Inicio » Entretenimiento » El ‘Billy Elliot’ de Israel se prepara para asistir a la Royal Ballet Academy

El ‘Billy Elliot’ de Israel se prepara para asistir a la Royal Ballet Academy

Enlace Judío México.- Arnon Herring, de 15 años, que comenzó a bailar hace solo 3 años, es el primer israelí aceptado en la prestigiosa escuela de baile de Londres.

JESSICA STEINBERG

En la versión original en inglés del cuento de ballet “Billy Elliot“, un niño de 11 años persevera con su sueño de bailar a pesar de la burla de su padre y su hermano mayor.

El bailarín de ballet israelí Arnon Herring, de 15 años, está viviendo su propia versión del sueño de “Billy Elliot“.

Herring fue aceptado recientemente para estudiar en la Royal Ballet Academy de Londres. Solo comenzó a bailar cuando tenía 12 años.

Herring nunca tuvo que lidiar con ningún tipo de intimidación. Pero al igual que el personaje de Billy Elliot que una vez actuó en el escenario, inicialmente evitó el teatro y la danza porque pensó que los niños de su clase se burlarían de él.

Arnon Herring comenzó a bailar a los 12 años en una clase local en su ciudad natal de Shoham antes de mudarse a una escuela de artes en Tel Aviv (Cortesía de Arnon Shoham)

Vi que todos los niños jugaban al fútbol, así que fui a hacer eso“, dijo Herring. “No me gustó. Pero no tenía el coraje de hacer lo que quería“.

A los 12 años, vio un anuncio de una actuación del musical “Cats” y le pidió a su madre que le comprara una entrada.

Fue increíble y de inmediato le dije a mi madre que quería bailar. Ya no me importaba lo que dijera nadie“, dijo Herring.

Comenzó a asistir a clases de ballet en su ciudad natal de Shoham un par de veces a la semana. A los pocos meses vio que una productora local ponía en escena “Billy Elliot” en hebreo, y audicionaba a los chicos para el papel principal.

No tenía mucha experiencia en absoluto“, dijo Herring, “pero fui a la prueba y obtuve el papel“.

Pasó un año ensayando y en séptimo grado actuó en “Billy Elliot” en todo Israel. Los padres de Herring rápidamente se dieron cuenta de que las clases de ballet dos veces por semana no iban a ser suficientes y lo transfirieron a Ironí Aleph, una escuela de artes públicas en Tel Aviv. Un año después, trasladaron a toda la familia a Tel Aviv después de ver lo duro que era para Herring el viaje.

Arnon también comenzó clases privadas de ballet con Rose Kassel, una instructora de ballet que lo tomó bajo su ala.

Pero fue un viaje a Corea del Sur para una competencia internacional de ballet lo que cambió la vida de Herring.

Ganó el tercer lugar y uno de los otros entrenadores le dijo a Kassel que Herring debía asistir a una escuela profesional en Europa.

Todavía es joven“, dijo Kassel al otro entrenador, según Herring.

La escuela sugerida fue la Royal Ballet Academy de Londres.

Mis padres realmente no creían que fuera posible en tan poco tiempo“, dijo Herring. “Es una locura, pero sucede“.

Una imagen de baile de Arnon Herring, del video de la prueba que envió a la Royal Ballet Academy de Londres (Cortesía de Arnon Herring)

A pesar de su incredulidad, la familia envió un video de la audición para ahorrar dinero en vuelos y esperó un mes para recibir una larga carta que felicitó a Herring por haber superado el primer obstáculo de las audiciones.

Unos días más tarde, Herring y su padre fueron a Londres para la segunda etapa del casting, que incluía fisioterapia, una entrevista personal, un examen escrito y una larga lección de ballet.

Después de regresar a su hogar, Herring recibió una carta escrita en “inglés muy real y elegante” diciendo que la Royal Academy podría ver un futuro para Arnon Herring en su augusto entorno.

Grité y salté mucho“, recordó.

Arnon Herring, 15, con la esperanza de poder asistir a la Royal Ballet Academy de Londres (Cortesía de Arnon Herring)

Herring fue uno de los dos estudiantes aceptados de 230 en esta ronda de audiciones.

Todavía está en shock, y dice que sueña todas las noches con extrañar a sus padres o no ser lo suficientemente bueno para la academia.

La escuela comienza el 1 de septiembre, pero ahora Herring tiene que averiguar cómo pagar el internado, que cuesta unos NIS 175,000 (£ 35,000) al año. Hay subvenciones gubernamentales para ciudadanos británicos, pero no para estudiantes extranjeros como Herring.

Él y sus padres crearon una página de Facebook para recaudar fondos para su matrícula y fijaron sus miras en esta oportunidad educativa única en la vida, donde entrenará para convertirse en un bailarín profesional, en una clase de una docena de niños su edad.

Desarrollan nuestro yo artístico“, dijo Herring, que describe los días que pasa en natación para alargar los músculos, el estudio de matemáticas y ciencias, así como el teatro, la música y el dibujo, seguido de horas de práctica de ballet por las tardes y noches.

Literalmente no puedo esperar“, dijo.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend