Inicio » Opinión » Análisis » Israel a los 70: Poniendo el país en perspectiva

Israel a los 70: Poniendo el país en perspectiva

Enlace Judío México.- Aniversarios como este nos obligan a todos a apartarnos de las discusiones diarias y la violencia y las quejas y escándalos y todo lo demás que atormenta a Israel, y echar un vistazo más largo.

POR HERB KEINON

Todo necesita un contexto.

Nada se puede juzgar con justicia si se lo ve solo, aislado, desconectado del pasado, de su entorno. Nada. No una persona, sin duda no un estado.

Los cumpleaños y aniversarios son inevitablemente un momento de hacer balance. ¿Dónde hemos estado? ¿A dónde vamos? ¿Qué hemos logrado? ¿Estamos cumpliendo con las expectativas? Los cumpleaños con números redondos, como los años 50, 60 o 70, son un momento de acumulación de esteroides.

Y mientras este país celebra 70 años de independencia, la pregunta que se puede hacer con razón es si esto es lo que el pueblo judío oró y soñó a través de los siglos.

¿Es esto? ¿Esto es realmente todo lo que hay? Al responder esa pregunta, lo que se necesita desesperadamente es perspectiva, contexto. Pero esa perspectiva y contexto a menudo se pierden en el día a día. Estamos tan atrapados en las noticias diarias -el terrorismo, las guerras, la corrupción- que perdemos de vista el panorama general. Y eso es lo que es tan importante de este momento particular del calendario: obliga a retroceder un paso y, aunque solo sea por un minuto, tener una visión más amplia.

ISRAEL, OBVIAMENTE, no es la misma visión prístina con la que todos soñaron hace 70 años. Han sucedido muchas cosas en las últimas siete décadas. Soberanía, independencia, dirigir un país, desarrollar una economía, formar un ejército y luchar guerra tras guerra es un asunto complicado. Un asunto muy desordenado.

Enfrentamos una realidad dura, dura y amarga, una realidad que a veces nos obliga a comprometer algunos de nuestros valores. Tal vez no hemos estado a la altura de nuestras propias expectativas, pero a la edad madura de 70 años, es justo decir que, a pesar de lo que puedan estar diciendo los detractores, el cielo no se caerá.

No se caerá a pesar de que Irán se esté abriendo camino en Siria, a pesar del estancamiento con los palestinos, a pesar del Estado Islámico en el Sinaí, a pesar de Hamás y Hezbolá y nuestras propias divisiones internas, y del crimen y la corrupción del país.

Sin embargo, seamos sinceros: Israel hoy no es la versión idealizada que muchos de nosotros alguna vez tuvimos en nuestras mentes. La Operación Borde Protector en Gaza en el verano de 2014 no fue exactamente la Guerra de los Seis Días; no hubo incursiones en Entebbe para liberar a Guilad Schalit; el debate sobre la deportación de migrantes africanos ha reemplazado las imágenes de que Israel acogía a los botes vietnamitas a fines de la década de 1970; y la corrupción israelí -tanto un ex presidente como un ex primer ministro- fueron a la cárcel, y el actual primer ministro está ahora inmerso en la batalla de su vida política por acusaciones de irregularidades delictivas; las noticias de hoy son mucho más que el valor israelí, aunque hay mucho valor israelí.

Algunos, tanto en Israel como en el extranjero, simplemente preguntan: ¿Qué le ha sucedido a Israel, al Israel del que nos enorgullecimos? ¿Es esta la tierra por la que oramos? La respuesta es sí, esta es la tierra por la que oramos. ¿Es perfecto? Por supuesto no; ningún estado es perfecto. Sin embargo, es un testimonio notable de la resiliencia, la fe y la esperanza judías; un estado próspero que ha mantenido su equilibrio, compostura y principios en el vecindario más inhóspito del planeta.

Perspectiva. Necesitamos poner al país en perspectiva.

Y el mejor lugar donde ir cuando se busca perspectiva es mirar dónde estaba el pueblo judío hace 73 años, salir del Holocausto y ver dónde estamos hoy, con todas las dificultades y problemas, canallas y sueños rotos. Lo que hemos creado durante este corto período es nada menos que un milagro, con todas las verrugas e imperfecciones.

Esa perspectiva se dio claramente unos años atrás, en febrero de 2011, cuando Benny Gantz asumió como jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel. Su madre, como señaló el primer ministro Benjamin Netanyahu en la ceremonia de juramento de Gantz, fue sobreviviente del Holocausto.

Cuando tu madre fue liberada de Bergen-Belsen, pesaba solo 28 kilogramos”, dijo Netanyahu. “Estoy seguro de que en ese momento, ella nunca soñó que 66 años más tarde su hijo, aún por nacer, sería el vigésimo jefe del estado mayor general del ejército del Estado de Israel, el estado judío. Tal vez ella no soñó con tal cosa, pero se ha hecho realidad ante nuestros ojos“.

Esa historia familiar -el viaje de Bergen-Belsen a jefe de Estado Mayor del ejército israelí- atestigua el cambio drástico que el pueblo judío ha experimentado en el lapso de lo que puede considerarse una sola vida: la transformación de un pueblo débil, exiliado e indefenso en una nación próspera, independiente, segura y bulliciosa con uno de los ejércitos más poderosos del mundo.

Dos atributos israelíes deberían dar un optimismo sobre los próximos 70 años: la capacidad de recuperación del país y su extraordinaria capacidad para encontrar soluciones a corto plazo a los problemas.

La capacidad de recuperación, el tipo de resiliencia encarnada en la historia familiar de Gantz, se ve y siente aquí todo el tiempo, tanto a nivel personal como a nivel nacional: cada vez que el país se recupera de una guerra, cada vez que una familia continúa con vida después de un ataque terrorista. Hay un optimismo y esperanza aquí profundamente arraigados en el pueblo judío que empuja a la nación hacia delante, a pesar del dolor, a pesar del sufrimiento, a pesar de la pérdida. No es un pueblo que se sumerge en la victimización, sino que toma cualquier mano que se le dé y lo aprovecha al máximo, trata de mejorarlo, lo desarrolla.

El segundo atributo que lo hace a uno optimista sobre el país es su asombrosa habilidad para encontrar soluciones a corto plazo a los problemas, no problemas a largo plazo, sino problemas a corto plazo. Israel no ha demostrado ser particularmente hábil en la planificación a largo plazo, pero cuando se trata del corto plazo, nadie lo hace mejor.

Abundan los ejemplos.

La guerra en Medio Oriente cambió fundamentalmente en 1991 con la primera Guerra del Golfo, cuando Sadam Hussein disparó misiles Scud a Israel. A partir de ese momento, todas las confrontaciones militares con nuestros enemigos ya no eran tanques contra nuestros tanques en los Altos del Golán o en la Península del Sinaí, sino más bien sus cohetes en nuestras guarderías, sus misiles en nuestros centros de población.

Este país no tenía el lujo de decir que no podía hacer nada con respecto a tales amenazas. Entonces comenzó a desarrollar un sistema antimisiles de tres niveles para enfrentar el desafío: Flecha contra los misiles intercontinentales de Irán; Honda de David, para lidiar con misiles del Líbano; y Cúpula de Hierro para eliminar los Kassams de la Franja de Gaza. ¿Sella herméticamente el país? No. Pero proporciona disuasión y un cierto grado de espacio estratégico.

¿Buscan un ejemplo más reciente de esta aptitud para resolver problemas? Solo considere la tecnología que Israel ha desarrollado para extinguir y destruir los túneles terroristas provenientes de Gaza. Nuevamente, si hay un problema, no levante las manos y diga “No puedo manejarlo”. Encuentre una solución.

TODO vuelve a la perspectiva.

El ex presidente de la Universidad Yeshiva, Richard Joel, proporcionó una buena dosis de esta perspectiva años atrás cuando relató una historia acerca de traer un grupo de estudiantes de Birthright por primera vez al Muro de los Lamentos. Eran niños con poca o ninguna conexión con Israel o el judaísmo y quería encenderlos, ponerlos en forma, para que cuando se pararan frente al Muro, vieran algo más que piedras viejas.

Sus tatarabuelos y mis tatarabuelos casi con seguridad no se conocían“, les dijo a los estudiantes. “Probablemente vinieron de diferentes asentamientos en el Pale of Settlement, del norte de África o de otras tierras distantes. Hablaban diferentes idiomas o dialectos del mismo idioma. Probablemente tenían diferentes niveles de educación y diferentes niveles de observancia religiosa y compromisos. Y se ganaban la vida de diferentes maneras“.

Pero les dijo:

Sus tatarabuelos y mis tatarabuelos compartieron dos cosas en común. Todos pasaron sus vidas anhelando tocar una piedra del Kotel, y todos sabían que nunca lo harían“.

Que nosotros mismos podamos hacer eso, que podamos ir a tocar las piedras del Kotel en una tierra en la que por primera vez en 2.000 años tomamos decisiones, las buenas y las malas; en la que decidimos nuestro destino; en la que manejamos nuestras vidas al ritmo del calendario judío; en la que hablamos a nuestros hijos en un idioma que estaba muerto como un lengua viva hace 120 años; y en el que nos defendemos y protegemos por nosotros mismos, no es algo que deba darse por sentado, aunque sea un lugar imperfecto.

Aniversarios como este, 70 años desde el nacimiento del estado, nos obligan a todos a dar un paso atrás en las discusiones diarias y la violencia y las quejas y escándalos y todo lo que plaga a Israel, y echar un vistazo más largo. Y cuando uno hace eso, lo que emerge es una maravilla, incluso hoy, especialmente hoy, a la luz de todo lo que el país ha enfrentado y seguirá enfrentando.

Fuente: The Jerusalem Post / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend