Inicio » Opinión » Historia Judía » ¿Cómo se aprovechó Hitler de los judíos que defendieron a Alemania en la Primera Guerra Mundial?

¿Cómo se aprovechó Hitler de los judíos que defendieron a Alemania en la Primera Guerra Mundial?

Enlace Judío México – En una nueva obra, el historiador Tim Grady analiza cómo Hitler y el nazismo se aprovecharon de distintos temas en los que los judíos estuvieron involucrados en la Primera Guerra Mundial para cargar contra ellos mismos y culminar en el Holocausto.

Durante la Primera Guerra Mundial, casi 100 mil judíos alemanes sirvieron como soldados, marineros, aviadores y administradores militares del Imperio Alemán. Pero lejos de un mejoramiento de la opinión pública alemana hacia los judíos de Alemania tras el final de la guerra, el resultado fue el contrario: la narrativa antisemita sólo se incrementó.

Entre los mitos comunes que circulaban en ese momento estaban las afirmaciones de que los judíos obtuvieron ganancias gracias a la guerra. Además de eso, se rumoreaba que los judíos “huían” de la misma, un término usado para describir la evasión del campo de guerra por los soldados.

La mezcla de prejuicios y estereotipos llevó rápidamente a un pueblo alemán golpeado por su aplastante derrota en el conflicto internacional a fijar todos sus problemas en, como habría dicho el sociólogo Rene Girard, un chivo expiatorio: los judíos.

“Si queremos entender claramente cómo llegaron los nazis al poder, necesitamos ver que fueron los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial los que fueron fundamentales para su ascenso”, dice al portal The Times of Israel el historiador británico Tim Grady, cuyo último libro es “Un legado mortal: los judíos alemanes y la Gran Guerra“.

“Los legados que surgen de la Primera Guerra Mundial, como la guerra total y una cultura de destrucción, son extremadamente importantes”, dice Grady. “Estas permanecen después de 1919, en la República de Weimar, que nunca se convierte realmente en una sociedad sana de posguerra. Y así los nazis construyen y se desarrollan a partir de esta derrota y legado”.

Por lo tanto, mientras la experiencia de los judíos alemanes en tiempos de guerra “era casi la misma que la de los demás alemanes”, dice Grady, la inestabilidad y el caos que resultaron de las ganancias de algunos judíos prominentes fueron eventualmente explotados por los nacionalsocialistas cuando el partido se postuló para el poder.

A través de la figura de Adolf Hitler, el partido nazi se convirtió en lo que Grady llama “la personificación de la Primera Guerra Mundial“.

“Son el partido que vengará la derrota de Alemania“, dice Grady, “y parte de su legado de la Primera Guerra Mundial implica atacar a los judíos“.

Un paso crucial para convertir a los judíos en chivos expiatorios fue el mito de la “puñalada en la espalda“, que se originó en 1917 a raíz de la resolución de paz del parlamento alemán que buscaba terminar rápidamente con la Primera Guerra Mundial. El mayor general del Imperio AlemánHans von Seeckt se quejó de que el “frente [doméstico civil] apuñaló [a Alemania] en la espalda” con esta decisión.

“Para los nazis, la ‘teoría de la puñalada en la espalda’ es el legado crucial de la Primera Guerra Mundial“, dice Grady.

Sin embargo, el mito no comenzó a ganar impulso hasta que Paul von Hindenburg y Erich Ludendorff testificaron ante la Asamblea Nacional en la nueva República de Weimar en 1919 culpando a los judíos por este hecho y tomó más auge en la década siguiente.

La leyenda de la “puñalada por la espalda” jugó un papel crucial en el aumento del antisemitismo y la popularidad del partido nazi en la Alemania de la posguerra.

“En la visión del mundo nazi, entonces, los judíos son responsables de esta puñalada en la espalda, y por eso deben ser eliminados si Alemania va a volver a ser fuerte alguna vez”, agrega Grady.

Un factor crucial que permitió que floreciera esta narrativa antisemita paranoica fue el levantamiento socialista de enero de 1919 en Alemania. Los llamados espartaquistas eran comunistas dirigidos por Karl Liebknecht y la judía Rosa Luxemburgo. Su principal objetivo: implantar la Revolución en Alemania tal como había ocurrido en Rusia dos años antes.

La extrema derecha en Alemania entendió esto inmediatamente, dice Grady, llamando a la revolución “no otra cosa que una dictadura de los judíos“.

Pero como deja en claro el libro de Grady, la política de la extrema izquierda encontró poca tracción con la mayoría de los judíos alemanes durante este período, predominantemente porque la mayoría de ellos simpatizaba con los moderados.

Sin embargo, debido a que varios judíos prominentes estuvieron involucrados en la revolución tanto en Alemania como en Rusia, una narrativa de conexión entre los términos “revolución” y “judío” se volvió inevitable entre sus opositores.

“Esa narrativa es muy difícil de cambiar una vez que comienza, especialmente en una sociedad cada vez más divisiva después de la guerra”, dice Grady.

“A medida que el sufrimiento de la sociedad alemana aumenta durante la guerra, surge la historia de que los judíos parecen vivir mejor que el resto de los alemanes”, dice Grady. “Ese discurso aumenta a medida que la guerra continúa”.

Walter Rathenau y sus intereses comerciales también son importantes para el aumento de este [sentimiento] antijudío“, agrega.

Rathenau es una figura prominente en el libro de Grady. Era un judío que incursionó en la política, diplomático, industrial, autor, hombre de letras y coleccionista de arte. Nacido en 1867 en Berlín en el seno de una acaudalada familia judía, su padre, Emil Rathenau, fundó la Allgemeine Elektricitäts-Gesellschaft (AEG), una empresa de ingeniería eléctrica.

Debido a la centralidad de la AEG en la economía del Imperio Alemán, Rathenau fue nombrado para supervisar recursos y materias primas en la industria de la guerra. En enero de 1922, fue nombrado titular del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Weimar, el único judío hasta hoy que ha logrado alcanzar un rango tan alto en el gobierno germano.

En junio de ese mismo año, Rathenau fue asesinado por los ultraderechistas Ernst Werner Techow y Hermann Fischer, quienes creían que el ministro era uno de los “Ancianos de Sión“, la fantasiosa camarilla mítica de judíos que, según los infames “Protocolos” de manufactura zarista, conspiraban en secreto para dominar el mundo.

Rathenau fue uno de los primeros defensores del expansionismo alemán: la idea de que Alemania podría dominar económicamente y expandirse hacia Europa Central” dice Grady.

La prensa de derecha en Alemania criticó los movimientos de Rathenau, señalando que estaba obteniendo grandes ganancias de la guerra. Esa crítica continuó cuando asumió su papel ministerial en la República de Weimar más adelante, dice Grady.

“Esto luego se convirtió en una narración de ‘Los judíos se han beneficiado de la derrota de Alemania.’ Y esa narración se desarrolla aún más: son los hombres de negocios judíos y los políticos judíos los que lideran esta república judía“, dice Grady.

Rathenau, sin embargo, no fue excepcional en el hecho de que era un judío alemán que buscaba expandir Alemania hacia los territorios de Europa Central y Oriental durante la Primera Guerra Mundial. Como el libro de Grady documenta con análisis rigurosos, los anexionistas judíos alemanes podrían encontrar muchas razones para fijar su mirada territorial hacia el este.

Y, quizás la más importante aún, era que se trataba de la región en la que los judíos anexionistas alemanes tenían puestos sus ojos era el hogar de la mayoría de los millones de judíos que vivían en los territorios del tambaleante Imperio Ruso. Era una zona que se extendía desde Ucrania en el sur a través de la Polonia rusa y hasta los estados bálticos en el norte.

“El frente oriental se vuelve realmente importante durante la Primera Guerra Mundial“, dice Grady, “porque sembró las semillas de la idea de que Europa Oriental realmente es este lugar de expansión para la anexión”.

“Estas ideas se discuten hasta los años 1920 y 1930. Y luego se establece en la ideología nazi: este es el lugar para el expansionismo”, continúa el historiador.

Durante la ocupación alemana de la Primera Guerra Mundial en Europa Oriental, la administración imperial alemana utilizó dos tácticas en su intento de expandirse hacia el este: dominación militar total y realizar esfuerzos para unir a la población local mediante acuerdos.

La cultura y la costumbre judías también desempeñaron un papel importante en estas ideas, como señala Grady: “Para los judíos [alemanes], este expansionismo en la Primera Guerra Mundial también trata de aprender más sobre la cultura judía de Europa Oriental, para casi deleitarse con esta forma pura de judaísmo que no ha sido destruido por la cultura occidental. Así que esto le da a los judíos alemanes un gran interés en estos judíos de Europa del Este“.

El libro de Grady otorga una enorme importancia al hecho de que tanto incluso los judíos formaron parte del forjamiento de la ideología definitoria que surgió de Alemania a partir de esta época histórica.

En el capítulo final del libro de Grady, recuerda cómo en 1949, Ernst Kantorowicz reflexionó sobre su servicio militar en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial. El historiador medieval judío-alemán llegó a la conclusión de que, irónicamente, sus esfuerzos personales en tiempos de guerra ayudaron a Hitler a subir al poder.

“Luchando activamente, con rifle y pistola”, escribió Kantorowicz en su momento, había “preparado, aunque indirectamente, y en contra de mi intención, el camino que condujo al nacionalsocialismo“.

Grady proporciona un contexto histórico en su propio libro, escribiendo cómo “Kantorowicz era muy consciente [de que] la incapacidad de la República de Weimar para ir más allá de la Primera Guerra Mundial provenía de la forma en que los judíos y otros alemanes se habían acercado originalmente al conflicto”.

Kantorowicz, por supuesto, no estaba sugiriendo que los soldados judíos como él, que habían luchado por Alemania entre 1914 y 1918, habían proporcionado deliberadamente las bases para el surgimiento del movimiento nacionalsocialista.

Pero estaba ansioso por expresar que la Primera Guerra Mundial había dado forma a las fortunas de la República de Weimar, un estado democrático débil que surgió después de la lucha.

Con la retrospectiva de la historia antes que él, Kantorowicz pudo ver que el débil estado alemán proporcionaba un vacío en el que florecía el nazismo, lo que dejaba al alcance de Hitler el poder en 1933 con mayor facilidad.

Grady afirma que después de la Segunda Guerra Mundial muchos judíos tuvieron lo que él llama una “relación engañosa” con su legado de lucha en la Primera Guerra Mundial, “especialmente porque estos judíos habían estado involucrados con el ejército alemán que más tarde los atacó”.

“Lo que Kantorowicz estaba diciendo en 1949 se habría compartido con los judíos alemanes, que en ese momento habían sobrevivido al Holocausto“, señala el historiador.

“Hay muchos registros en 1949 de judíos alemanes que descartaban cruces de hierro y trataban de olvidar su registro militar de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, no todos los judíos alemanes estuvieron de acuerdo. Algunos estaban bastante orgullosos de su historial de guerra alemán”, dice.

Grady dice que el pensamiento de Hitler sobre la Primera Guerra Mundial volvería continuamente a un punto único: cómo Alemania podría evitar repetir los mismos errores en un nuevo conflicto de magnitud internacional.

“Para Hitler, el mito de la ‘puñalada en la espalda‘ llevó a la Primera Guerra Mundial a un final repentino e indigno, principalmente por lo que llamó el ‘fracaso de Alemania para reconocer el problema de la raza y en particular el peligro judío‘”, explica Grady.

“Esto llevó a la extrema derecha en Alemania durante la década de 1920 a comenzar a aprovechar las narrativas existentes de la traición judía y cada vez más los judíos se convirtieron en un grupo atacado”, concluye el historiador.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend