Inicio » Opinión » Análisis » Macron se compromete a reformar el Islam en Francia

Macron se compromete a reformar el Islam en Francia

Enlace Judío México.- El presidente francés Emmanuel Macron, en un esfuerzo declarado por “luchar contra el fundamentalismo” y “preservar la cohesión nacional”, ha prometido “sentar las bases para la completa reorganización del Islam en Francia”.

SOEREN KERN

Es hora de traer una nueva generación“.

Según Macron, el plan, similar en ambición a la Ley Islámica de Austria, tiene como objetivo buscar “integrar mejor” el Islam en Francia para “colocarlo en una relación más pacífica con el Estado”.

Una prioridad clave es reducir la interferencia externa restringiendo la financiación extranjera para mezquitas, imanes y organizaciones musulmanas en Francia. El objetivo general del plan es garantizar que la ley francesa prevalezca sobre la ley islámica para los musulmanes que viven en el país.

En una entrevista el 11 de febrero con el Journal du Dimanche, Macron dijo que el plan, que está siendo coordinado por el Ministerio del Interior, se anunciará en los próximos seis meses: “Estamos trabajando en la estructuración del Islam en Francia y también en cómo explicarlo“, dijo Macron. “Mi objetivo es redescubrir lo que está en el corazón del secularismo -la posibilidad de poder creer y no creer- para preservar la cohesión nacional y la posibilidad de tener una conciencia religiosa libre“.

Macron también dijo que estaba consultando a una amplia gama de expertos y líderes religiosos por su contribución al plan de reforma: “Veo a intelectuales y académicos, como [el experto francés en Islam] Gilles Kepel, y representantes de todas las religiones, porque creo que necesitamos recurrir en gran medida a nuestra historia, la historia de católicos y protestantes“. Agregó:

Nunca le pediré a ningún ciudadano francés que sea moderado en su religión o que crea moderadamente en su Dios. Eso no tendría mucho sentido. Pero pediré a todos, constantemente, que respeten absolutamente todas las reglas de la República“.

El plan de Macron, tal como está concebido actualmente, es vago y poco detallado, pero parece involucrar tres pilares: determinar quién representará a los musulmanes en Francia; delinear cómo se financiará el Islam en Francia; y definir cómo se entrenarán los imanes en Francia.

Representación de los musulmanes en Francia
Un aspecto clave del plan de Macron es reformar el Consejo francés de la fe musulmana (Consejo francés del culto musulmán, CFCM), el interlocutor oficial entre los musulmanes y el Estado en la regulación del Islam en Francia. La organización, que representa aproximadamente 2.500 mezquitas en Francia, fue establecida en 2003 por el entonces ministro del Interior, Nicolas Sarkozy.

El CFCM ha sido criticado por ser ineficaz y polémico, principalmente porque la presidencia rotatoria ha permitido la interferencia de países extranjeros -principalmente Argelia, Marruecos y Turquía– aparentemente para evitar que los musulmanes se integren a la sociedad francesa. Macron dijo que el objetivo era terminar lo que llamó el “Islam Consular” y abrir el CFCM a los “Musulmanes más integrados”.

Es hora de traer una nueva generación“, dijo Hakim el-Karoui, un experto franco-tunecino en el Islam que está asesorando a Macron sobre las reformas. “Hemos visto quince años de debate para defender los intereses de estados extranjeros“.

El Ministerio del Interior tiene la intención de implementar sus reformas en 2019, cuando el CFCM convoque elecciones para renovar su liderazgo. “El momento es propicio para avanzar en las reformas necesarias“, dijo Anouar Kbibech, ex presidente del CFCM.

Según los informes, el plan de Macron también implica el establecimiento de un “gran imán de Francia”, modelado según la posición del Gran Rabino. El individuo tendría la “autoridad moral” para representar al Islam frente al estado. Todavía no está claro cómo un individuo así reconciliaría las tensiones competitivas del Islam para poder representarlos a todos.

Financiar el Islam en Francia
La segunda prioridad de Macron es “reducir la influencia de los países árabes“, lo cual, argumenta, “impide que el Islam francés regrese a la modernidad”. Su plan restringiría que gobiernos o entidades extranjeras financien lugares de culto musulmanes y entrenen a imanes en Francia. Cientos de mezquitas francesas están siendo financiadas por países del Magreb del norte de África y el Golfo Pérsico.

El nuevo plan también intentará iluminar las transacciones financieras de las mezquitas sometiéndolas a la jurisdicción de una ley francesa que regule las asociaciones culturales. Las mezquitas francesas actualmente se adhieren a una ley que regula las asociaciones sin fines de lucro, lo que permite una contabilidad más opaca.

Macron planteó la posibilidad de revisar la “Ley sobre la Separación de Iglesias y Estado” de 1905, que estableció el secularismo estatal en Francia. La ley de 1905, entre otras disposiciones, prohibió la financiación gubernamental de grupos religiosos en Francia. Dirigiéndose a la posibilidad de que pronto se les pida a los contribuyentes franceses que paguen por los musulmanes para rendir culto en Francia, Macron dijo: “La ley de 1905 es parte de un tesoro que es nuestro, pero no consideró el hecho religioso del Islam porque no estaba presente en nuestra sociedad como lo está hoy”.

El plan de Macron supuestamente también prevé el establecimiento de un llamado impuesto Halal, un impuesto sobre las ventas de productos halal para financiar el Islam en Francia. La propuesta se enfrenta a una feroz resistencia de los musulmanes franceses, el 70% de los cuales se oponen a establecer el impuesto, según una encuesta de Ifop para JDD.

Formar Imanes en Francia
Varios cientos de imanes en Francia son funcionarios cuyos sueldos son pagados por gobiernos extranjeros. El ministro del Interior, Gérard Collomb, dijo que el gobierno francés “debería intervenir” en la formación de los imanes para que sean “imanes de la República Francesa” y no “imanes de países extranjeros”.

En una entrevista con Radio France Inter, Collomb dijo: “Podemos ver que hoy tenemos una serie de dificultades simplemente porque hoy en día todos pueden proclamarse a sí mismos imán“.

El plan de Macron ha sido recibido con una mezcla de optimismo, escepticismo y burla.

Ghaleb Bencheikh, un reformista islámico franco-argelino y ex presidente de la Gran Mezquita de París, dijo que el enfoque de Macron era “legítimo” e “interesante”. En una entrevista con Radio France, Bencheikh dijo:

Existe una terrible paradoja de que hay que saber cómo romper. Estamos en un estado secular y este principio sacrosanto del secularismo estipula que la autoridad política no debe interferir en la estructura de un culto, cualquiera que sea. Al mismo tiempo, debe haber una estructura e interlocutores privilegiados del poder político. Los líderes musulmanes son cautelosos, pusilánimes, no han gestionado esta estructura. Como resultado, es legítimo que tanto el Presidente de la República como el Ministro del Interior Gérard Collomb insistan en una estructura saludable“.

Le Figaro observó con escepticismo que los presidentes franceses anteriores hayan hecho promesas similares que terminaron en fracaso:

¿Emmanuel Macron tendrá éxito donde sus predecesores han fallado? La urgencia, en cualquier caso, es muy real. En diciembre pasado, un líder musulmán de Bouches-du-Rhône declaró: ‘Los salafistas han tomado el control del terreno en Francia. Hay un vacío, especialmente con el problema de los imanes que no hablan francés“.

En una entrevista con Les Echos, la líder del Frente Nacional Marine Le Pen dijo que estaba preocupada por un posible desafío a la ley que separa a las iglesias y al estado: “Hay toda una serie de pistas, algunas de las cuales son insoportables, inaceptables: por ejemplo, la idea de un Concordato, la idea de tocar la ley de 1905“.

Pidió a Francia adoptar una línea dura sobre la financiación extranjera del Islam: “Sugiero detener la financiación extranjera de mezquitas y cerrar las mezquitas salafistas. Cualquier imán extranjero que haga un discurso contrario a los valores de la República debe ser expulsado“.

Florian Philippot, ex vicepresidente del Frente Nacional y miembro del Parlamento Europeo, dijo que el plan de Macron no estaba dirigido a regresar a una “República secular”, sino a “proteger a los musulmanes”.

A principios de enero, durante una reunión en el Palacio del Elíseo con representantes de las seis principales religiones en Francia (católica, protestante, ortodoxa, musulmana, judía y budista), Macron anunció que pronunciaría un discurso “importante” pero “desapasionado” sobre secularismo durante su presidencia: “Mi deseo para 2018 es que Francia se convierta, con ustedes, en un modelo de secularismo, sepan escuchar las voces del país en su diversidad, capaz de construir sobre esta diversidad una gran nación reconciliada y abierta al futuro“.

Menos de una semana más tarde, sin embargo, Macron retrocedió bruscamente. El discurso aparentemente fue “eliminado de la agenda” porque hablar de laicismo “en el contexto únicamente del Islam” sería un “error fatal”.

La columnista Hélène Jouan acusó a Macron de intentar jugar a ambos lados contra el medio:

Emmanuel Macron tiene el mérito de mantener un equilibrio sutil entre el apego indefectible a los principios republicanos y la firmeza absoluta frente al Islam radical.

“El presidente prefiere evadir. No estoy seguro de que esto dure. Un evento trágico en Francia lo empujaría, por supuesto, a revelarse, a riesgo, entonces, de alienar a los que juzgarían, desde la derecha o a la izquierda, que hace demasiado o no hace lo suficiente como para perder su posición de “centralidad” que cree que tiene en la pregunta. Mientras tanto, sin embargo, compra tiempo“.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend