Inicio » Opinión » Análisis » Elie Cohen, espía israelí en Damasco

Elie Cohen, espía israelí en Damasco

ENLACE JUDÍO MÉXICO – Hace dos días se cumplieron 53 años de la ejecución de Elie Cohen, espía israelí que fue capturado por el gobierno sirio de entonces con la ayuda del servicio secreto ruso.


P HUERGO CASO: Elihau Cohen -Eli-  nació en 1924 , en la ciudad de Alejandría (cuando la Alejandría de lo del Cuarteto de Lawrence Durrell) Sus padres, no obstante no era  judíos egipcios; a su padre,  Saúl (casado con Sofía) ambos judíos sefardíes de Siria, concretamente de la ciudad de Alepo, le habían trasladado allí siete años antes de él haber nacido.  Tras estudiar en el Instituto de Enseñanza Media Rambám, Eli fue admitido en la universidad para estudiar ingienería. En 1957 hizo aliá y se radicó en la localidad de Bat Yam, trabajando primero como traductor del árabe y luego como contable. Dos años después de haber llegado a Israel se casó con Nadia, proveniente de la judería de  Iraq, con la que tendría tres hijos.

Su inclusión en los servicios de inteligencia de Israel datan de 1960, aunque ya en Egipto tenía contactos con agentes israelíes y fue por ello investigado, pero no condenado por las autoridades egipcias. Su primera misión tras el evidente adiestramiento preliminar fue en Argentina, donde adquirió la personalidad de un hombre de negocios sirio, Kamal Kabin Tabita, y en 1962 se instaló en Damasco. Fue entonces cuando empezó una operación por la cual hoy los Altos del Golán pertenecen a Israel. Con un carisma particular, una memoria prodigiosa y un encanto irresistible, Cohen llegó a tener en su mano todo el sistema de defensa del tradicional enemigo de Israel.

Pero Cohen, tras las sospechas del gobierno sirio sobre la profundidad en que sus acciones se habían revelado a Israel,  fue capturado en 1965 gracias a la colaboración de  los servicios secretos rusos. Los soviéticos  sorprendieron a Cohen  enviando  mensajes cifrados a Jerusalén.

El Gobierno de la República de Siria lo torturó durante cuatro semanas. Su juicio se abrió el 22 de febrero de 1965 en el edificio del Estado Mayor sirio y se celebró  -algunos periódicos están diciendo que ni hubo juicio – Pero sí lo hubo, sólo que a puertas cerradas. A ningún abogado o periodista se le permitió asistir a la sesión de la corte. El Estado de Israel, como siempre en estos casos, hizo grandes esfuerzos para salvar su vida y liberarlo. Se enviaron varios intermediarios a Damasco, que ofrecieron diversas propuestas, incluido dinero, información sobre la oposición subversiva, medicinas e incluso grandes equipos civiles, pero los sirios rechazaron todas las propuestas.

Aproximadamente cuatro meses después de la captura de Cohen, el 18 de mayo de 1965, a las 2:00 AM, un pequeño convoy militar  viajaba por las calles de Damasco. Después de un corto trayecto en coche, el convoy se detuvo en la estación de policía frente a la plaza del corazón de Al-Marja de la ciudad.   Periodistas y fotógrafos que han recibido permiso para grabar las últimas horas de la espía israelí de más alto rango atrapado en Siria . El Rabino Nissim Andibu-Cohen, el Gran Rabino de la Comunidad Judía de Damasco, oró con él por las oraciones tradicionales. Más tarde, el rabino testificó que se había encontrado con un hombre roto, pero un hombre decidido, un hombre  que quería informar a su familia que había cumplido con su deber hasta el final y que  se mantuvo fiel a su pueblo y su país.

Luego llevaron a Cohen al centro de la plaza Marja, donde Abu Suleiman, el principal verdugo de Siria, lo estaba esperando.

Shmá Israel.

Titular en hebreo: Leil Ha´Seder en una cárcel de Damasco y solo.

Poco antes de ser ejecutado, se le permitió escribir una carta a su esposa para despedirse:

“Mi querida Nadia, mi querida familia, os escribo estas últimas palabras con la esperanza de que siempre permanezcáis unidos; le pido a mi esposa que me perdone, que se cuide y que brinde una buena educación a nuestros hijos … Un día mis hijos estarán orgullosos de mí. No pierdas el tiempo llorando por lo sucedido, pero mira hacia el futuro, te envío los últimos besos, reza por la elevación de mi alma “(traducido al árabe por el rabino que lo visitó en prisión)

Hasta el día de hoy, Cohen es considerado uno de los espías más importantes de Israel, a pesar de que fue capturado mientras desempeñaba sus funciones. En este contexto, hay quienes afirman que Cohen proporcionó información que mejoró la inteligencia y los preparativos para la guerra contra las FDI de una manera significativa y contribuyó a que el Estado de Israel esté listo para la Guerra de los Seis Días y especialmente la guerra con Siria que llevó a la ocupación de los Altos del Golán.

Eli Cohen fue enterrado en Damasco, y hasta el día de hoy los sirios no han respondido a la solicitud de permitirle ser enterrado en Israel. Después de su muerte fue ascendido del rango de comandante al teniente coronel.

Su esposa y tres hijos, así como otras personas en Israel, sostuvieron que la misión en Siria era innecesaria. El 18 de mayo de 2015, Tamir Pardo,  hoy ex jefe del Mossad, admitió que “de forma retrospectiva ,  está claro que  la última estancia de  Eli en Siria fue un error”.

En octubre de 2011, un kurdo iraquí que estaba en prisión en Siria visitó Israel y dijo que vio en las paredes de su celda palabras en hebreo y árabe que Cohen había escrito, aparentemente antes de ser ejecutado: “No me arrepiento de lo que hice. A veces una persona falla debido a amigos que le han fallado”

 

Fuente : Biblioteca Nacional de Israel

© P HUERGO CASO / ENLACE JUDÍO

1 Comment

  1. Rusia como siempre en apoyo de todo lo incorrecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend