avatar_default

Enlace Judío México – Fuentes israelíes estiman que Rusia estará dispuesta a discutir una retirada significativa de las fuerzas iraníes y las milicias chiítas de la frontera entre Israel y Siria.

AMOS HAREL

El cambio en la posición de Rusia se ha hecho más evidente desde el enfrentamiento militar de Israel con Irán en Siria y en medio de las preocupaciones de Moscú de que las nuevas medidas israelíes amenazarían al régimen del presidente sirio Bashar Assad.

Recientemente los rusos renovaron sus esfuerzos para tratar de involucrar a Estados Unidos en acuerdos que estabilizarían a Siria. Rusia podría estar dispuesta a expulsar a los iraníes de la frontera con Israel, aunque esto no necesariamente incluiría a las fuerzas vinculadas a ellos en Siria.

El pasado noviembre, Rusia y Estados Unidos, en coordinación con Jordania, forjaron un acuerdo para disminuir la posibilidad de fricción en el sur de Siria, luego de que el régimen de Assad derrotara a los grupos rebeldes en el centro del país. Israel exigió alejar a los iraníes y las milicias chiítas al menos 60 kilómetros de la frontera israelí en los Altos del Golán, al este de la carretera Damasco-Daraa (o, según otra versión, al este de la carretera Damasco-Suwayda, a unos 70 kilómetros de la frontera).

Sin embargo, las potencias, no accedieron a la demanda; el acuerdo estipulaba que los iraníes y las milicias se mantendrían a unos 5 kilómetros de las líneas de contacto entre el régimen y los rebeldes, a unos 5 o 20 kilómetros de la frontera israelí.

Pero los iraníes tampoco respetaron esta demanda. Los miembros de la Guardia Revolucionaria y las milicias se veían periódicamente cerca de la frontera, mientras que las fuerzas vinculadas al régimen de Assad incluso violaron los acuerdos de separación de 1974 con Israel al penetrar ocasionalmente la zona desmilitarizada en los Altos del Golán.

De lo que se sabe, Rusia y Estados Unidos aún no han reanudado las conversaciones directas sobre Siria, pero los rusos señalan que están dispuestos a revaluar sus posiciones. Israel cree que bajo las nuevas circunstancias, tras los ataques de la Fuerza Aérea israelí y el apoyo público de la administración de Trump a las acciones de Israel, Moscú accederá a que los iraníes se retiren al este de la carretera Damasco-Daraa, en conformidad a la demanda original de Israel.

Al parecer, el mismo Assad está actualmente menos entusiasmado con la presencia militar iraní, que está creando fricciones con Israel. En febrero y mayo, en la última ronda de tensiones entre Israel e Irán en Siria, la fuerza aérea israelí destruyó una gran cantidad de baterías de defensa aérea sirias después de que dispararon contra aviones de combate israelíes. Según diversas evaluaciones, casi la mitad del sistema de defensa aérea del régimen fue desactivado.

Según la inteligencia israelí, en Siria hay ahora unos 2.000 oficiales y asesores iraníes, miembros de la Guardia Revolucionaria, alrededor de 9.000 milicianos chiítas de Afganistán, Pakistán e Iraq, y alrededor de 7.000 combatientes de Hezbolá. Israel evalúa que los estadounidenses están ahora en una buena posición para alcanzar un acuerdo más efectivo en Siria en coordinación con los rusos bajo el lema “Sin Irán y sin ISIS”.

Tras una reunión con Assad en Sochi, el 17 de mayo, el presidente ruso Vladimir Putin, declaró que en vista del progreso de las conversaciones sobre el futuro de Siria, las fuerzas extranjeras deben retirarse de territorio sirio. Al día siguiente, el enviado del presidente, Alexander Lavrentiev, dijo que Putin se refería a las fuerzas de Irán, Hezbolá, Estados Unidos y Turquía, pero agregó que era “un asunto muy complejo”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores iraní rechazó las declaraciones de Putin y dijo que las fuerzas iraníes permanecerían en Siria mientras el régimen las requiriera y mientras hubiera una amenaza terrorista en el país.

Mientras tanto, la agencia de noticias RIA informó este lunes que el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo de Mozambique, José Condungua Pacheco que sólo las tropas del gobierno sirio deben permanecer en la frontera sur del país, que colinda con Jordania e Israel.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu dijo el domingo al comienzo de la reunión semanal del gabinete que Israel está actuando contra la expansión militar de Irán en Siria. “Actuamos contra el envío de armas letales desde Siria al Líbano o su producción en el Líbano, que serían utilizadas para atacar a Israel, y es nuestro derecho, basado en el derecho a la autodefensa, evitar la fabricación o contrabando de armamento al Líbano”, agregó.

El jueves, Siria informó de un ataque aéreo cerca del aeropuerto de Homs, en el centro del país, contra un sitio militar vinculado a Hezbolá. El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, atribuyó el ataque a Israel.

La semana pasada, el comandante de la FAI, Amikam Norkin, publicó una fotografía de un F-35 israelí sobre Beirut. Norkin dijo que el avión había participado en recientes operaciones de la fuerza aérea en dos lugares diferentes.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí