Inicio » Opinión » Análisis » Alianza secreta: Israel lleva a cabo ataques aéreos en Egipto, con la aprobación de El Cairo

Alianza secreta: Israel lleva a cabo ataques aéreos en Egipto, con la aprobación de El Cairo

Enlace Judío México.- Los yihadistas en el Sinaí septentrional de Egipto habían matado a cientos de soldados y policías, habían jurado lealtad al Estado Islámico, se habían apoderado brevemente de una ciudad importante y habían comenzado a establecer puestos de control armados para reclamar territorio. A finales de 2015, derribaron un avión de pasajeros ruso.

DAVID D KIRKPATRICK

Egipto parecía incapaz de detenerlos, por lo que Israel, alarmado por la amenaza justo al otro lado de la frontera, tomó medidas.

Durante más de dos años, aviones no tripulados israelíes, helicópteros y aviones no identificados han llevado a cabo una campaña aérea encubierta, realizando más de 100 ataques aéreos en Egipto, con frecuencia más de una vez por semana, y todo con la aprobación del presidente Abdel-Fattah al-Sissi.

La notable cooperación marca una nueva etapa en la evolución de su relación singularmente cargada. Una vez enemigos en tres guerras, luego antagonistas en una paz incómoda, Egipto e Israel son ahora aliados secretos en una guerra encubierta contra un enemigo común.

Para El Cairo, la intervención israelí ha ayudado al ejército egipcio a recuperar su equilibrio en su batalla de casi cinco años contra los militantes. Para Israel, los ataques han reforzado la seguridad de sus fronteras y la estabilidad de su vecino.

Su colaboración en el norte de Sinaí es la evidencia más drástica de una reconfiguración silenciosa de la política de la región. Los enemigos compartidos como ISIS, Irán y el Islam político silenciosamente han llevado a los líderes de varios estados árabes a un alineamiento cada vez mayor con Israel, incluso cuando sus funcionarios y medios de comunicación siguen vilipendiando al estado judío en público.

Funcionarios estadounidenses dicen que la campaña aérea de Israel ha jugado un papel decisivo al permitir que las fuerzas armadas egipcias obtengan una ventaja sobre los militantes. Pero el papel de Israel está teniendo algunas consecuencias inesperadas para la región, incluso en las negociaciones de paz en Medio Oriente, en parte al convencer a altos funcionarios israelíes de que Egipto ahora depende de ellos incluso para controlar su propio territorio.

Siete funcionarios británicos y estadounidenses actuales o anteriores que participan en la política de Medio Oriente describieron los ataques israelíes dentro de Egipto, todos hablando bajo condición de anonimato para discutir información clasificada.

Portavoces de los ejércitos israelí y egipcio se negaron a hacer comentarios, al igual que un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores egipcio.

Ambos vecinos han intentado ocultar el papel de Israel en los ataques aéreos por temor a una reacción violenta dentro de Egipto, donde los funcionarios del gobierno y los medios controlados por el Estado continúan discutiendo a Israel como un enemigo y prometen fidelidad a la causa palestina.

Los drones israelíes no están marcados, y los aviones y helicópteros israelíes cubren sus marcas. Algunos vuelan rutas tortuosas para crear la impresión de que tienen base en el continente egipcio, de acuerdo con funcionarios estadounidenses informados sobre sus operaciones.

En Israel, los censores militares restringen los informes públicos de los ataques aéreos. No está claro si alguna de las tropas o fuerzas especiales israelíes ha puesto un pie dentro de las fronteras egipcias, lo que aumentaría el riesgo de exposición.

Al-Sissi se ha tomado aún más cuidado, dicen los funcionarios estadounidenses, para ocultar el origen de los ataques de todos menos de un círculo limitado de oficiales militares y de inteligencia. El gobierno egipcio ha declarado que el norte de Sinaí es una zona militar cerrada, lo que impide que los periodistas recopilen información allí.

Entre bastidores, los principales generales egipcios se han acercado cada vez más a sus contrapartes israelíes desde la firma de los acuerdos de Camp David hace 40 años, en 1978. Las fuerzas de seguridad egipcias han ayudado a Israel a aplicar restricciones al flujo de mercancías dentro y fuera de la Franja de Gaza, el territorio palestino que limita con Egipto controlado por el grupo militante Hamás. Y las agencias de inteligencia egipcias e israelíes han compartido durante mucho tiempo información sobre los militantes en ambos lados de la frontera.

Los funcionarios israelíes estaban preocupados en 2012 cuando Egipto, después de su revuelta en la Primavera Árabe, eligió a un líder de la Hermandad Musulmana para la presidencia. El nuevo presidente, Mohammed Morsi, se comprometió a respetar los acuerdos de Camp David. Pero a los israelíes les preocupaba el parentesco ideológico de la Hermandad Musulmana con Hamás y su hostilidad histórica hacia el propio Estado judío.

Un año después, Al-Sissi, entonces ministro de Defensa, derrocó a Morsi en una toma de poder militar. Israel saludó el cambio de gobierno e instó a Washington a aceptarlo. Eso solidificó la asociación entre los generales en ambos lados de la frontera.

El Sinaí del Norte, una región del desierto montañoso libremente gobernada entre el canal de Suez y la frontera israelí, se convirtió en un refugio para los militantes islámicos en la década anterior a que Al-Sissi tomara el poder. La principal organización yihadista, Ansar Beit al Maqdis, los partisanos de Jerusalén, se había concentrado en atacar a Israel, pero después de la toma de Al-Sissi comenzó a encabezar una ola de ataques mortales contra las fuerzas de seguridad egipcias.

Pocas semanas después de que Al-Sissi tomara el poder, en agosto de 2013, dos misteriosas explosiones mataron a cinco presuntos militantes en un distrito del norte del Sinaí, no lejos de la frontera con Israel. The Associated Press informó que funcionarios egipcios no identificados dijeron que aviones no tripulados israelíes dispararon misiles que mataron a los militantes, posiblemente debido a las advertencias egipcias de un ataque transfronterizo planificado en un aeropuerto israelí. (Israel había cerrado el aeropuerto el día anterior).

El portavoz de Al-Sissi, coronel Ahmed Ali, lo negó. “No hay verdad en la forma ni en la esencia de la existencia de ningún ataque israelí dentro del territorio egipcio“, dijo en un comunicado en ese momento, prometiendo una investigación. “Los reclamos de coordinación entre los lados egipcio e israelí en este asunto carecen totalmente de verdad y van en contra de los sentidos y la lógica“.

Israel no quiso hacer ningún comentario, y el episodio fue casi olvidado.

Sin embargo, dos años más tarde, Al-Sissi aún luchaba por derrotar a los militantes, que para entonces ya habían matado al menos a varios cientos de soldados y policías egipcios.

En noviembre de 2014, Ansar Beit al Maqdis se declaró formalmente como la rama de la provincia del Sinaí del Estado Islámico. El 1 de julio de 2015, los militantes tomaron brevemente el control de una ciudad del norte del Sinaí, Sheikh Zuwaid, y se retiraron solo después de que aviones y helicópteros egipcios golpearon la ciudad, dijeron agencias estatales de noticias. Luego, a fines de octubre, los militantes derribaron el jet charter ruso, matando a las 224 personas a bordo.

Fue alrededor de la época de esos hitos ominosos, a fines de 2015, cuando Israel comenzó su ola de ataques aéreos, dijeron funcionarios estadounidenses, que reconocen que mataron a una larga lista de líderes militantes.

Aunque los sucesores igualmente brutales a menudo intervinieron para reemplazarlos, los militantes parecían adoptar objetivos menos ambiciosos. Ya no se atrevían a tratar de cerrar caminos, establecer puntos de control o reclamar territorio. Se movieron para golpear objetivos más suaves como los cristianos en el Sinaí, iglesias en el Valle del Nilo u otros musulmanes que ven como herejes. En noviembre de 2017, los militantes mataron a 311 feligreses en una mezquita sufí en el norte del Sinaí.

Para entonces, dicen funcionarios de EE.UU., los israelíes se quejaban ante Washington de que los egipcios no estaban cumpliendo con su parte del acuerdo. El Cairo, dijeron, no había logrado seguir los ataques aéreos con movimientos coordinados de sus tropas de tierra.

Aunque los censores militares israelíes impidieron que los medios informativos informaran sobre los ataques, algunos medios de comunicación han eludido la censura citando un informe de Bloomberg News de 2016, en el que un ex funcionario israelí no identificado dijo que hubo ataques israelíes con aviones no tripulados dentro de Egipto.

Zack Gold, un investigador especializado en el Sinaí del Norte que ha trabajado en Israel, comparó los ataques aéreos al programa de armas nucleares de Israel, también un secreto a voces.

Los ataques israelíes dentro de Egipto están casi en el mismo nivel“, dijo. “Cada vez que alguien dice algo sobre el programa nuclear, tienen que agregar en broma, ‘según la prensa extranjera“. El principal interés estratégico de Israel en Egipto es la estabilidad, y ellos creen que la revelación abierta amenazaría esa estabilidad”.

Dentro del gobierno de EE.UU., los ataques son lo suficientemente conocidos como para que diplomáticos y funcionarios de inteligencia los hayan discutido en reuniones informativas con legisladores en el Capitolio. Los legisladores en audiencias abiertas de los comités han aludido con aprobación a la sorprendentemente estrecha cooperación egipcia e israelí en el norte del Sinaí.

En una entrevista telefónica, el senador Benjamin L. Cardin de Maryland, el demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, se negó a discutir detalles de las acciones militares de Israel en Egipto, pero dijo que Israel no estaba actuando “por bondad hacia un vecino”.

Israel no quiere que las cosas malas que están sucediendo en el Sinaí egipcio ingresen a Israel“, dijo, y agregó que el esfuerzo egipcio por ocultar el papel de Israel a sus ciudadanos “no es un fenómeno nuevo“.

Algunos partidarios estadounidenses de Israel se quejan de que, dada la dependencia de Egipto del ejército israelí, los funcionarios egipcios, los diplomáticos y los medios de comunicación controlados por el Estado deberían dejar de denunciar públicamente al Estado judío, especialmente en foros internacionales como las Naciones Unidas.

Hablas con Al-Sissi y él habla sobre la cooperación de seguridad con Israel, y hablas con israelíes y hablan sobre la cooperación de seguridad con Egipto, pero luego continúa este juego engañoso”, dijo el representante Eliot L. Engel de Nueva York, el demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara. “Me resulta confuso“.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, también recordó deliberadamente a los diplomáticos estadounidenses el papel militar israelí en el Sinaí. En febrero de 2016, por ejemplo, el secretario de Estado John Kerry convocó una cumbre secreta en Aqaba, Jordania, con Al-Sissi, el rey Abdullah de Jordania y Netanyahu, según tres funcionarios estadounidenses involucrados en las conversaciones o informados sobre ellos.

Kerry propuso un acuerdo regional en el que Egipto y Jordania garantizarían la seguridad de Israel como parte de un acuerdo para un estado palestino.

Netanyahu se burló de la idea.

El ejército israelí ya estaba apuntalando al ejército de Egipto, dijo, de acuerdo con los estadounidenses. Si Egipto no podía controlar el terreno dentro de sus propias fronteras, argumentó Netanyahu, difícilmente podría garantizar la seguridad de Israel.

Originalmente publicado por The New York Times

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Fuente: Today – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend