avatar_default

Enlace Judío México – Trump expresó su deseo de asistir a la inauguración de la nueva embajada el próximo 14 de mayo y aseveró que si los palestinos no se acercan a la mesa de negociaciones, no habrá ningún tipo de paz.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu y su contraparte norteamericano, Donald Trump, se encontraron en la Casa Blanca este lunes, la primera reunión que ambos sostienen desde el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel en diciembre pasado.

El motivo de la visita de Netanyahu es su participación en la conferencia anual del Comité Americano Israelí de Asuntos Público (AIPAC).

Trump aseveró que es probable que asista a la inauguración de la embajada de EE.UU. en Jerusalén el próximo 14 de mayo, día de la Independencia de Israel, si le posible con su agenda de trabajo. Sobre la misma, dijo que el dinero erogado para su construcción será mínimo, un tema que ha abordado respecto de las misiones diplomáticas de EE.UU. a nivel mundial.

Ayer, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, reveló durante su participación en la AIPAC que su país trasladará su embajada a Jerusalén dos días después que los EE.UU., el 16 de mayo.

Durante su mensaje a medios en la Sala Oval de la Casa Blanca, Netanyahu agradeció a Trump sus últimas acciones sobre Jerusalén e Israel, y reiteró su idea de que con la administración Trump no ha existido como nunca antes un lazo tan estrecho entre EE.UU. e Israel. De la misma manera, señaló que el reto que ambos países enfrentan es Irán y el Acuerdo Nuclear.

Trump reiteró su idea de que existe una gran oportunidad para lograr la paz entre israelíes y palestinos, aunque remarcó que si estos últimos no se acercan a la mesa de negociaciones como hasta ahora ha sido su postura tras el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel, “no habrá paz”.

Los palestinos se han mantenido a la raya de cualquier intervención de EE.UU. en un nuevo proceso de paz, debido a que se oponen totalmente al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. El mes pasado en la ONU, Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, recalcó su deseo de que el nuevo proceso de paz debe tener como condiciones mínimas que se trate de una conferencia internacional y que los EE.UU. no medien en el mismo.

La reunión ocurrió al tenor de la decisión tomada hoy por Nir Hefetz, excolaborador de Netanyahu, de convertirse en testigo protegido para otorgar evidencia sobre él en el llamado “Caso 4000“, una de las investigaciones por presunta corrupción de la Policía de Israel contra el primer ministro.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí