestión, creé una herramienta maravillosa que es Cabalá Práctica a la que le sume pequeñas meditaciones exprés visualizando letras hebreas y palabras bíblicas. Creé una herramienta potente y actual que permite generar cambios casi inmediatos en el día a día. Una especie de complemento a las terapias psicoanalíticas tradicionales. Lo pasmé en mi primer libro y ahora estoy escribiendo un segundo libro mucho más práctico aún. Esa soy yo.

Enlace Judío: Lo que más me impresiona es por donde empezaste, que desde niña te encantó el hebreo y desde niña te encantaron los estudios bíblicos. ¿Qué había ahí? A veces es difícil encontrar niños que tengan esa interioridad para acercarse a la Biblia, un texto tan antiguo. ¿Qué te llamaba tanto la atención y que a lo largo de los años te fue acompañando?

Fabiana: Una nace en la familia en la que nace. Con los años uno sabe que no todos los ámbitos familiares a los que llegan niños son sanos y aptos. A mí me ha tocado lo que me tocó. Era un hogar en el que no era fácil vivir. Esa es la verdad.

Yo busqué y encontré en el texto bíblico sentido, en las historias más que en la escuela, especialmente en el texto bíblico del mismo Génesis; en las historias de la Torá un cobijo, un ideal de justicia, de moral, de causa y efecto. Pero básicamente un ideal de justicia y organizador que en la casa en la que yo vivía no había.

Hay un libro maravilloso de Tolstoi que se llama Anna Karenina. En el prólogo, Tolstoi dice una frase que a mí me impactó mucho. Todas las familias felices se parecen, en cambio, las infelices lo son cada una a su modo. A lo largo de Bereshit, del Génesis, del primer texto de todo el texto bíblico, no hay una sola familia feliz. Yo encontré el sentido que no encontraba en mi día a día. Ese ideal de justicia que no se daba en el que yo vivía en el día a día. Eso me dio un sentido, me ayudó, me guío y me dio cobijo.

Hace unos años, ojalá pueda presentarlo en México en alguna charla, creé un curso para trabajar algunas temáticas o conflictos de la adolescencia tomando como modelo situaciones o figuras bíblicas. Lo presenté en su momento en ORT en el colegio que dirijo y tiene potencial. Ojalá podamos charlarlo en México y yo pueda presentarlo en algún colegio.

Veo a Génesis capítulo uno con la Expulsión del Paraíso, no como algo negativo, sino como algo maravilloso, como la opción por el deseo. Veo en Abraham, la primera persona que se anima a matar al padre interno, alguien que se juega por la posibilidad de cambiar su destino. Veo en Noé a un tipo, un ser de la transición que muestra que es lo que uno está dispuesto a ceder por seguir el camino de su deseo. Encuentro la vuelta a un libro que construyó la conciencia espiritual de Occidente. Puedes elegir no leer una sola página del texto bíblico en toda tu vida, pero no vas a poder evitar que los mandatos, que las ideas y que las nociones que aparecen por primera vez en este texto te atraviesen y te interpelen todos los días.

Enlace Judío: ¿Cómo lograste a través de este estudio de largos años ir integrando ese aprendizaje a la vida, a la filosofía, para luego trasmitirlo a más gente? ¿Cómo trabajas con tus alumnos para formarlos en este sentido?

Cabalá es un vocablo hebreo que significa recepción, recibir un saber. También significa paralelismo, diálogo entre Cielo y Tierra, lo que tú quieras en definitiva. Es lo interesante de esta Cabalá Práctica, no me refiero a la Cabalá clásica que hoy es bastante difícil de practicar más por una mujer. La Cabalá fue hecha por hombres en el medioevo, se requiere una mirada comprometida, femenina, para poder actualizar y volverla vigente y potente.

La Cabalá es recibir un saber, pero no un saber de tipo reflexivo, sino un saber intuitivo. Significa abrirte a la posibilidad de incorporar un saber que viene en tu ADN. Puedes elegir advertirlo o no advertirlo. Cabalá significa recibir una serie de leyes cósmicas de cumplimiento obligatorio y necesario, la primera de esas leyes cósmicas señala que todo es uno y uno es todo.

En este día a día esquizofrénico, maravilloso fugaz, breve, de Internet y de soportes vastísimos que tienen un mínimo de profundidad, si rascas un poquititín de la realidad cotidiana, verás que hay una realidad más profunda que le da sentido a todo lo que vivís todos los días y esa realidad profunda es una. Creador y criatura, que lo divino y lo privado, que D-os y el hombre son uno. No estás escindida de lo sagrado.

Todos vivimos, quien más o quien menos situaciones coyunturales duras en algún momento de la vida o sencillamente hay mañanas en la que te levantas y dices, “Oh my G-d ¿Cómo voy a hacer para atravesar este día?”. Si te levantas en la mañana y agradeces en el idioma que quieras y en el formato que quieras, en nuestra tradición hay una plegaria que se llama Mode Aní. Si vos te levantas a la mañanita y agradeces haberte levantado con salud, que no es una obviedad, sentís en ese momento un lazo con algo que te trasciende muy potente y que te regaló la posibilidad de dar, de levantarte con salud. Yo planteo una serie de gestos cotidianos semanales o mensuales que uno debería empezar a realizar o frecuentar.

Todos estos gestos que provienen de esta Cabalá originaria, adaptada de un modo práctico te permiten sentirte uno con lo divino. Ello significa que aun cuando piensas que sos huérfano de energía o que estás débil, o que no vas a poder actualizar el lazo con lo divino te permite visualizar esa potencia que naturalmente tienes, que la potencia surge sólo en situaciones límites y es una pena.

Reactualizar el lazo con lo sagrado que llevas dentro te vuelve un ser más potente más autónomo, más incharge, más en control. Esa es la primer ley que te regala la Cabalá. Después hay una serie de leyes que no puedo desplegar aquí porque necesitaríamos dos o tres horas.

Una segunda ley podría ser: soy creador de mi propia vida todos los días por acción o por omisión. Una tercer ley posible es no hay nada más importante que interpretar con sabiduría qué es lo que te sucede, porque en base a cómo miro, lo que me pasa es cómo actúo.

Esto después lo retoma un filósofo maravilloso como Friedrich Nietzsche que va a decir que no hay hechos, hay interpretaciones. Yo transito mi vida según como miro aquello que me sucede. Entonces tengo que hacerme de herramientas para mirar sabiamente lo que me pasa; no como una víctima la cual lo malo le sucede en exclusiva, etc.

Yo trabajo con adultos, pero soy directora de un colegio de estudios judaicos que trabaja con niños y me involucro mucho con los alumnos. Estoy ahí a disposición. Hemos creado desde mi departamento el primer módulo de Filosofía judía para niños que creo hay en el mundo. Para niños de primero y segundo año. Niños de seis y siete años están habilitados para formularse las grandes preguntas que a esa edad surgen con naturalidad. Los guiamos de un modo sinérgico para que encuentren la respuesta en el texto, en la Torá.

Trabajo también con adolescentes mirando historias bíblicas de Bereshit (Génesis), por ejemplo, la historia de Yaakov, de Rajel y Lea me sirve a mí para trabajar con adolescentes niñas en edad temprana 13, 14 y 15 años. ¿Qué sucede cuando yo no soy la elegida? Poder guiarlas en la idea de que entregarse a la sexualidad de un modo prematuro no les garantiza el amor. Si no que veamos qué sucedió con Yaacov, con Rajel y Lea. En fin, son situaciones en las cuales oímos al niño, al adolescente y le proveemos de herramientas no convencionales.

Enlace Judío: ¿Cómo le hiciste para retomar una tradición tan antigua, textos tan cargados de tradición y llevarlos a la vida de hoy a la actualidad?

Fabiana: La Cabalá se formaliza en el medievo, en el año 1100 o en el 1200, pero la Cabalá es mucho más antigua. La Cabalá es mística, y el místico es aquel que necesita experimentar en su propia carne la presencia de aquello que está más allá o más acá de él, que él llama el Infinito, el Ein Sof. Estos sujetos que escriben, yo te decía al inicio, que no hay Cabalá sin Torá. Básicamente la Cabalá es otro modo de interpretar el texto bíblico de un modo más erótico.

Toda religión tiene un espacio esotérico, que es aquel integrado por los textos que conocemos. Por ejemplo, el común, las tradiciones, los jaguim (las festividades), etc, en un espacio esotérico, hacia adentro, secreto que conocen unos pocos.

Eso es la Cabalá, la mística judía, ahora tanto los creadores del texto bíblico, como aquellos que escribieron los más de 30,000 manuscritos de mística judía, (están hoy en la biblioteca de la Universidad Hebrea de Jerusalén) eran sujetos que meditaban, no hay Cabalá sin meditación. Yo medito y hago tefilá (rezo) en la mañana.

Uno medita para acceder a niveles de percepción, de conciencia más extendidos. El meditar te permite acceder a cierta sabiduría, la razón por la cual el texto bíblico, la Torá, el Tanaj, a 2 mil,  3 mil o 4 mil años después de su confección tienen vigencia. Los sujetos que escribieron esos libros meditaban tres horas diarias; media hora antes y después de cada plegaria. Hay tres plegarias diarias.

El cabalista medita en sueños y dirige su propio sueño. Algunos de estos textos son un poco delirantes, lo digo con respeto, pero muchos otros son textos de profundidad y de intensidad. Te revelan el conocimiento del alma humana en un modo tan acabado. Son libros tan profundos que el cordel orbital está ahí. Aunque venga alguien y me diga que los tiempos hoy son tiempos de pos verdad, yo lo que le respondería es la verdades siguen siendo las mismas. El modo de relacionarse o de sentirse interpelado por las mismas verdades es lo que ha cambiado. Las verdades siguen siendo las mismas.

El hombre sigue estando atravesado por el deseo del éxito, por la tristeza cuando no es elegido, por la percepción de que no es amado de la misma forma de lo que es su hermano, por la añoranza de lo que tiene otro.

Yo he tomado los textos clásicos, estudiado mucho desde un lugar muy de neófita. Apoyandome en algunos pensadores como Freud y Lacan, o pensadores argentinos en su momento. Siempre me dedique a las gestiones, he sido una mujer muy inserta en su realidad, como abogada y como asesora educativa. Eso me dio una inserción en la realidad muy potente.

Tome los textos clásicos, le sume reinterpretaciones del texto bíblico muy propias, le sume pensamientos accesibles de filósofos que me apasionan y un poquito de psicología y meditaciones breves. Esta mezcla derivo en una herramienta actual y potente que yo llamo Cabalá práctica, y hoy diría espiritualidad práctica. En el último tiempo le he sumado también el Leniagrama al árbol de vida clásico. Yo diría que tengo una herramienta, una especie de carta astral que toma como base el árbol de vida y el Leniagrama y otras nociones de la Cabalá.

Eso se lo entrego al individuo que me viene a consultar por un mapa de lo que él es. Antes yo no lo tenía contemplado, pero cada vez más hago más consultas individuales. Le digo cuál es su letra que debe invocar, cuál es su número, cuáles son ciertas características.

Enlace Judío: ¿Eres la primera en hablar de Cabalá práctica o ya se había hecho antes?

Fabiana: Yo vengo dedicándome a la interpretación bíblica desde que era muy pequeña. Llevo muchos años ya y frecuento la Cabalá ya desde hace muchos años también. Siempre lo he hecho desde un lugar de mucho respeto, me formé en la Academia con los grandes académicos, leyendo a los grandes.

Yo valoro cualquier tipo de acercamiento genuino a la espiritualidad, pero lo mío tiene muy poco que ver, nada o casi nada con algunas otras propuestas pertenecientes a la Cabalá práctica. Por ejemplo, el West Coast Kabbalah, la Cabalá de la nueva era que es el que practica el Kabbalah Center u otros ámbitos. Me imagino que debe haber alguna otra gente que habla de Cabalá práctica, no lo sé. Supongo que debe haber, sería muy pretencioso de mi parte pensar que soy la única.

No puedo responder por otros, pero mi formación es en la Academia. Primero fui filosofa y después cuando tuve que levantar una casa, con dos niñas muy pequeñas y la tristeza de la separación, conformé a esta sabiduría académica en una herramienta muy muy práctica. En los últimos tiempos me he acercado a espacios empresarios para dar talleres. También a espacios frecuentados no por asistentes de la colectividad judía, sino a públicos más amplios, más masivos. Me han pedido colaboración en un diario en Argentina que es masivo. Para un diario de economía que en Argentina es acá de los más conocidos.

He tenido que hacer videos de dos minutos sin resignar valía y profundidad, hablar en un lenguaje llano hoy muy accesible esta herramienta que se llamó Cabalá práctica, y que ahora se llama espiritualidad práctica.

He armado en el último tiempo un programa al que yo llamo Joy Journey of You, un viaje hacia vos mismo que está basado en la frase más impactante de importante de todo el texto bíblico, que es la que oye Abraham y se refiere al Lej Lejá. Lej Lejá, que es “ve hacia ti”. No hay ningún otro viaje más revelador que la que se realiza sacando la mirada de los objetos de consumo girándola y poniéndola en mí. Ese es el inicio de la transformación que va a sostenerse en el tiempo.

Enlace Judío: Quería preguntarte si nos puedes platicar un poco del nuevo libro que acabas de publicar. Fue un total éxito, se llama Kabbalah Práctica ¿Cómo construir una vida valiosa? ¿Qué nos puedes decir de él?

Es un libro maravilloso que plasma esta herramienta que se llama Cábala Práctica, de un modo accesible y a la vez profundo. Está lleno y cargado de tips de aplicación casi inmediata para construir una vida valiosa, además te enseña cómo meditar visualizando letras hebreas. Las letras hebreas aportan una energía única y potente y según lo que necesitas conseguir visualizando la letra adecuada se vuelve posible. Es un libro que se ha vendido muy bien acá y agradezco a la editorial Kier que haya abierto la posibilidad de presentarlo en la FIL. Ya se está distribuyendo en México, en Chile y en varios países.

Enlace Judío: Tengo entendido que presentarás este libro dentro de unas semanas en México

Efectivamente, lo presentaré en México, en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara el martes 28 a las 19 horas en el Pabellón internacional Sala A. Están todos invitados, daré una charla en donde proveeré de tips y de pequeñas ayudas para vivir mejor. Estaré en la Casa del Libro, Quevedo, DF el próximo día jueves 23 y estaré en la comunidad Beth – El el día domingo 26 dando un taller profundo y maravilloso de espiritualidad práctica. También estaré en la Universidad Hebraica el día lunes 27. Espero verlos ahí.

1 Comment

  1. Florentino Gutierrez R. dice:

    ¿Por qué en la página 69 hay dos representaciones del Árbol de las Vidas, una con los nombres de las esferas en castellano (11 esferas) y otra con los nombres de las esferas en hebreo (10 esferas)? Me crea una gran confusión, porque a lo largo de todo el texto habla de 10 esferas, no 11.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Suscríbete al boletín diario
Para recibir las noticias más relevantes del día
Suscríbete ahora
Suscríbete a nuestro newsletter semanal
Para recibir las noticias más relevantes de la semana
Suscríbete ahora
Enlace Judío
Suscríbete a nuestro newsletter para estar enterado de nuestras noticias más relevantes
Información es poder
Semanal
Todos los días
Enlace Judío
Información es poder
Suscríbete a nuestro newsletter para estar enterado de nuestras noticias más relevantes
Todos los días
Semanal
Suscríbete al boletín

Send this to friend