avatar_default

No hay registros de judíos en Gran Bretaña en tiempos de los romanos, en comparación con países como España, Italia o Francia. Los primeros judíos llegaron después de la conquista normanda en 1066. Guillermo de Normandía invitó a financieros judíos de Ruán a venir a Inglaterra.

Prosperaron en Inglaterra, principalmente como financieros pero finalmente se enfrentaron a los prejuicios de algunos nobles en deuda. Culminó con la expulsión de los judíos de Inglaterra en 1290. En siglos posteriores, la única mención de los judíos estaba relacionada con los médicos de la corte o los músicos de Italia.

Después de la expulsión de los judíos de España en 1492 y Portugal en 1497, y el establecimiento de la Inquisición española, un grupo de comerciantes ibéricos se estableció en Gran Bretaña, ostensiblemente cristiana, pero que consistía en conversos judíos.

En 1656, el rabino Manoel Dias Soeiros (Manasé ben Israel), de Amsterdam, donde una comunidad de judíos marranos se estableció, huyendo de la Inquisición, y volvió al judaísmo, visitó Inglaterra para tratar de persuadir al gobierno inglés para que permitiera a los judíos establecerse en Inglaterra. Conoció a Oliver Cromwell, Lord Protector, que estaba favorablemente dispuesto a la idea, y después de que una Comisión deliberara sobre el problema, se anunció que el Decreto de Expulsión en 1290 era un Real Decreto, y ya no tenía ninguna relevancia con la acefalia.

Los mercaderes portugueses inmediatamente comenzaron una sinagoga en una bet hacnéset El rabino Menasé ofició en más de una ocasión. La comunidad judía fue establecida por los sefardíes en Inglaterra, y con los años atrajo a muchos más marranos de España y Portugal, tratando de huir de la Inquisición.

Muchos de los comerciantes portugueses eran ricos y de ellos, varios lograron posiciones destacadas en la sociedad británica. La comunidad sefardí prosperó y construyó su primera sinagoga en la calle de Bevis Marks en Londres en 1701, de nombre Cahal Cadosh Shaar haShamáyim.

Hubo refugiados asquenacíes de Polonia y Alemania que recibieron ayuda de los sefardíes, pero los sefardíes siguieron siendo la sección dominante de la comunidad judía británica durante más de cien años, con nombres como Montefiore, Disraeli, Mocatta, Lindo y Da Costa. La familia Disraeli engendró uno de los primeros ministros más importantes de la historia británica.

No fue sino hasta el siglo XIX que una avalancha de refugiados de Polonia y Europa del Este cambiaron la composición demográfica de los judíos británicos, y las familias asquenacíes, como los Rothschild, se hicieron prominentes. La comunidad sefardí siguió ocupando puestos importantes en la sociedad británica, pero los asquenacíes los superaban en gran número.

Alrededor de 1912, una nueva afluencia de sefardíes llegó esta vez de Turquía y Grecia, principalmente de Salónica. Debido al declive del Imperio turco y la toma de control de Salónica por parte de Grecia, se produjo un gran éxodo de sefardíes, muchos de los cuales fueron a EUA, Francia e Inglaterra. Los que vinieron a Inglaterra formaron una comunidad separada de los sefardíes de Bevis Marks, pero aceptaron la autoridad superior de esta última.

Con la ayuda de Bevis Marks y la Fundación David Sassoon, la comunidad oriental logró construir su propia sinagoga en Holland Park, Londres, en 1928. Aunque ambas comunidades sefardíes pueden rastrear sus orígenes a los judíos de España y Portugal, fue la sinagoga de Holland Park, la que mantuvo su conexión con el yudezmo o ladino.

Hay alrededor de 10 sinagogas sefardíes en Gran Bretaña, la mayoría en Londres, pero la de Bevis Marks sigue dominando la sociedad sefardí en las Islas Británicas.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí