Inicio » Entretenimiento » Deportes » Juegos Olímpicos de Invierno: Cuando el patinaje incorporó música

Juegos Olímpicos de Invierno: Cuando el patinaje incorporó música

Enlace Judío México.- La semana pasada contamos cómo se había creado el patinaje artístico, ya que en un inicio éste no contaba con los giros electrizantes, las bellas rutinas ni sus agradables melodías. Así que, retomando el tema, para despedirnos de esta gran cobertura de los Juegos Olímpicos de Invierno, sólo en Enlace Judío, te platicamos como este gran deporte obtuvo su cereza en el pastel.

ISAAC SHAMAH EN EXCLUSIVA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Para principios del siglo 20, Louis Rubinstein, ya retirado del patinaje artístico, y que tiempo antes había incorporado la danza, los giros en el aire, los saltos y varias cosas al patinaje, fungía como presidente de la Asociación del Deporte, cuando surgió una patinadora húngara, que como Louis, también era judía y llegó al deporte para hacerlo aún más mágico.

Aquella patinadora Húngara era Lily Kronberger y en su primera participación a nivel mundial, que por cierto fue la primera competencia en la que participaban mujeres, Lily, con tan sólo 16 años logró ganar la medalla de bronce.

Un año más tarde, en 1907, Kronberger volvió a quedarse con el bronce, pero este sería su último, ya que de 1908 a 1910, Lily ganaría 3 oros seguidos y se consagraría como una de las patinadoras más grandes de toda la historia.

Aunque Lily estaba muy bien posicionada y era la campeona absoluta en el patinaje artístico, para la competencia de 1911, Kronberger decidió cambiar toda su rutina, el cambio era arriesgado, pero en aquel año Lily incorporó música.

Al comenzar su presentación, la gente no sabía qué pasaba, la mayoría estaban más que sorprendidos, pero poco a poco, la afición disfrutaba tanto lo que veía como lo que oía y de esta manera, Lily hizo del patinaje artístico un deporte ardiente que se vive en el helado hielo.

Como era de esperarse, Lily volvió a ganar oro y la música que Lily incorporó a su última rutina como profesional fue adoptada en cada una de las rutinas de las siguientes generaciones.

En 1983, después de 9 años de su muerte, Lily fue seleccionada para ser parte del Salón de la Fama Internacional del Judaísmo en el Deporte, poco después, también fue seleccionada para ser parte del salón de la fama internacional del patinaje artístico.

Uno de los datos más curiosos en el patinaje artístico es que los dos cambios más radicales que tuvo el deporte en toda su historia, tanto las rutinas como la música, los implementaron estos dos personajes judíos.

 

 

*Gracias a nuestra querida Liz por su colaboración para la realización de este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend