Inicio » Destacado » Todo sobre el ataque al reactor nuclear de Siria que Israel destruyó

Todo sobre el ataque al reactor nuclear de Siria que Israel destruyó

Enlace Judío México.- Fue una de las operaciones más exitosas del ejército israelí, pero estuvo censurada durante más de una década. Ahora, una investigación de Haaretz va tras las bambalinas del ataque de 2007 contra ‘El Cubo’, poco antes de que se convirtiera en un reactor nuclear activo: desde los fallos de inteligencia y el freno estadounidense hasta los argumentos en los niveles superiores y las amenazas de una guerra total con Siria

AMOS HAREL y ALUF BENN

Ataque al reactor nuclear sirio paso a paso

Esta es la historia de una sola noche hace más de una década, y una operación arriesgada y espeluznante ejecutada por la fuerza aérea israelí, el ejército y la comunidad de inteligencia que destruyó una planta atómica en el noreste de Siria. Sin embargo, también es la historia de un gran fallo de inteligencia, el peor desde la Guerra de Yom Kippur, según varios altos funcionarios de inteligencia, en el que Israel de alguna manera durante años no se dio cuenta de que se estaba construyendo un reactor justo bajo su nariz, en un país vecino en cuya vigilancia Israel gastaba grandes cantidades de dinero.

La operación fue la mejor hora de un primer ministro que un año antes había llevado a Israel a una guerra fallida en el Líbano y que menos de dos años más tarde se vería obligado a renunciar antes de pasar a cumplir una pena de prisión por crímenes de corrupción. Y también fue el comienzo de la intensa hostilidad entre ese primer ministro y su ministro de defensa, que se arraigó durante el verano de 2007, y de la guerra apasionada sobre quién entre los altos mandos de las organizaciones militares merecía el crédito.

Es especialmente sorprendente que esta sea también la historia de un secreto que se mantuvo durante mucho tiempo aquí en Israel a pesar de los considerables intereses personales de varios de los que ahora están involucrados en su publicación. Solo ahora, más de una década después, el censor militar permitió a los medios israelíes informar la historia de este asunto, e incluso eso, aún con restricciones.

Ataque del reactor nuclear sirio: paso a paso

La investigación de Haaretz sobre el bombardeo del reactor nuclear se basa en conversaciones con 25 de las personas que participaron en la operación y en los eventos relacionados con ella, en Israel y en Estados Unidos. Una de las figuras clave que llevó a la decisión de bombardear el reactor sirio, el jefe del Mossad en ese momento, Meir Dagan, murió en marzo del año pasado.

Muchas de las personas involucradas en la acción merecen obtener crédito y también lo exigen“, dijo una persona que desempeñó un papel clave en la planificación de la operación. “En última instancia, sin embargo, el bombardeo del reactor no habría sucedido sin tres personas que creyeron en la misión e impulsaron la operación sin escatimar esfuerzos: el primer ministro Ehud Olmert, el jefe del Mossad Meir Dagan y el comandante de la Fuerza Aérea de Israel, Eliezer Shkedi“.

El Cubo

Un gran edificio cúbico que todavía estaba en construcción en el corazón del desierto sirio, no muy lejos de Deir al-Zour, fue un foco del establecimiento de defensa israelí a partir de finales de 2006. Muy rápidamente, se le dio un nombre: el Cubo. A medida que pasaron los meses, creció la sospecha de que debajo del amplio techo del edificio se escondía el proyecto insignia secreto del presidente Bashar Assad: un reactor nuclear producido en Corea del Norte, destinado a proporcionar al joven Assad el logro que había eludido a su padre, Hafez Assad, en el campo de batalla y entre guerras, y a conducir hacia un punto de equilibrio estratégico que pudiera neutralizar la clara ventaja militar y tecnológica de Israel.

La primera indicación del interés del régimen sirio en comprar instalaciones de investigación nuclear llegó a conocimiento de Israel y los países occidentales a fines de la década de 1990, hacia el final del gobierno de Assad. Sin embargo, Israel comenzó a prestar seria atención a esa inclinación solo después del descubrimiento de una grave brecha de inteligencia en otro país: Libia.

El 19 de diciembre de 2003, un sábado por la mañana, encendí la radio y escuché en un noticiario que los estadounidenses y los británicos habían persuadido a Libia para que desmantelara su programa nuclear“, dice Amnon Sufrin, que era entonces jefe de la división de inteligencia en el Mossad. “A la mañana siguiente reuní a mi gente y dije que habíamos experimentado dos fallas totales aquí: no teníamos ni idea de que existiera ese programa y, en segundo lugar, no sabíamos que las negociaciones para desmantelarlo habían estado ocurriendo durante ocho meses. Empezamos a analizar de nuevo el programa de Libia y tratamos de descubrir en qué otro lugar de la región se podrían esconder programas similares“.

Según Sufrin, después de un mes y medio de investigación, el equipo de investigación del Mossad concluyó que Siria estaba trabajando en un programa nuclear propio. La división de inteligencia del Mossad distribuyó un documento con una evaluación a tal efecto en febrero de 2004. Meir Dagan se mostró escéptico sobre los hallazgos; Siria no era una prioridad para la actividad del Mossad y la evaluación no constituyó un avance en la obtención de pruebas sustanciales.

Una posibilidad similar con respecto a Siria también se consideró durante esos años en la rama de investigación de la Inteligencia Militar (MI, por sus siglas en inglés). En 2005, el coronel (hoy general de brigada de reserva) Eli Ben Meir había asumido el puesto de jefe del campo de tecnología en la rama de investigación. “Irán era el centro de nuestro interés“, dice Sufrin ahora, “pero delegamos un equipo de investigadores para examinar la posibilidad de un programa nuclear en Siria. Toda la gente de inteligencia que conocía a Bashar me dijo: No es como Bashar. Pero cuando pones investigadores en un proyecto, si hay algo, lo encontrarán“.

Desarrollo del ataque al reactor nuclear sirio

En el transcurso del examen, los investigadores identificaron el Cubo. En un sitio distante y aislado llamado Al Kibar, a menos de un kilómetro al oeste del río Eufrates, el Cubo despertó su interés en particular. Era un edificio cuadrado con un área de aproximadamente 1,600 metros cuadrados (más de 17,200 pies cuadrados), que era de 20 metros (cerca de 66 pies) de altura. “Teníamos imágenes satelitales de un gran edificio en el medio del desierto, sin ninguna explicación“, dice el jefe de MI en ese momento, general (res.) Amos Yadlin.

Según Sufrin, “los coreanos y los sirios construyeron una estructura de camuflaje en la parte superior del reactor que la hacía parecer una fábrica desde el exterior. No ves lo que está sucediendo adentro. Está lejos de cualquier acuerdo. No hay ninguna razón para que alguien esté en esta área a excepción de los pastores. Empezamos a sospechar que allí, a plena luz del día, se estaba ocultando un reactor“.

Los escombros estaban diseminados por todo el edificio y el lugar parecía bastante descuidado, tal vez intencionalmente. No había mucho tráfico en el área. Las personas que se veían cerca llegaban en su mayoría en motocicletas; parecía como si la estructura estuviera vacía por la noche. Ningún dispositivo de seguridad – vallas o guardias – era visible allí ni se habían colocado allí baterías de misiles tierra-aire para defenderse de ataques aéreos.

El primer avance de la investigación se produjo en noviembre de 2006. El comandante Y., un investigador en la rama de tecnología de MI, compuso un documento titulado “Un problema a examinar“. Este es un procedimiento bien conocido en MI por el que, con la aprobación del jefe del organización y el jefe de la división de investigación, un investigador está autorizado a publicar una evaluación disidente, incluso si no es aceptada por la cadena de mando, con el fin de impulsar el examen de una nueva hipótesis. Hasta entonces, MI se había centrado en el canal más aceptado de los países que se abrían camino hacia un proyecto nuclear: una instalación para enriquecer uranio, basada en centrífugas. Y. llegó a la conclusión de que estaban buscando en el lugar equivocado. Assad estaba construyendo un reactor nuclear de plutonio, argumentó. El documento de 20 páginas se distribuyó a los principales funcionarios de defensa. En el Mossad permanecieron escépticos.

En enero de 2007, se identificó una tubería que conduce desde el Cubo al Éufrates en fotos satelitales. Los investigadores creyeron que este era el signo de la existencia de un sistema de enfriamiento, un elemento esencial en un reactor. Tanto en el MI como en el Mossad, comenzaron a actuar para confirmar o refutar la hipótesis propuesta por el comandante Y. El Mossad dirigió varias operaciones en el extranjero como parte de esa reunión de inteligencia. “Dagan nos asignó la tarea de averiguar si había o no un proyecto nuclear“, dice Rami Ben-Barak, alto funcionario del Mossad en ese momento. “El enfoque fue: confirmar o descartar. No hay término medio. Meir Dagan estaba muy decidido. Mucha gente le dijo que no era posible que hubiera un reactor, y que sería una pena desperdiciar los recursos y el tiempo. Sin embargo, bajo sus órdenes, no lo abandonamos durante mucho tiempo“.

Pruebas irrefutables en Viena

El siguiente avance, de hecho, el punto de inflexión de todo el asunto, se produjo en Viena a principios de marzo de 2007. Israel nunca reconoció ni aceptó oficialmente su responsabilidad, y lo siguiente se basa en un informe de investigación publicado por el periodista estadounidense David Makovsky en The New Yorker en 2012. Según el informe, Ibrahim Othman, jefe de la Comisión de Energía Atómica de Siria, había venido a Austria para participar en las deliberaciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica. Una célula de agentes del Mossad de la unidad Keshet irrumpió en el apartamento donde Othman se alojaba y en menos de una hora “limpió” la información que estaba en la computadora personal del funcionario sirio, que había quedado en el apartamento mientras él participaba en la Conferencia.

La negligencia de Othman resultó ser la peor afrenta de seguridad en la historia de Siria. Si no hubiera sido por su descuido y el brillante trabajo del Mossad, es dudoso que la operación para destruir el reactor hubiera tenido lugar.

Presentación de la inteligencia estadounidense sobre el reactor nuclear sirio

Cuando se recibió el material tomado de la computadora en Israel, se encontró que incluía alrededor de 35 fotografías del interior del misterioso edificio en el desierto de Siria. En las imágenes, el interior del reactor es visible, y en él están los cilindros y barras de fusión y también algunos trabajadores coreanos.

Cuando el personal de inteligencia analizó el material de Viena, se horrorizaron. El material no dejaba lugar a dudas: el reactor plutógeno sobre el que Y. había escrito había existido realmente: se había encontrado en el corazón del desierto y estaba en etapas avanzadas de construcción, y estaba por terminarse.

El material se analizó un miércoles por la noche“, recuerda Amnon Sufrin. “La reunión semanal de Dagan con el primer ministro en Tel Aviv estaba programada para las 8 a.m. el día siguiente. Es un reactor plutogénico“, dijo el jefe del Mossad al primer ministro Ehud Olmert.

La gente de inteligencia dice que le dijeron: “Ya no hay signos de interrogación. Ahora solo hay signos de admiración. “El primer ministro” exhaló un suspiro y preguntó: “¿Qué hacemos con esto?” Le dijimos: “Destruimos”. (En el círculo de Olmert, como suele pasar en tales casos, recuerdan un curso de eventos opuesto. “Dagan preguntó: ‘Señor Primer Ministro, ¿qué hacemos?’ Olmert respondió: ‘Lo destruimos’ )“.

El núcleo del reactor y su sistema de enfriamiento. La foto fue robada de la computadora portátil del director de la Comisión de Energía Atómica de Siria. (AP)

En una rara referencia pública a estos acontecimientos mientras daba testimonio en el juicio contra él en el caso de Morris Talansky (que implicaba la aceptación ilegal de regalos de un empresario de Nueva York), el primer ministro relató: “El jefe del Mossad me llamó. Me reúno con él por rutina. Rara vez un jefe del Mossad llama y dice: ‘Tengo que verte’. El jefe del Mossad llega y se sienta en mi oficina. Pusieron sobre la mesa un hallazgo de inteligencia del tipo que rara vez se encuentra en este país. Hubo silencio. Los miré. Él me miró. Sabía que a partir de ese momento nada sería igual. [La amenaza] a nivel existencial es de un orden de magnitud sin precedentes“.

Después de que las fotografías fueron mostradas a expertos nucleares, entre el jefe de la Comisión de Energía Atómica israelí en ese momento, Guideon Frank, y su adjunto, Eli Levita, se supo que el Cubo era en realidad un reactor norcoreano, que a su vez era una copia de un reactor británico obsoleto construido en la década de 1950. Los expertos en tecnología de MI localizaron los planos del original británico.

Pudimos decir con certeza: este reactor está destinado a producir plutonio, y solo para fines militares“, dice Yadlin.

PM y ejército deprimidos

En el círculo de Olmert describen un estado de ánimo desolador que prevalece después del descubrimiento. “Nunca sucedió que acudieron a un primer ministro israelí y le dijeron: Muy cerca de su casa se está construyendo algo que podría destruir el estado. No se trata de bunkers con centrifugadoras a 1.500 kilómetros [más de 900 millas] de distancia. Esto está justo al lado. Esto es muy serio“.

Barras de combustible de uranio La foto fue robada de la computadora portátil del director de la Comisión de Energía Atómica de Siria. (AP)

En el fondo, por supuesto, estaba la memoria histórica de “la doctrina Beguin” y el precedente del bombardeo del reactor en Iraq en 1981 (una operación en la que el jefe de MI Yadlin había sido uno de los ocho pilotos que llevaron a cabo el ataque). Fue el primer ministro en ese momento, Menajem Beguin, quien estableció la doctrina según la cual Israel no permitirá que ninguno de sus enemigos en Medio Oriente desarrolle armas nucleares.

Olmert era un primer ministro muy impopular. Israel todavía estaba lidiando con su decepción después de la Segunda Guerra del Líbano. En algunas encuestas de opinión pública, el nivel de apoyo para el primer ministro no se elevó por encima de un dígito. En abril de 2007, la comisión de Winograd publicó su devastador informe provisional sobre la conducción de la guerra, en el que criticó el funcionamiento de Olmert el año anterior. Los políticos esperaban en suspenso el informe final, que debía publicarse en enero de 2008. Además de la urgente necesidad de eliminar la sorprendente nueva amenaza en Siria, Olmert deseaba reparar los defectos revelados en su funcionamiento en el Líbano así como la impresión pública de él.

La gran mayoría de los que tomaron parte en las reuniones describen a un líder muy agudo y determinado, casi masticando un poco. Además, esta vez se prestó una cuidadosa atención a los procedimientos de las discusiones y la toma de decisiones, por el descuido del cual Olmert fue duramente criticado en el informe provisional. El proceso, dicen muchos, fue muy organizado, estrictamente por el libro y un modelo de orden para los estándares israelíes.

Para escuchar las opiniones de individuos que están más allá de las cabezas de las fuerzas armadas y las comunidades de inteligencia, Olmert consultó (al igual que el entonces ministro de Defensa, Amir Peretz, por separado) a otras personas experimentadas y equipos externos de supervisión. Los asesores, así como una serie de ministros, en primer lugar la ministra de Asuntos Exteriores Tzipi Livni, fueron convocados en su mayoría para reuniones personales con el primer ministro en su residencia, donde fueron informados sobre los detalles del asunto, principalmente por Yadlin y Dagan. Más tarde, también se convocaron foros algo más grandes.

Olmert consultó, individualmente, a tres de los primeros ministros anteriores: Shimon Peres (que unos meses más tarde fue elegido presidente de Israel), líder de la oposición Benjamin Netanyahu y ciudadano Ehud Barak. En esas reuniones, Netanyahu y Barak fueron muy firmes en su opinión de que Israel tenía que atacar el reactor. Peres, quien como líder de la oposición en el momento del bombardeo del reactor en Iraq había expresado reservas sobre ese ataque también, sorprendió a Olmert con la sugerencia de que Israel debería intentar hablar primero con los sirios. El primer ministro optó por ignorar esta sugerencia.

Un extenso proceso de preparación comenzó en las Fuerzas de Defensa de Israel. El entonces jefe de gabinete, Gabi Ashkenazi, encontró un ejército que estaba deprimido y atascado en una profunda crisis después de que algunos de sus altos mandos habían renunciado, mientras que otros seguían peleando las conclusiones de las investigaciones internas y estaban al borde de lo que podría decirse sobre ellos en el informe final sobre la Segunda Guerra del Líbano. La guerra y las investigaciones revelaron lagunas en las capacidades del ejército y la preparación de sus unidades. El nuevo jefe de personal inició un proceso de rehabilitación, pero cuando se le mostraron los resultados de la computadora de Othman, Ashkenazi se dio cuenta de que enfrentaba una serie de problemas completamente diferentes a los que se había estado preparando: cómo deshacerse de la nueva amenaza en una forma que no desencadenara una nueva guerra con Siria y Hezbolá, y si estallara una guerra, cómo garantizar que las FDI ganaran esta vez.

Para asegurarse de que el reactor fuera destruido, era necesario desplegar una enorme potencia de fuego, en la forma de un bombardeo aéreo relativamente extenso. Sin embargo, una acción extensa era susceptible de ser percibida como una humillación por el presidente Assad y empujarlo a una esquina para que se sintiera obligado a tomar represalias. Una acción tranquila y relativamente clandestina probablemente se percibiría en Siria menos emocionalmente, pero en tal caso, no habría ninguna certeza de que la amenaza nuclear haya sido erradicada. Olmert tuvo que tomar en cuenta una reacción que podía incluir impactos directos en las infraestructuras civiles y militares, desde el norte de Israel hasta el área de Tel Aviv.

El dilema que enfrentó Israel

El dilema que Israel enfrentó con respecto a la elección entre efectividad y secreto no terminaba con la cuestión de la operación en sí misma. Si las FDI tenían que prepararse para el escenario pesimista de que Assad tomara represalias masivas y estallara una guerra, ¿cómo podría lograrse sin preparar las unidades con anticipación, revelando así el secreto y permitiendo a los sirios prepararse para frustrar el bombardeo del reactor?

Una estructura construida en la parte superior del reactor para ocultarlo. Imagen tomada de una presentación de inteligencia de EE. UU.

Los estadounidenses entran en escena

Después de reflexionar sobre todo, y siguiendo el consejo del ex jefe de personal Amnon Lipkin-Shahak, Olmert decidió compartir la nueva información sensible sobre Siria con los estadounidenses. Esperaba que tal vez la administración de George W. Bush se encargaría de destruir el reactor. El ministro de Defensa, Amir Peretz, informó a su homólogo estadounidense, Robert Gates, que se encontraba en Israel en una visita de rutina. Gates estaba “más o menos en estado de shock“. Los dos consejeros cercanos del primer ministro, Yoram Turbovich y Shalom Turgeman, volaron a Washington para informar a los altos funcionarios de la administración. En Washington, la delegación israelí se reunió con el vicepresidente Dick Cheney y las principales personalidades de la CIA y el Consejo de Seguridad Nacional.

Poco a poco, se hizo evidente que había tres enfoques en competencia dentro de la administración, y que el presidente estaba tratando de elegir entre ellos. Cheney, como de costumbre el halcón voraz, quería que Estados Unidos atacara y destruyera el reactor como un mensaje público y disuasorio, una advertencia contra el desarrollo de programas nucleares secretos adicionales en otros países. La secretaria de Estado Condoleezza Rice recomendaba una maniobra diplomática para frustrar el reactor mediante la aplicación de presión sobre Assad. Gates y algunos de los asesores de Bush creían que un ataque debía dejarse en manos de Israel. Les preocupaba la posibilidad de un error que podría desarrollarse a partir de información de inteligencia errónea, como les ocurrió a los estadounidenses en el asunto de las armas de destrucción masiva (que no se encontraron) en la víspera de la Guerra de Irak en 2003.

A mediados de junio, Olmert llegó a los Estados Unidos para una reunión con Bush. Antes de la reunión, el presidente consultó a sus asesores. Michael Hayden, el jefe de la CIA, escribió años después en The Washington Post que le dijo a Bush que su agencia había llegado a la conclusión de que el sitio en Al Kibar era parte de un programa de armas nucleares y que no había otra explicación para su existencia. Sin embargo, Hayden agregó una reserva: no se identificaron otros elementos de dicho programa, como el desarrollo de una cabeza nuclear. Por lo tanto, los hallazgos del reactor se presentaron como hallazgos “con un bajo nivel de certeza“. En Israel, esta conclusión los sorprendió.

En sus memorias, Bush escribió que después de la evaluación de Hayden, le dijo a Olmert en su reunión del 19 de junio que no podía justificar un ataque estadounidense contra un estado soberano. Sin embargo, Olmert imploró a Bush y Cheney que atacaran, y argumentó que tal medida también ayudaría a disuadir a Irán. “Puedo vencer a Siria“, dijo Olmert en esa conversación, “pero necesito que actúen allí específicamente debido al programa nuclear iraní“.

El 13 de julio, Bush informó a Olmert en una conversación sobre la línea directa y segura de “teléfono rojo” entre la Casa Blanca y la Oficina del Primer Ministro en Jerusalén que se oponía a un ataque militar contra el reactor. Sin embargo, dijo el presidente, había decidido enviar un enviado a Siria para presentar un ultimátum a Assad para demoler el reactor, bajo supervisión internacional. El primer ministro advirtió al presidente estadounidense que poner en marcha el canal diplomático permitiría a los sirios jugar por tiempo en conversaciones mientras aceleraba la finalización de la construcción del reactor. Israel y Occidente, dijo, perderían el elemento sorpresa.

En el establecimiento de defensa israelí, la preocupación era que si se empleaba el canal diplomático, Assad era capaz de colocar las baterías antiaéreas cerca del reactor o incluso de establecer algo así como un jardín de infantes allí como “escudo humano“. El primer ministro también temía una filtración a los medios por parte de funcionarios estadounidenses que se oponían a un ataque israelí. Logró convencer a Bush de que detuviera el movimiento diplomático y se comprometiera a evitar fugas. Olmert no le pidió a Bush autorización para un ataque israelí, pero dejó que el presidente entendiera que estaba de acuerdo con ordenar a las FDI que actuara. “Si no lo hacen ustedes, lo haremos nosotros“, dijo.

Uno de los asesores cercanos del presidente le dijo luego a un alto funcionario israelí que Bush respondió con su estilo típico de Texas: “Un hombre debe hacer lo que debe hacer un hombre“. Bush también hizo otra observación cruda, sobre Olmert: “¿Ves por qué lo amo? Porque tiene las pelotas más grandes del mundo“.

Barak ataca de nuevo

En la semana que el primer ministro fue a Washington, una persona que no compartía el entusiasmo de Bush por Olmert volvió al núcleo de los que toman las decisiones en Israel: Ehud Barak. A mediados de junio, el ex primer ministro ganó las primarias para el liderazgo del Partido Laborista, reemplazando a Peretz en esa posición, y anunció que él mismo sería el nuevo ministro de Defensa. Aunque las relaciones entre Olmert y Barak eran bastante buenas, y parecía que Olmert quería a Barak en Defensa, Barak había expresado algunas duras críticas a la conducta del primer ministro durante la guerra en el Líbano. No revisó su opinión cuando se sentaron juntos en delicadas deliberaciones en el gabinete y en foros más pequeños. El comportamiento de Olmert hacia las personas más importantes en el sistema de defensa le parecía demasiado “folclórico”: demasiados abrazos y reyertas, juicio insuficientemente considerado. En ocasiones, le dijo Barak a alguien, tenía la sensación de que Olmert estaba desempeñando el papel de un líder basado en lo que había visto en las películas estadounidenses.

Las diferencias de opinión entre Olmert y Barak sobre la cuestión del reactor se hicieron evidentes con relativa rapidez. El primer ministro estaba imbuido de un sentido de urgencia y un deseo de actuar. El primer ministro estaba preocupado por dos posibilidades que podrían frustrar la operación: una fuga previa a los medios o que el reactor se “caliente” (activara), un desarrollo que la inteligencia evaluó podría ocurrir hacia fines de septiembre. Eso fue marcado como un punto de no retorno, porque un ataque a un reactor “caliente” podía causar un daño ambiental tremendo.

Barak, sin embargo, comenzó a plantear reservas. Creía que los planes operativos que las FDI había formulado para atacar la planta aún no habían madurado lo suficiente y no garantizaban el éxito total. Impulsó la formulación de propuestas alternativas. Barak también pensó que un ataque podría enredar a Israel en una guerra con Siria, en la que nuevamente quedaría claro que el ejército israelí y el frente interno no estaban preparados adecuadamente. El nuevo ministro de defensa creía que antes de cualquier ataque al reactor, las FDI tenían que estar “preparadas en un 98 por ciento, no en un 80 por ciento“.

Con el comienzo del verano, las temperaturas dentro de las salas de conferencias también aumentaron. En una serie de reuniones del gabinete, la hostilidad entre el primer ministro y su ministro de defensa se hizo más extrema. “Estas son discusiones que ninguno de los participantes olvidará jamás“, dice uno de los ministros del gabinete. “Barak trató de bloquear la aprobación de la operación y Olmert leyó argumentos de un pedazo de papel como un abogado discutiendo en la corte, para que conste en acta. Ahora que lo pienso, el tribunal de la historia. Era un drama impresionante, y lamentablemente se jugó frente a los principales comandantes militares“.

El ministro de Defensa Ehud Barak, dos días después de la intervención israelí (REUTERS)

Cuando Olmert expresó su preocupación sobre la posibilidad de que los sirios se adelantaran a Israel y activaran el reactor, Barak restó importancia al riesgo de atacar un reactor “caliente”. Varios de los que estuvieron presentes más tarde observaron que, como dijo uno de ellos, “Guideon Frank, presidente de la Comisión de Energía Atómica, palideció y casi se desmaya. Atacar un reactor caliente era capaz de crear una tremenda contaminación ambiental. Le dijimos a Barak: Por cada bebé que nazca en los próximos 200 años a lo largo del Éufrates con una deformidad o un defecto genético, nos culparán de inmediato“. En una reunión el 1 de agosto, Barak prohibió al jefe de la Dirección de Planificación de las FDI Ido Nechushtan (quien dos años más tarde reemplazaría a Shkedi como comandante de la fuerza aérea) proyectar una presentación que revisaba la imagen estratégica y recomendaba un ataque rápido. Barak, gritando, argumentó que no había autorizado la presentación.

Olmert, algunos de los ministros y algunos de los oficiales del ejército que claramente estaban a favor del primer ministro, sospechaban que Barak estaba motivado por motivos personales ocultos. La teoría de la conspiración prevaleciente sostenía que Barak estaba esperando la versión final del informe investigativo de la comisión Winograd sobre la segunda guerra del Líbano, que se publicaría dentro de unos meses, con la expectativa de que la comisión obligara a Olmert a renunciar. Entonces, aunque Livni lo reemplazara como primer ministro, Barak lideraría la operación de Siria y se llevaría todo el crédito.

El comportamiento de Barak, dice uno de los principales defensores, era simplemente deplorable: “Especialmente teniendo en cuenta el desacuerdo sobre el bombardeo de los sitios nucleares en Irán, que estalló dos años después. Luego, de hecho presentó argumentos opuestos: de repente no hubo ningún problema al apresurarse a bombardear, a pesar de que un ataque en Irán era un desafío mucho mayor que bombardear en Siria. Los historiadores en el futuro que examinarán los minutos de esas discusiones no sabrán qué hacer con esta disonancia“.

En contraste, sin embargo, otro oficial superior dice: “Si estallara una guerra con Siria después del bombardeo y si las FDI hubieran sido sorprendidas nuevamente, Barak podría haber acabado como Moshe Dayan después de la Guerra de Yom Kipur. No sé lo que pasaba por su mente conspiratoria, pero la opinión de Barak era correcta en mi opinión: no dejen piedra sin remover antes de hacer un movimiento tan fatídico“.

Barak, en una conversación con Haaretz, rechaza los reclamos en su contra directamente. Todos sus argumentos, dice, fueron al grano. De hecho, fueron sus comentarios los que llevaron a las FDI a presentar planes alternativos, uno de los cuales finalmente fue el que se llevó a cabo. Y durante el tiempo que pasó, la preparación de las FDI para la guerra fue mejorada de manera inconmensurable. Según él, él no recomendó atacar un reactor caliente, sino que dijo que era necesario prepararse para cualquier eventualidad y que el reactor en funcionamiento no debería causar desesperación a los que toman las decisiones en Israel. Olmert, según Barak, tendía a actuar casi automáticamente, sin la debida consideración. El desacuerdo entre ellos fue una reunión entre “un peso ligero certificado que nunca había aprobado una planificación operativa real” (Olmert) y “un profesional que se había involucrado en eso durante décadas”, desde los días de Sayeret Matkal (la fuerza de élite que Barak había liderado), y hasta las discusiones semanales sobre operaciones e incursiones en las oficinas del ministro de defensa y del jefe de personal (Barak). No había consideraciones políticas detrás de sus recomendaciones.

Olmert y Bush en Washington, D.C., 2007. El Primer Ministro esperaba que los Estados Unidos se encargarían de destruir el reactor. אבי אוחיון / לע”מ

El espacio de negación

Assad condujo el proyecto nuclear en gran secreto, con muy pocos socios del secreto. Los contactos con Corea del Norte fueron coordinados por el jefe de la Comisión de Energía Atómica, Othman, y por el general Muhammad Suleiman, la persona del régimen para operaciones oscuras, que también supervisó las relaciones militares con Irán y Hezbolá. Esta pequeña y secreta camarilla encabezada por Suleiman estaba directamente subordinada al presidente; en Israel se lo llamó “el ejército en la sombra”.

Un análisis de las posibilidades operacionales para destruir el reactor condujo gradualmente a Israel a una realización que en última instancia guiaría la decisión sobre el método de acción que se utilizaría. Los planificadores llegaron a la conclusión de que un ataque israelí tenía que dejar al presidente sirio dentro del “espacio de negación”. Si el ataque evitaba avergonzar y humillar a Assad públicamente, había una posibilidad razonable de que decidiera contenerse y no responder yendo a guerra. Un evento con una “huella relativamente pequeña”, una acción aguda y silenciosa en un sitio lejos de donde la gente vivía, si Israel no se responsabilizaba de ello y si sus líderes no parloteaban en el período posterior, permitiría a Assad restar importancia al evento. En este asunto, el Mossad estuvo de acuerdo con la evaluación de inteligencia militar.

El reactor sirio varias semanas después del ataque israelí

Nechushtan, el jefe de la Dirección de Planificación, ha dicho que, de acuerdo con el escenario que las direcciones de planificación e inteligencia habían elaborado, “íbamos a tomar por sorpresa a Assad. El truco era no asumir la responsabilidad e inmediatamente después del bombardeo seguir adelante con un esfuerzo diplomático que convenciera a otros países de la fiabilidad de la información sobre lo que los sirios estaban preparando y los estimularía a actuar para retenerlo“.

Dos diferentes opciones de ataque de la fuerza aérea estaban sobre la mesa, la diferencia entre ellas era el tamaño de la fuerza aérea que se usaría. El primero involucraba a muchos aviones y pudo haber asegurado una destrucción rápida y casi segura del reactor, pero dejaría una gran huella y podría provocar a los sirios para una respuesta. La segunda opción que finalmente fue aceptada fue esbozada por el comandante de la fuerza aérea en una servilleta de papel en una breve conversación con el primer ministro. Ocho aviones serían asignados a la misión: cuatro F-15I “Ra’am” (Trueno) y cuatro F-16I “Sufa” (Tormenta) – que transportarían 16 toneladas de bombas. “La idea era crear redundancia. Para entrar con dos tipos de aviones, con diferentes tipos de armamento, porque cada avión es vulnerable al bloqueo de una manera diferente, pero de esta manera, el segundo tipo podría compensar. Con gran certeza, uno de los dos tipos alcanzaría el objetivo“.

La fuerza aérea apodó el plan con el nombre clave “Melodía suave” (la operación general del personal tenía un nombre de código diferente, “Ein Habasor“, mientras que en Inteligencia militar se referían a los preparativos como “Fuera de la caja“). Los escuadrones a los que se asignó la misión fueron presentados durante el mes de junio, y de manera limitada. En la fuerza aérea, se decidió informar solo al primer comando en cada uno de los dos escuadrones operativos sobre la naturaleza del objetivo que se iba a atacar. El mayor desafío, relata “Col. Amir”, uno de los pilotos F-15 que participó en el ataque, era dual: avanzar la operación sin que la mayoría de las tripulaciones supieran de qué se trataba y al mismo tiempo preparar al resto del escuadrón para la posibilidad de que como resultado de la operación, podrían estallar hostilidades, y todo esto mientras que este grupo no estaba al tanto de los preparativos para el ataque en sí.

En los preparativos para la operación, practicamos formas de llegar, implementación, rutas, distancias, sin decirle a los pilotos y los navegantes que participaban cuál era el objetivo. La gente se dio cuenta de que aquí había algo más grande“. Entre junio y septiembre, la planificación operativa se hizo más detallada, se llegó a información más precisa sobre el destino, se ensamblaron diferentes métodos de acción y finalmente los equipos se integraron en la operación.

El piloto F-15 habla sobre el ataque al reactor nuclear sirio.

Teníamos varios tipos de armas, una mezcla que no te dejaría con un solo punto de mal funcionamiento sin capacidad de compensarlo. Si un arma determinada o una de las plataformas no funcionaba, habría algo que lo cubriría“, dice Amir. En cuanto a la tripulación de los equipos, “elegimos lo mejor. El comandante del escuadrón y su adjunto toman a los que saben que llevarán las bombas al objetivo“.

Al mismo tiempo, comenzaron las preparaciones en las FDI para la posibilidad de que las cosas salieran mal, pero para mantener el secreto de la operación, fue necesario adaptar una falsa narrativa para la mayoría de los comandantes, y luego también para el público y los medios. La explicación que se ofreció fue la preocupación sobre la posibilidad de que estallaran las hostilidades por errores de cálculo mutuos: Israel y Siria sospechan uno del otro e intercambian amenazas en el contexto de los resultados de la última guerra en el Líbano. La tensión puede conducir a un deterioro no planificado de la situación, y para prepararse para esa posibilidad, las FDI deben aumentar su nivel de preparación.

Una fuga y una decisión

Olmert ordenó la reunión informativa de Estados Unidos sobre su decisión de atacar, a la que estaba a punto de llegar. A mediados de agosto, Olmert convocó una dramática reunión del gabinete para discutir las implicaciones del ataque. El primer ministro se centró en particular en el significado de la vida en Israel bajo la sombra de una amenaza nuclear y advirtió que esta era una condición que podía provocar una profunda desmoralización de la población de Israel. Olmert citó uno de los discursos de Assad desde principios de junio en el que el presidente sirio predijo que hacia el final del verano habría un desarrollo que cambiaría por completo la realidad del Medio Oriente. “No queremos una guerra“, dijo Olmert a sus ministros. “El desacuerdo aquí no es entre los que quieren una guerra y los que se oponen a ella. Más bien, la pregunta es si tomar un riesgo para evitar riesgos mayores, y por esa razón no hay alternativa a la demolición del reactor“.

Los asociados de Olmert describen una enojada correspondencia con Barak ese día, que se realizó a través de mensajeros. En una conversación uno a uno, Olmert intentó resolver sus diferencias de opinión, pero según él, Barak siguió tratando de convencer a los ministros de que un bombardeo prematuro del reactor le costaría a Israel una guerra. El 31 de agosto, Olmert y Barak mantuvieron una consulta operativa limitada con los jefes de las organizaciones de defensa. El liderazgo israelí comenzó a converger en la decisión – el bombardeo del reactor en el corto plazo – y la selección de la acción más limitada de la fuerza aérea. Shkedi, un hombre de profunda conciencia histórica, se acercó a Olmert al final de la reunión y le dijo: “Sr. Primer ministro, confíe en los pilotos de la fuerza aérea. Son los mejores del mundo. Autorice la operación“.

El martes 4 de septiembre, la fuerza aérea realizó su última maniobra simulada antes del ataque. “Y luego, Dagan recibió una llamada telefónica de que había una consulta de Estados Unidos“, relata Shkedi. Una de las organizaciones de medios estadounidenses le hizo una pregunta al Pentágono sobre la presencia de una instalación nuclear en Siria. Este fue, por supuesto, uno de los dos escenarios que se habían temido en Israel durante el verano. Cualquier informe en los medios era capaz de despertar a los sirios de su complacencia, alterar su preparación defensiva alrededor del reactor y negarle a las FDI la ventaja de la sorpresa. El jefe de gabinete pidió al primer ministro que convoque al gabinete urgentemente y vote la aprobación del ataque. Eran las 2:00 a.m. el miércoles.

El gabinete se reunió para una discusión en Jerusalén por la mañana. Mientras tanto, Shkedi fue a las bases aéreas de Hatzerim y Ramón para hablar con los equipos que tomarían parte en la operación y revelar el objetivo real a la mayoría de ellos. “Les dije: van a hacer algo de una importancia increíble. De ninguna manera imaginable volverán sin que el reactor haya sido destruido. Sin embargo, deben evitar peleas aéreas con aviones enemigos. Su misión esta vez no era derribar aviones enemigos. Para los pilotos de combate escuchar una cosa así, es completamente contrario a su intuición y ética“.

En la reunión del gabinete, Ashkenazi presentó las diversas alternativas y recomendó atacar. Se decidió atacar pero autorizar a un pequeño foro (el trío de Olmert, Barak y Livni) a decidir el momento del ataque y la naturaleza de la operación. El trío se reunió justo antes de las 6:00 P.M. en una sala adyacente a la sala de reuniones del gobierno, escuchó a Ashkenazi, Dagan y Yadlin, y luego se quedó solo con el jefe de gabinete. La operación fue aprobada por unanimidad, y según la recomendación del ejército, se eligió la opción de ataque aéreo limitado. Al comienzo de la discusión, Livni todavía dudaba, pero los argumentos del jefe de gabinete la convencieron de que la acción militar propuesta garantizaría un resultado más seguro.

De repente llega un momento en que todas las discusiones teóricas se convierten en el aquí y ahora, y podría ser que esto conduzca a una guerra“, relata. “Las probabilidades eran bajas, pero existían. Hubo malestar porque el frente interno no estaba al tanto de lo que podía estar esperándolo. Y eso es después de los misiles que habíamos absorbido en la Guerra del Líbano e incluso antes de que tuviéramos un sistema de interceptación como Cúpula de Hierro. Se me ocurrió que podríamos despertar a la mañana siguiente y el horizonte estaría lleno de misiles [entrantes]. Sin embargo, no hubo dudas sobre la decisión en sí. Revisamos todo el proceso hasta que se tomó la decisión correcta. Estuve muy de acuerdo con la decisión de atacar, aunque fue con un corazón pesado“.

El reactor sirio, antes y después del ataque israelí.

Ashkenazi regresó al edificio del Comando General en Tel Aviv. Allí, su adjunto ya había convocado a los hombres del Estado Mayor. Algunos de ellos escucharon por primera vez sobre la presencia del reactor en Siria. Esa noche, la boda de la secretaria del jefe de personal, Liron, se llevó a cabo como estaba previsto. Ashkenazi se presentó junto con muchos de los generales, en parte para no levantar sospechas de que algo estaba en marcha. Recientemente recordó: “Miré a los invitados que bailaban y me dije: dentro de cinco horas, podríamos despertarlos con sirenas y misiles Scud cayendo en el centro del país. En la reunión del gabinete ya había advertido a los ministros: Cualquiera que hable será responsable de que Assad reaccione. Cualquiera que corra a la televisión corre el riesgo de provocar una guerra“.

Olmert se quedó en su oficina para trabajar. A las 8 pm. convocó al líder de la oposición Netanyahu a la residencia del primer ministro. “Bibi“, le dijo a su veterano oponente, “es a la medianoche de esta noche“. Netanyahu le deseó éxito y dijo: “reaccionaré de acuerdo con las circunstancias“. Olmert, como Ashkenazi, hizo hincapié en la necesidad de mantener el secreto también después del ataque. El primer ministro, que logró tomar una siesta de dos horas, se dirigió a Tel Aviv para seguir la operación desde el puesto de comando subterráneo de la fuerza aérea junto con Barak, Livni, el jefe de personal y el comandante de la fuerza aérea.

‘Melodía suave’

Mientras tanto, los preparativos finales estaban en marcha en la fuerza aérea. En la fuerza estaban preocupados por una serie de posibles complicaciones durante el ataque, que iban desde la presencia de una batería oculta de armas antiaéreas en el área del reactor hasta la preocupación de que no era posible determinar con certeza que el reactor fuera destruido en una sola salida, de modo que una segunda, inmediatamente después de la primera, podría ser necesaria para completar la misión, esta vez bajo circunstancias más complicadas, en las cuales el objetivo de la operación ya había sido revelado a los sirios.

Según David Makovsky, investigador del Instituto Washington para Política del Cercano Oriente, además de ocho aviones de ataque, varios otros aviones también participaron en la operación. Los aviones despegaron de Ramón y Hatzerim y se dirigieron hacia el norte a lo largo de la costa del Mediterráneo, con amplio uso de la guerra electrónica como camuflaje.

Salimos alrededor de las 10:30 p.m.“, recuerda Amir. “Es un vuelo muy largo, secreto, en una noche oscura y una baja altitud de 100 metros sobre el nivel del mar. Tienes que tomar toda clase de decisiones en fracciones de segundo. En general, fue según el plan, pero no todo. El clima en el camino nos sorprendió en varios lugares. Tuvimos que encontrar una respuesta en el acto. De acuerdo con lo acordado previamente, no hubo comunicación entre los aviones: mantuvimos silencio completo durante el vuelo.

Cada uno de nosotros resolvió cosas en su propia cabina, tras dilemas y recelos. En un avión, se resolvió un problema, después de que [se había aclarado que] no todos los sistemas estaban funcionando. Estábamos volando en un área hostil. Si los sistemas tierra-aire se despiertan, estás en un nido de víboras. Pero el vuelo hacia el objetivo fue relativamente tranquilo, sin que nos descubrieran y sin ninguna amenaza directa.

Y luego llegas al área de destino, subes un poco más alto, entrando en modo ejecución. Todo va según la información anticipada. Cada avión arroja dos bombas. Sientes un ligero movimiento del ala cuando las descargas. Hay algo de emoción antes de que llegue la bomba. Nos aseguramos cinco veces de que ‘todos los sistemas funcionaban’ “.

Incluso hoy, recuerda el momento del impacto. “Todo sucede en unos segundos. Veo el sistema térmico que tengo en el avión y también afuera: las bombas golpean la estructura. Hay una tremenda explosión que ves en la oscuridad y después de eso, destrucción total. El objetivo queda cubierto de humo y luego ves que ha sido demolido. Estuvimos sobre el objetivo durante dos o tres minutos. Y luego comenzamos a volar de regreso, de acuerdo con la planificación, a baja altura. Hay un breve momento en que te sientes excelente, porque has logrado lo que se requería, y luego estás muy atento. Teníamos cientos de millas para volar, algunas de ellas en un área llena de misiles. Estábamos muy concentrados en la ruta de escape porque podía provocar sorpresas“.

Según el plan, al alcanzar el objetivo, todos los aviones debían informar a los demás a través de la red de comunicaciones. Después de eso, se suponía que uno de los F-16 debía transmitir la palabra “Arizona” en la radio de largo alcance a Tel Aviv, para indicar que el objetivo había sido bombardeado de acuerdo con el plan. Los ocho aviones confirmaron un golpe preciso y regresaron al apagón de la radio. Cuando el equipo de F-16I informó “Arizona”, eran las 12:25 a.m., hora de Israel, del viernes 6 de septiembre.

Amir relata que varios años después vio un video que había sido filmado en el puesto de comando durante el ataque. “Todos allí brincan de emoción, como en una película de Hollywood. A la 1:30 regresamos a Israel y aterrizamos en la base. Nuestra suposición era que posiblemente la operación sería revelada públicamente, y los sirios responderían, y luego se convertiría en la movida de apertura en una guerra. En el hangar subterráneo al que regresó nuestro avión, el Brigadier General Shelly Gutman, comandante de la base de Hatzerim, estaba esperando. Nos estaba esperando fuera del avión cuando aterrizamos, con abrazos. Usualmente es una persona bastante reservada. No recuerdo haberlo abrazado en ninguna otra ocasión, pero esta vez era todo sonrisas. Shelly nos dijo: ustedes son campeones“.

En el camino de regreso, para reducir el peso y ahorrar combustible, uno de los aviones se deshizo de un contenedor de combustible vacío. El tanque aterrizó en el lado turco de la frontera sirio-turca, creando dos problemas: primero, el incidente y las fotos del tanque con escritura hebrea en él, evidenciaban que una fuerza israelí había estado en la zona. En segundo lugar, causó una gran vergüenza frente a Turquía, que en ese momento era un país amigo de Israel, a pesar de que Recep Tayyip Erdogan ya estaba sirviendo como primer ministro. En la Fuerza Aérea, caracterizaron la liberación del tanque de combustible en Turquía como un error operacional, aunque tácticamente fue posible justificar las consideraciones de la tripulación. El tema, sin embargo, no empañó el éxito de la operación. Después del ataque, Ashkenazi envió al jefe del MI Yadlin al jefe de gabinete turco para explicarle las consideraciones y circunstancias y para asegurarle que no hubo absolutamente ninguna violación de la soberanía turca durante la operación. Los turcos no estaban contentos, pero decidieron no mencionarlo, aparentemente en parte debido a su comprensión retrospectiva de que el proyecto secreto de Assad también era una amenaza para ellos.

La falta de respuesta inmediata del régimen reforzó la hipótesis de inteligencia previa de que Siria mostraría moderación después del ataque.

Shkedi salió de la cabina de control [en el puesto de mando] solo después de que los aviones estuvieron fuera del alcance del peligro. “Fui a Olmert. Los dos estábamos muy emocionados. Nos dimos un gran abrazo. Le dije: la fuerza aérea hizo lo que se le asignó“.

El primer ministro celebró el logro levantando un brindis. “Había una locura a su alrededor“, dijo uno de los presentes. Su jefe de personal, Yoram Turbovich, en un estado de total euforia, le dijo a Olmert: “Ya puedes renunciar. Has hecho tu parte por el pueblo de Israel“.

El día después de Arizona

Poco después, Olmert llamó por teléfono al presidente Bush, que estaba de visita en Australia esa semana. Los dos hablaron, a petición de Olmert, en una línea segura.

¿Recuerdas algo en el norte que me estaba molestando?“, dijo el primer ministro al presidente. “Ya no está allí“.

Muy bien“, respondió Bush.

La tarde siguiente, la agencia de noticias siria emitió una declaración lacónica en el sentido de que durante la noche su sistema de defensa aérea había ahuyentado a los aviones israelíes que habían penetrado en el espacio aéreo de Siria. En Israel vieron esta declaración mentirosa sin muchos detalles como refuerzo de la evaluación de que Assad pretendía mostrar moderación. El silencio del lado israelí, que en general se mantuvo de acuerdo con la planificación anticipada, ayudó a reducir la sensación de humillación sentida por el presidente sirio y confirió credibilidad a su rango de negación plausible.

Inmediatamente después del ataque, Israel se embarcó en un bombardeo diplomático que había sido preparado de antemano por la Oficina del Primer Ministro, el Mossad, MI y el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los principales funcionarios israelíes, la mayoría de ellos agentes de inteligencia, partieron hacia países occidentales y una serie de países amigos de la región para compartir la información incriminatoria sobre el reactor secreto sirio. La inteligencia detallada ayudó a convencer a esos países de la justicia de la medida israelí y neutralizó la posibilidad de que el ataque se convirtiera en causa de un escándalo internacional. El silencio sirio ayudó.

Es una historia que terminó bien“, dice Amos Yadlin. “Hubo una cooperación exitosa aquí entre las organizaciones de inteligencia y entre nosotros y el gobierno. Fue un proceso extraordinario, al final del cual el reactor fue destruido“.

Ido Nechushtan cree que “este es el tipo de problema que es importante que Israel sepa cómo resolver solo”. Nadie va a resolverlos por nosotros. Olmert se condujo en este asunto con coraje y habilidad y no rehuyó tomar decisiones. No fue un asunto simple, un año después del Líbano“.

Aquí surgió una amenaza existencial para el Estado de Israel y la tratamos, la forma en que la fuerza aérea había tratado el reactor en Iraq en el pasado“, dice el coronel Amir, el piloto de F-15 que participó en el ataque. “Para mí, hoy se conecta con nuestra capacidad de eliminar amenazas en países distantes en el tercer círculo [es decir, Irán]. Desde el ataque en Siria también hemos mejorado maravillosamente, en inteligencia, en nuestro rango de acción, en nuestra capacidad para atacar en secreto“.

Durante el transcurso de la última década, los dos escuadrones operativos de la fuerza aérea han guardado ferozmente el secreto del ataque. Amir dice que nunca le contó a su esposa sobre esa noche en el este de Siria.Efrat lo sabrá solo ahora, cuando se publiquen los artículos y las entrevistas. Hay cosas de las que no hablas. Ella está familiarizada con esto“.

Epílogo

Incluso después de que el reactor fue bombardeado, las ondas en el eje sirio-iraní continuaron, con la participación incesante de Hezbolá. El general Mohammed Suleiman, comandante del “ejército en la sombra” sirio, fue la persona de contacto de los líderes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y de Imad Mughniyeh, que dirigía el esfuerzo terrorista de Hezbolá.

Mughniyeh estaba al tanto de las misiones más secretas de los patrones de Hezbolá, Irán y Siria. El año anterior, ordenó a la misión secuestrar a dos reservistas del ejército israelí en la frontera norte de Israel, cerca de Zarit, lo que desencadenó la Segunda Guerra del Líbano. Por lo que se sabe, se llevó a cabo sin el permiso previo o la participación de Irán o Siria.

El régimen sirio completó la destrucción del edificio. Cuando el OIEA quiso visitar el sitio, luego de los informes del ataque y de las filtraciones de que realmente había sido un reactor nuclear, los sirios afirmaron que no había nada que ver porque no había habido nada allí. Sin embargo, en 2008, los inspectores de la IAEA encontraron rastros de sustancias radiactivas allí, y la agencia dijo que había una gran probabilidad de que un reactor nuclear hubiera estado en operación en el sitio. Como era su costumbre, Damasco negó todo, y la IAEA no hizo nada al respecto a pesar de la flagrante violación por parte de Siria de un tratado del que era signatario.

Para entonces, Mughniyeh estaba muerto. Lo mataron en 2008 en Damasco mientras salía de una recepción en la embajada iraní. Cuando encendió el encendido de su jeep, estalló. Según los informes en los medios estadounidenses, su asesinato fue una operación conjunta del Mossad y la CIA en venganza por el papel de Mughniyeh en el secuestro de un avión de pasajeros TWA en Beirut en 1985 y por atacar a los marines estadounidenses en Líbano dos años antes. Hezbolá acusó a Israel del golpe, pero Israel nunca respondió oficialmente.

Según varios informes de la época, el amigo de Mughniyeh, el general Suleiman, no tuvo un destino mejor. Medio año más tarde, el comandante del “ejército de la sombra” asistía a un banquete en su casa de vacaciones en la ciudad costera siria de Latakia cuando los francotiradores le dispararon desde un bote. Como en el caso de Mughniyeh, Israel fue acusado del asesinato, pero Jerusalén nunca respondió oficialmente.

A pesar de la sombra del fracaso en el Líbano, si todas estas afirmaciones son ciertas, el gobierno de Olmert demostró una línea agresiva y particularmente activa contra la amenaza nuclear y contra las amenazas del terrorismo y la guerra de guerrillas en los países vecinos. Para cuando Olmert dejó el cargo menos de dos años después, Israel había -según la prensa extranjera- bombardeado fuertemente un convoy iraní en el corazón de Sudán que se dirigía a Gaza. Y antes de eso, a fines de 2008 y comienzos de 2009, llegó la operación militar israelí conocida como Plomo Fundido contra Hamás en Gaza.

Fuentes de inteligencia occidentales dijeron al Washington Post en 2015 que el general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, había estado con Mughniyeh en Damasco esa noche, pero de alguna manera no murió en la explosión que mató al terrorista libanés. Hoy, ese mismo Soleimani comanda los movimientos militares de Irán en Medio Oriente, incluyendo la base de las milicias chiítas en el sur del Líbano, el próximo frente donde Israel probablemente se encuentre enfrentando a Siria e Irán.

Fuente: Haaretz – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend