Inicio » Destacado » Expertos: La complicidad de los polacos en la muerte de los judíos está muy subestimada

Expertos: La complicidad de los polacos en la muerte de los judíos está muy subestimada

Enlace Judío México.- Según un artículo de 1970, 200,000 judíos murieron por la complicidad de sus vecinos polacos. Una nueva ley en Polonia podría dificultar la publicación de estos hallazgos hoy

AMANDA BORSCHEL-DAN

En un artículo de 1970, el historiador pionero judío-polaco Szymon Datner estimó que 200,000 judíos murieron a manos de los polacos durante la Segunda Guerra Mundial. Al intentar huir de los vagones de ganado y los campos alemanes, encontraron su muerte después de ser entregados a las autoridades, cuando informaron sobre ellos mientras estaban escondidos o fueron asesinados por sus vecinos polacos.

De 1942 a 1945, de acuerdo con los cálculos de Datner, de los 250,000 judíos que intentaron escapar de los alemanes en la Polonia ocupada, solo sobrevivió el 10-16 por ciento.

Un sobreviviente judío del Holocausto, Datner finalmente se convirtió en el director del Instituto Histórico Judío de Varsovia y trabajó como historiador para el precursor del Instituto Nacional de Recuerdo de Polonia (IPN). Pero si estuviera vivo hoy, posiblemente sería procesado por sus hallazgos académicos.

El 6 de febrero, el presidente polaco, Andrzej Duda, promulgó las enmiendas a la Ley para el Enjuiciamiento de Crímenes contra la Nación Polaca del Instituto de Memoria Nacional.

Entre sus enmiendas se encuentra esta controvertida sección del proyecto de ley: “Quien alegue, pública y contrariamente a los hechos, que la nación polaca o la República de Polonia es responsable o corresponsable de los crímenes nazis cometidos por el Tercer Reich … o de otros delitos graves. que constituyan crímenes contra la paz, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra, o quienes de otra manera disminuyan en gran medida la responsabilidad de los verdaderos perpetradores de dichos crímenes, podrán ser multados o encarcelados por hasta 3 años“.

Con su lenguaje vago, esta enmienda podría interpretarse como un mandato para que Datner, un respetado historiador que trabajó para el instituto que lleva el nombre del proyecto de ley, fuera encerrado.

En una publicación abierta tras el anuncio del presidente, el historiador Jan T. Gross denunció la ley, afirmando que, en lugar de proteger la reputación de Polonia, su “objetivo final es falsificar la historia del Holocausto“. Debe notarse que Gross, él mismo ya ha sido cuestionado al menos en tres ocasiones por declaraciones fácticas poco halagüeñas sobre las acciones de los polacos durante la Segunda Guerra Mundial.

El autor polaco Jan Tomasz Gross, autor del libro de 2001 “Vecinos”, sobre el asesinato de la comunidad judía de Jedwabne por vecinos polacos (East News)

Para ser claros, no hay debate sobre el hecho de que los polacos fueron fundamentales para salvar judíos. Más de 6.700 polacos, más que cualquier otro país, han sido honrados por el Museo Conmemorativo del Holocausto Yad Vashem como Justos entre las Naciones: individuos que pusieron en peligro sus propias vidas para salvar judíos.

En los últimos años, sin embargo, los investigadores han descubierto una creciente evidencia de un lado oscuro de las interacciones de judíos y polacos durante la Segunda Guerra Mundial. Y su trabajo ha sido recibido con críticas crecientes y rechazo total por parte de muchos polacos que tienen la impresión de que sus antepasados actuaron completamente honorablemente durante la guerra.

Como la historia del Holocausto está en peligro de politización, el diálogo polaco-judío se está volviendo cada vez más disonante. Es “un tema que desafía la caracterización simplista y está cargado de emoción“, dijo el Dr. Laurence Weinbaum, editor en jefe del Israel Journal of Foreign Affairs. Aplaudió el trabajo “valiente” de los historiadores polacos al descubrir hechos incómodos.

Una de varias fotografías tomadas durante la deportación de los judíos de Oswiecim a campos de exterminio y guetos en la región durante la ocupación nazi de Polonia. (Centro Judío de Auschwitz)

Cierto segmento del mundo académico polaco se distinguió por la forma valiente y sincera en que se ocupó de la compleja cuestión de cómo los polacos se enfrentaron a los designios alemanes para aniquilar a los judíos en su seno.

“La insoportable historiografía que surgió de su investigación no tiene paralelo en ninguna parte de la Europa poscomunista, y nos ha dado una vasta visión de la horrible tragedia que se vivió en tiempos de guerra en Polonia“, dijo Weinbaum.

Los hechos

Havi Dreifuss, erudito de la Universidad de Tel Aviv y director del centro de investigación sobre el Holocausto en Yad Vashem en Polonia, declaró inequívocamente esta semana: “Sabemos que algunos polacos estuvieron involucrados en el asesinato de judíos en algunas ocasiones“.

Havi Dreifuss, un erudito de la Universidad de Tel Aviv y director del centro de Yad Vashem para la investigación sobre el Holocausto en Polonia. Febrero de 2018. (Yad Vashem

Según el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, tanto los polacos de uniforme como ciudadanos particulares, fueron cómplices de la condena a la muerte de sus vecinos judíos. “Polonia fue brutalmente ocupada por los alemanes … Cuando las fuerzas alemanas implementaron el asesinato, recurrieron a algunas agencias polacas, como las fuerzas policiales polacas y el personal ferroviario, para proteger guetos y deportar judíos a los centros de exterminio. Los polacos individuales a menudo ayudaron a identificar, denunciar y perseguir a los judíos que se escondían, a menudo aprovechando el chantaje asociado y participaron activamente en el saqueo de la propiedad judía“.

Lo más notable fue la notoria masacre de cientos de judíos encerrados en un granero en llamas en Jedwabne, así como actos similares en otras partes del condado de Łomża durante el verano de 1941. En esos lugares, los polacos locales estaban “muy involucrados en el asesinato de sus vecinos judíos“, dijo Dreifuss.

Más tarde, después del final de la guerra, como parte de la ola antisemita de la posguerra que arrasó Europa, hubo algunos pogromos en Polonia, de los cuales Kielce es el más conocido. En 1946, los polacos masacraron a unos 40 sobrevivientes del Holocausto en Kielce e hirieron a otros 40. Cientos más fueron asesinados en otros lugares después de la liberación de Polonia, dijo Dreifuss.

El monumento a las víctimas del pogromo de Kielce. (Captura de pantalla, cortesía)

Esos dos eventos – pogroms como Kielce y los eventos en el condado de Łomża – fueron perpetrados en momentos y lugares específicos“, dijo Dreifuss. “Lo que se está estudiando últimamente es algo totalmente diferente: en los últimos años, los investigadores polacos intentan comprender qué pasó con los judíos, entre 1942 y 1945, que huían de los nazis“.

Dreifuss dijo que el primero en referirse al alcance de este fenómeno fue el historiador polaco-judío Datner, quien presentó 200,000 como el número de judíos que perecieron a manos de los polacos.

La investigación actual muestra que se perdieron no solo porque los alemanes estaban buscando a los judíos, sino por una participación profunda de los polacos de todos los sectores de la sociedad. Algunas veces los judíos fueron capturados y entregados a los alemanes, o fueron atrapados y entregados a la Policía Azul [la policía polaca en la Polonia ocupada alemana]. Y algunos fueron asesinados por polacos“, dijo Dreifuss.

De las decenas de miles que intentaron huir, la mayoría fueron asesinados, y los polacos estuvieron muy involucrados“, enfatizó Dreifuss.

¿Por qué?

Las motivaciones de los polacos para asesinar o entregar a sus vecinos judíos fueron variadas, dijo Dreifuss.

No siempre fue antisemitismo. En muchas ocasiones fue avaricia, miedo, peleas, venganza. Hubo muchas razones diferentes“, dijo. “No se puede limitar o resumir los actos de las comunidades en estadísticas. Hubo muchas razones para ayudar, y dañar, a los judíos“.

El nuevo libro de Jan Grabowski, “Hunt for the Jews”, fue publicado en inglés en 2013. (Crédito de la foto: cortesía)

Para los académicos, el espectro completo de interacciones entre judíos y polacos es de interés.

La “Caza de los judíos: traición y asesinato en la Polonia ocupada por Alemania” de Jan Grabowski en 2013 y el “Día soleado hermoso de Barbara Engelking 2016” – Refugio de judíos que buscan en la campiña polaca, 1942-1945, representan las veces sombrías y horripilantes de “bienvenida” a los judíos que pidieron ayuda a sus vecinos polacos. Ambos también dedican capítulos a los polacos que salvaron judíos.

En “Hunt for the Jews”, Grabowski describe episodios escalofriantes en documentos que retratan a un residente polaco de Bagienica llamado Przędział, que descubrió a un par de judíos escondidos en el bosque cerca de su casa. Basado en el libro, un artículo de The Guardian que denunciaba la nueva legislación describía esta escena: “Después de traicionarlos, Przędział exigió su recompensa a los ocupantes alemanes: 2 kg de azúcar. La tasa variaba. En algunos lugares era 500 złoty por cada judío. En otros lugares fueron dos abrigos, antes usados por los judíos, por cada judío traído“.

No es una representación halagadora de los esfuerzos de guerra de un polaco.

El nuevo libro de Jan Grabowski ‘Hunt for the Jews’ se publicó en inglés en 2013. (Crédito de la foto: cortesía

Grabowski, profesor de historia en la Universidad de Ottawa, dijo a The Times of Israel esta semana que su obra ha recibido muchas críticas, “aunque generalmente se basa en el rechazo del conocimiento y no en el cuestionamiento de los hechos“.

Entre otros campos, el historiador ha investigado el número de judíos que murieron a manos de polacos.

Grabowski explicó que los cálculos de Szymon Datner se basaron en una “intuición” de que en 1942, 2,5 millones de judíos de Polonia seguían vivos en Polonia, de los cuales el 10 por ciento intentó huir de los guetos. Solo unos 50,000 vivieron hasta la liberación.

Estas cifras, dijo Grabowski, “fueron intuitivas, sin más investigación que su propia especulación“. Décadas después de los cálculos de Datner, sin embargo, un gran equipo de investigación liderado por Grabowski y Engelking “pudo confirmar las estimaciones de Datner“, dijo Grabowski.

Después de haber estudiado, en los últimos cinco años, nueve condados en Polonia, pudimos confirmar que Datner no estaba muy lejos de la realidad“, dijo Grabowski.

Foto sin fecha publicada por el memorial del Holocausto Yad Vashem de Barbara Engelking, una destacada historiadora polaca, que descubrió nuevas pruebas sobre la matanza generalizada de judíos que huyeron de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. (Yad Vashem vía AP)

La investigación del equipo se publicará en marzo en el compendio de dos volúmenes, “NOCHE sin fin: Destino de los judíos en condados seleccionados de la Polonia ocupada“. Escrito por un grupo de académicos del Centro Polaco para la Investigación del Holocausto, se espera que dé una cuenta mucho más detallada y el desglose de los destinos de los judíos en esos años.

Como dice una página web del libro: “Los números hablan por sí solos: dos de cada tres judíos que intentaron buscar refugio entre los gentiles murieron“.

Los estudios incluidos en los dos volúmenes presentados proporcionan amplia evidencia de los niveles importantes, y previamente subestimados, de la escala de la complicidad de ciertos segmentos de la sociedad polaca en el exterminio de sus vecinos y conciudadanos judíos“.

Pero, ¿serán aceptados por sus propios compatriotas los trabajos completos de los académicos polacos?

Cuando el hecho se convierte en ‘opinión’

En 2001, el presidente polaco se disculpó por la notoria y bien documentada masacre de judíos en Jedwabne por parte de sus vecinos polacos. El presidente Aleksander Kwaśniewski se disculpó en nombre propio y del pueblo polaco, “cuya conciencia está conmovida” por el crimen, dijo.

La Ministra de Educación de la Policía, Anna Zalewska. (CC BY-SA 3.0 Adrian Grycuk / Wikipedia)

En 2014, sin embargo, cuando un entrevistador de televisión preguntó por el hecho de que los polacos quemaron a judíos en un granero en Jedwabne, la actual ministra de Educación, Anna Zalewska, pareció creer que se trataba de “opinión”.

Dreifuss dijo que uno de los tristes resultados del último debate sobre la nueva legislación impulsada por el partido Ley y Justicia de Zalewska es el aumento de algunas voces antisemitas, que ahora se oyen en Polonia después de un período de silencio.

Es preocupante pensar que esta pelea o discusión sobre la ley, lo que ha despertado en algunas partes de la población polaca“, dijo Dreifuss.

Weinbaum, que en mayo de 2008 fue condecorado por el ex presidente Lech Kaczyński con Złoty Krzyż Zasługi (Cruz de Oro del Mérito) por sus continuas contribuciones en el fomento del diálogo entre judíos y polacos, dijo que está triste por la atmósfera retórica de hoy.

Hoy somos testigos de un recrudecimiento generalizado de la retórica burda y ampulosa que caracterizó los peores días de 1968, cuando la mayoría de los judíos que quedaban en Polonia se vieron obligados a abandonar. Los que encabezan esta ley polémica, ostensiblemente anticomunistas, están, paradójicamente, tratando de reducir los derechos civiles duramente ganados por los cuales los polacos lucharon y murieron en la lucha contra la tiranía comunista.

“Al final del día, sin embargo, depende de los propios polacos determinar el ambiente en su propio país. No se puede negar que la situación actual constituye un gran desafío, tal vez incluso el más grande, para el diálogo entre judíos y polacos que se inició en los años ochenta. Lamentablemente, muchos “veteranos” de este encuentro se sienten profundamente decepcionados y desilusionados”.

Una inscripción que dice “They were Flammable” (eran inflamables) y una esvástica Nazi se ven en Jedwabne, Polonia, el 1 de septiembre de 2011, en el monumento dedicado a los judíos de la ciudad de Jedwabne quemados por sus vecinos polacos en 1941. (AP / Michal Kosc /Archivo)

Sin embargo, Polonia no está actuando en una burbuja. Dijo Weinbaum, “Las alocadas afirmaciones de algunos israelíes que han cargado con acusaciones radicales de culpabilidad polaca por el Holocausto, y declaraciones erróneas y despectivas sobre la procedencia de Auschwitz también han contribuido a inflamar las pasiones“.

¿Hechos alternativos?

Hecho: el 90% de la comunidad judía de Polonia fue exterminada durante el Holocausto. La opinión polaca actual: Los polacos lo tuvieron peor durante la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de la sociedad polaca cree hoy que el sufrimiento polaco en el momento de la guerra fue igual o mayor que el sufrimiento de los judíos“, dijo el historiador Grabowski. “No estoy tratando de ser gracioso; estas son encuestas recientes“.

Grupos de extrema derecha organizan una manifestación frente al palacio presidencial para llamar al presidente Andrzej Duda a firmar un proyecto de ley que limitaría algunas formas de discurso sobre el Holocausto en Varsovia, Polonia, el lunes 5 de febrero de 2018. (AP Photo / Czarek Sokolowski)

Teniendo esto en cuenta, tal vez sea comprensible que la legislación revisada contra la difamación reciba hoy una cálida acogida en Polonia.

Es loable ser preciso en el lenguaje al describir el Holocausto. Un impulso para reconocer que Auschwitz fue un campo de exterminio alemán en la Polonia ocupada y no un “campo de exterminio polaco” tiene un apoyo general en el frente diplomático y entre los académicos del Holocausto.

Pero el efecto dominó de legislar el lenguaje también es potencialmente de gran alcance.

Esta ley congelará el debate y la investigación sobre la historia de la Shoá, de eso estoy seguro“, dijo Grabowski.

En su artículo de opinión, el historiador Gross declaró: “Las autoridades polacas quieren amordazar cualquier debate sobre la complicidad de los polacos en la persecución de ciudadanos judíos, haciendo ilegal discutir el asunto ‘públicamente y contra los hechos’“.

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki coloca una vela en una pared conmemorativa con los nombres de algunos de los polacos que salvaron judíos durante el Holocausto, en el Museo de la Familia Ulma de polacos que salvó a judíos durante la Segunda Guerra Mundial, en Markowa, Polonia, 2 de febrero de 2018. ( AP / Alik Keplicz)

El Centro Polaco para la Investigación del Holocausto publicó una declaración expresando su “profunda preocupación” por la ley, que llama “una herramienta destinada a facilitar la manipulación ideológica y la imposición de la política histórica del estado polaco”.

También en Yad Vashem existe preocupación por los posibles efectos secundarios de la vaga redacción de la nueva legislación y sus repercusiones en las áreas de investigación, educación y conmemoración del Holocausto.

Los estudiosos polacos que lideran la acusación por la verdad de los hechos, dijo Dreifuss, son “líder en la investigación del Holocausto, no solo en Polonia, sino en todo el mundo”. Weinbaum agregó: “Tristemente, esos inquebrantables eruditos ahora son vilipendiados y se los cuestiona“.

Lo que está en juego es el principio democrático de la libertad académica.

En lugares normales, la investigación no es aceptada o rechazada por los gobiernos“, dijo Dreifuss. “Si se producen cambios en Polonia o en cualquier país, donde el trabajo de un académico necesitará la aprobación del gobierno, eso es una señal muy mala“.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend