Inicio » Destacado » Mi “Momento Israel”, del olímpico israelí A.J. Edelman

Mi “Momento Israel”, del olímpico israelí A.J. Edelman

Enlace Judío México.- Cómo el deportista olímpico israelí encontró su “momento de Israel” mientras entrenaba en un pintoresco pueblo de Alemania.

A.J. EDELMAN

Durante los últimos cuatro años he tenido el más alto honor de mi vida, el de representar al Estado de Israel en competición.

Competí en esqueleto, un deporte donde un atleta se desliza de cabeza a 140 km / h por una rampa de hielo. Es un deporte que requiere resolución, jutzpá, mirar el peligro a la cara y superar las probabilidades. En otras palabras, es el deporte perfecto para un israelí. He visto la belleza de Israel desde dentro de sus fronteras y he admirado su belleza desde el exterior. Con mucho orgullo he actuado como embajador de Israel a través del deporte, que culminó con los Juegos Olímpicos de Pyeongchang en febrero.

Cada año, vienen Yom Hazikarón (Día de Conmemoración de los perdidos por la Tierra de Israel) y Yom Ha’atzmaut (Día de la Independencia), me encuentro en profunda reflexión sobre lo que Israel significa para mí: como israelí, como judío, y como individuo que vive en el mundo libre. De hecho, también trato de encontrar mi “momento Israel“, un momento en la vida en el que me di cuenta de lo afortunado que soy de llamarme israelí. Qué asombroso es el ‘nes’, el milagro de Israel.

Permítanme prologar mi momento aportando algo de contexto.

La vida de un atleta está estructurada. Está llena de costumbres, acciones y supersticiones familiares. De la dieta al ejercicio, la repetición es una constante. Como atleta de Israel, tengo una serie de costumbres muy serias que se relacionan con mi tierra natal. Son tan naturales y tan necesarias como comer o dormir. La primera es escuchar Arim Roshí de Shay Gabso antes de realizar cualquier función importante en mi rol como atleta israelí, ya sea antes de entrenar para la competencia o viajar al extranjero. Es mi himno personal, y nunca deja de traerme lágrimas a los ojos, porque aprecio a los mucho más valientes que yo que han defendido a Israel y me recuerda el costo de la tierra que llamo mi patria y que represento un país que existe solo debido al sacrificio de otros. Mientras escucho esa canción una vez más este Yom Hazikarón, no puedo evitar pensar en mi momento Israel.

Otra costumbre mía era encender velas (Januca y Shabat) cada año de mi esqueleto en la ciudad de Berchtesgaden, Alemania, que era la casa de Hitler, el Nido del Águila. Berchtesgaden es pintoresca y serena y está situada al lado de un hermoso lago, serpenteando las montañas con algo de nieve. A treinta minutos de Salzburgo, es un lugar tranquilo con pistas de esquí bunny-hill y una pista de trineo.

Hace un par de años, mientras preparaba para encender tal vez la primera vela de Januca encendida en Berchtesgaden en décadas, escuché a Arim Roshi mientras desempaquetaba, y me puse mi uniforme completo, que diseñé con una Estrella de David de 2.5 pies cuadrados. Al escuchar la frase “alzo los ojos a las montañas en la distancia”, miré hacia la montaña donde se encuentra el Nido del Águila y dije por primera vez un lema que repetiría antes de cada competición: “por mí, por mi pueblo, y por mi país. Le’atzmi, Le’Ami, Le’Artzi“.

Ese será para siempre mi momento Israel.

El momento en que me di cuenta de lo que Israel significa para mí. Es desafío. Es supervivencia. Es orgullo. Es perseverancia. Es sacrificio. Y es amor. Israel es todo. Y los que estamos bendecidos para experimentar su existencia somos privilegiados más allá de las palabras. Todas las noches, antes de retirarme a la cama, agradezco a Dios, con una brajá, una bendición, que he proferido miles de veces. “Baruj Hashem (gracias a Dios) que tengo la oportunidad de representar a Am Yisrael y Eretz Israel (la nación y la tierra de Israel)”. Estoy orgulloso de ser israelí. Me enorgullece tener una patria que llamarla propia. Por todo lo que representa Israel, estoy orgulloso de ello.

En este Yom Hazikarón y Yom Ha’atzmaut, espero que todos puedan encontrar sus propios “momentos Israel” y apreciar el milagro de nuestra patria. Gracias por leer y compartir en el mío. Gracias también a los valientes hombres y mujeres que protegen nuestra patria, y por el sacrificio de aquellos que han dado sus vidas en defensa de Eretz Israel.

A.J. Edelman es el primer israelí que compite en el evento de esqueleto en los Juegos Olímpicos de Invierno, terminando en el puesto 28 en los Juegos Pyeongchang en febrero.

Fuente: The Jerusalem Post / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend