avatar_default

Enlace Judío México –  Islamic State of Irak and Syria es el nombre de la amenaza terrorista que más ha causado daño en los últimos años, y no, no son simples fanáticos reunidos, de hecho, son mucho más que eso, son un ejército armado y perfectamente organizado, que aunque a últimas fechas han perdido territorios, siguen cobrando vidas y perpetrando ataques terroristas.

 

Pero para entender los ingredientes que germinaron a este grupo terrorista, es necesario regresar unos cuantos años en el tiempo, todo conflicto tiene sus raíces en el pasado, y este no es la excepción.

Sus integrantes.

Empecemos por lo sencillo, tan sencillo que parece obvio: Cuando alguien festeja una victoria, otro sufre el trago amargo de la derrota. En este contexto, esa simple afirmación es una gran premisa:

Cuando Estados Unidos atacó Irak y derrocó a Saddam Hussein en el año 2003, tanto el ejército sunita de Hussein como miembros de Al Qaeda fueron encerrados en cárceles provisionales americanas. Ahí dentro, los prisioneros fueron fraguando sus planes de venganza, pero con el ejército estadounidense custodiándolos no había mucho por hacer.

Sin embargo, la custodia que mantuvo el orden no pudo ser permanente, y en el 2011 el presidente de Estados Unidos Barack Obama retiró a sus tropas de Irak. Las puertas de aquellas cárceles se abrieron y los prisioneros que durante 9 años estuvieron cautivos y subyugados, simplemente fueron liberados.

Así quedó conformado ISIS, con ex militantes de Hussein y de organizaciones terroristas como Al Qaeda en Irak, fundada por Abu Musa Al Zarkawi, se sumaron también miembros de la organización terrorista Al Nusra. Así quedó conformado ISIS, con Abu Bakr Al-Bagdadi al mando de la organización, clavando la mirada en los chiítas y en Estados Unidos, su más grande enemigo.

El escenario fue propicio, la guerra civil en Siria para derrocar a Bashar al Assad y la debilidad del ejército iraquí fueron el caldo de cultivo perfecto, y así, sin más, ISIS diariamente ganaba terreno. Pero las metas de ISIS no se limitaban a Irak y a Siria, por lo que en junio del 2015, la organización cambió su nombre a Estado Islámico.

Su objetivo.

Crear un único Estado Islámico, un califato sunita que imponga el Islam en su lectura más radical. Su objetivo es controlar Medio Oriente, el norte de África y gran parte de Asia. Ellos mismos han dado a conocer sus objetivos.

Sus métodos.

Volvamos a la obviedad una vez más: La médula espinal de un grupo terrorista es causar terror, y en este caso, ISIS lo ha logrado a la perfección; pues ha sembrado terror haciendo aniquilamientos masivos, crucificando a cristianos y decapitando a todo “infiel” que se ha interpuesto en su camino. Publicarlo en internet ha sido pieza fundamental para causar el terror que determinó, en gran medida, su éxito y su avance militar. ISIS se logró apoderar de las ciudades más importantes de Irak y Siria; tales como Mosul, Tikrit y Faluya en Irak o Raqqa, en Siria. La frontera entre estos dos países quedó prácticamente borrada del mapa y aunque estas ciudades ya no están más bajo su control, se calcula que el territorio que ISIS llegó a dominar fue de 90,000 kilómetros cuadrados, un equivalente al territorio jordano.

Como bien se mencionó anteriormente, Internet ha sido pieza fundamental para esta organización terrorista, pues además de ser el medio publicitario perfecto para sus estrategias, es también el medio utilizado para el reclutamiento de voluntarios. Quien se pregunte: “¿quién quisiera unirse a tan patológica causa?” bueno, pues la respuesta es sencilla: La consultora Soufan, especializada en investigación y seguridad en Medio Oriente, estimó en el 2015 que al menos 12.000 extranjeros han llegado a integrar las filas del ejército del Estado Islámico.

Su Financiamiento.

Parece broma decir que gran parte del armamento del Estado Islámico es de Estados Unidos, pero por desgracia así es. Con la intención del país norteamericano de combatir este problema a “control remoto” Estados Unidos entrenó y armó al ejército iraquí para su lucha contra este grupo terrorista; la parte trágica de la historia es que 30 mil soldados iraquís huyeron cuando 6 mil combatientes de ISIS se aproximaron, el resultado parece burla, pero todo el arsenal militar que Estados Unidos proporcionó para combatir al Estado Islámico acabó, justamente, en manos del Estado Islámico.

Por otra parte, el avance territorial que logró esta organización terrorista durante años les permitió apoderarse de importantes refinerías de petróleo en Irak, por lo que tuvieron la posibilidad de organizar todo un mercado negro del crudo; las ganancias para ISIS se estimaban en 3 millones de dólares diarios, eso, además de los más de 800 millones de dólares robados de los bancos de Mosul.

Así que, ni débiles, ni pobres, ni pequeños, el Estado Islámico ha logrado preocupar al mundo entero, si bien ganaron mayor atención con los asesinatos de los periodistas James Foley y Steven Sotloff, y con atentados como el de París en Noviembre del 2015, sus atrocidades vienen de mucho tiempo atrás, pues para cuando los noticieros cubrieron este tema de forma más completa, ISIS ya tenía en su expediente la muerte y el desplazo de miles de sirios.

Hoy, el Estado Islámico ha perdido el 98% de su territorio, sin embargo, la idea que ISIS promueve no requiere ni grandes porciones de territorio, ni una matriz central, pues el Estado Islámico, más que un ejército es una ideología, y mientras existan en el mundo terroristas convencidos de perpetuar la yihad, el Estado Islámico continuará matando “infieles” y provocando en el mundo un daño imposible de reparar.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí