jueves 13 de junio de 2024

¿Por qué Hitler odiaba a los judíos?

Enlace Judío México – Independientemente de sus pervertidos pensamientos e indignantes teorías, y a pesar de cualquier experiencia personal que tuviera que lo haya lanzado en contra de los judíos, Hitler fue apoyado en todos los niveles de la sociedad alemana.

DAVID B. GREEN

Uno no puede considerar el Holocausto sin preguntarse sobre la fuente del odio de Adolf Hitler hacia los judíos. Aunque gran parte de su manifiesto político, Mein Kampf, estaba dedicado a explicar ese odio, que era claramente compartido por una entusiasta nación alemana, las acciones tomadas contra los judíos de Europa eran tan monstruosas en naturaleza y escala que fue inevitable que los investigadores buscaran una explicación más personal. Es natural que los académicos y algunos otros escudriñen cada pieza de evidencia disponible para probar algún daño psicológico profundamente personal que explique a Hitler.

Padre ilegítimo

Incluso antes de que Hitler llegara al poder, corrían rumores de que era descendiente de judíos, un detalle de antecedentes personales que sería altamente dañino, incluso humillante para él, y que hizo todo lo posible por erradicar. La idea surgió del hecho, lo cual no era ningún secreto, de que su padre, Alois Hitler, era ilegítimo. Aunque la abuela paterna de Hitler, Maria Anna Schicklgruber, finalmente se casó con Johann Georg Hiedler y tomó su apellido, Alois ya tenía cinco años cuando lo hizo, y nunca reveló, si es que ella lo sabía, quién era su padre.

Naturalmente, había mucha especulación sobre la identidad del abuelo de Hitler, la mayor parte centrada en Johann Georg Hiedler y su hermano, Johann Nepomuk Hiedler, que era el padrastro de Alois, y que le dejó parte de su patrimonio cuando murió.

El ángulo judío de la especulación, sin embargo, se refería a un tercer candidato, un judío llamado Leopold Frankenberg, que según el abogado personal de Hitler, Hans Frank, era el joven hijo de una pareja que contrató a Maria Schicklgruber como cocinera en el momento en que ella quedó embarazada de Alois. De acuerdo con el testimonio dado por Hans Frank en los Juicios de Nuremberg, en 1945-46, había escuchado del propio Hitler en 1930 sobre este antepasado judío. Sin embargo, no se ha encontrado ninguna evidencia que respalde esta afirmación, ni hay ninguna prueba de que siquiera existiera Leopold Frankenberger.

En cualquier caso, la conexión entre tener un ancestro vergonzoso en el árbol genealógico propio que posea un odio patológico hacia ese grupo étnico de antepasados ​​está lejos de ser obvio.

El médico

Otra teoría bien conocida se refiere al médico judío, Eduard Bloch, que cuidó de la amada madre de Hitler, Klara Hitler, antes de su muerte por cáncer de seno, en 1907, a los 47 años. Cuando se diagnosticó la afección de Klara, era incurable, pero El Dr. Bloch, ante la insistencia de su hijo, la trató durante más de un mes con un medicamento cuasi experimental llamado yodoformo. El medicamento le causó un dolor insoportable, pero no extendió su vida.

¿Podría el Holocausto haber sido la venganza de Hitler contra el Dr. Bloch por su incapacidad para salvar la vida de Klara?

Ciertamente, en el nivel consciente, Hitler no responsabilizó a Bloch del sufrimiento de su madre. Después de su muerte, en realidad le escribió al Dr. Bloch dándole las gracias por su dedicado cuidado. Tres décadas más tarde, en la Austria posterior a la Anschluss (anexión) de 1938, cuando Bloch escribió al canciller pidiendo ayuda, Hitler hizo arreglos para que se salvara de las duras medidas que se estaban tomando contra los judíos hasta que pudiera hacer los preparativos para emigrar a los EE.UU., donde murió en 1945.

¿La idea del Mufti?

En otoño de 2015, el primer ministro de Israel sugirió que Hitler obtuvo la idea del Holocausto del líder político y religioso palestino Amin al-Husseini, que fue el gran mufti de Jerusalén de 1921 a 1937. Según Benjamín Netanyahu, a Hitler le hubiera bastado con expulsar a los judíos de Alemania, pero Husseini se quejó de que si lo hacía, simplemente se irían a Palestina. Cuando Hitler le preguntó a Husseini qué era lo que recomendaba, dijo Netanyahu, el árabe le aconsejó que los quemara.

La teoría de Netanyahu no fue aceptada ampliamente, por decirlo amablemente, y él mismo pronto dio marcha atrás en ello mismo, reconociendo que, la responsabilidad de Hitler y los nazis por el exterminio de 6 millones de judíos es clara para las personas imparciales.

La verdad sea dicha

En Mein Kampf, publicado en dos volúmenes, en 1925 y 1926, el propio Hitler explica que no tenía ningún sentimiento especial sobre los judíos antes de trasladarse a Viena, en 1908, y que incluso entonces, inicialmente, pensaba favorablemente sobre ellos. Vio la luz sólo después de la pérdida de Alemania en la Primera Guerra Mundial, por lo que responsabilizó a los judíos.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando la emancipación de los judíos en la mayor parte de Europa los llevó a integrarse cada vez más en la sociedad y en la economía moderna, provocó una reacción violenta. El antisemitismo, en parte asesino, se levantó en todo el continente, incluso en Alemania. Cuando los judíos se mantenían separados en el gueto y se limitaban a ciertas profesiones, era posible acusarlos de clandestinidad, y resentir el interés que cobraban por los préstamos. Pero cuando salieron del gueto y se convirtieron en capitanes de la industria y las finanzas, y social e intelectualmente prominentes, había un nuevo conjunto de razones para odiarlos. El éxito de los judíos emancipados fue quizás aún más irritante que la pobreza y la degradación de los judíos privados de sus derechos, y dio lugar a teorías raciales que postulaban una diferencia biológica esencial en ellos.

Cuando la Alemania imperial cayó en 1918, y el Kaiser alemán Wilhelm fue forzado a abdicar, la teoría popular de que Alemania había sido apuñalada en la espalda por los judíos tomó auge. El papel de los judíos, por un lado, en los movimientos socialistas y comunistas que lideraron las revoluciones tanto en Alemania como en Rusia, y su prominencia en las finanzas internacionales, por el otro, llevó a oscuras teorías sobre la falta de lealtad nacional, su traición y su degeneración.

En la mente de Hitler, todos los grupos que él veía que desbarabatan a Alemania (bolcheviques, socialistas, socialdemócratas) se identificaron con los judíos porque, de hecho, los judíos tenían una representación muy destacada entre cada uno de ellos. Sus teorías políticas se mezclaron con teorías raciales cada vez más técnicas que imaginaban a los judíos, junto con otros grupos como los eslavos y los gitanos, como biológicamente inferiores a los arios, la raza blanca del norte de Europa a la que se suponía que pertenecían los alemanes puros.

Independientemente de sus pervertidos pensamientos e indignantes teorías, y a pesar de cualquier experiencia personal que tuviera que lo haya lanzado en contra de los judíos, Hitler fue apoyado en todos los niveles de la sociedad alemana por personas que estaban listas para ver a su país regresar a la grandeza que sentían se le había negado, y creer que fueron los judíos los responsables de que cayera en desgracia.

Fuente: Haaretz

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad