Inicio » Opinión » Arte y Cultura » En Venecia, Israel exhibe 1.600 años de soluciones arquitectónicas a desavenencias religiosas

En Venecia, Israel exhibe 1.600 años de soluciones arquitectónicas a desavenencias religiosas

Enlace Judío México.- Hasta noviembre, el Pabellón de la Bienal de Israel en Venecia destaca las luchas aparentemente permanentes en sitios religiosos y sus soluciones transitorias

RENEE GHERT-ZAND

Veinte días al año, un sitio sagrado disputado en Hebrón, conocido por los judíos como la Cueva de los Patriarcas y para los musulmanes como la mezquita de Ibrahimi, se asemeja al Madison Square Garden de Nueva York cuando se convierte de cancha de baloncesto de los Knicks en pista de hockey sobre hielo de New York Rangers.

Si bien la razón del cambio es cualquier cosa menos diversión y juegos, la coreografía sigue siendo sorprendentemente similar, ya que los trabajadores agregan o eliminan elementos simples como sillas de plástico y alfombras para crear una sinagoga o una mezquita.

Diez días al año el lugar pertenece exclusivamente a los judíos; los otros 10 a los musulmanes. Sin embargo, el resto del año, el sitio se comparte incómodamente entre las dos religiones. Una pared a prueba de balas, introducida por trágica necesidad después de que el colono judío Baruch Goldstein masacrara a 29 fieles musulmanes durante las oraciones en 1994, sella herméticamente las dos mitades del santuario.

Una nueva exposición creada especialmente para el Pabellón de Israel de la Bienal de Arquitectura de Venecia examina el delicado equilibrio alcanzado entre las religiones que reclaman la Cueva de los Patriarcas y otros cuatro sitios sagrados ostensiblemente permanentes en Israel y Judea y Samaria.

En Statu Quo: Structures of Negotiation” ilustra que si observamos estos sitios religiosos controvertidos desde una perspectiva espacial y temporal combinada, entonces lo que pensemos como permanente en Tierra Santa puede ser cualquier cosa menos eso.

En esta foto tomada el miércoles 23 de mayo de 2018, una vista del pabellón de Israel, en la exposición Bienal Internacional de Arquitectura, en Venecia, Italia. (AP / Antonio Calanni)

La exposición lleva el nombre del mecanismo Status Quo empleado desde mediados del siglo XIX para mantener la paz entre las partes contendientes mientras realizan sus rutinas diarias. Fue introducido por primera vez por los otomanos a mediados del siglo XIX, y avanzado bajo el dominio británico y jordano. Status Quo todavía está en uso hoy en día por Israel y la Autoridad Palestina.

Incluso en estos lugares sagrados antiguos, las cosas son tan temporales. Trabajando en este proyecto, ahora entiendo en un sentido profundo cómo todo es tan temporal aquí“, dijo Deborah Pinto Fdeda, miembro del equipo curatorial detrás de “In Statu Quo“, quien habló con The Times of Israel,  en su estudio de Tel Aviv poco antes de volar a Venecia para la instalación de la exposición.

Equipo del Pabellón de Israel (desde la izquierda): Ifat Finkelman, Deborah Pinto Fdeda, Oren Sagiv, Tania Coen Uzzielli. (Daniel Sheriff)

El equipo del Pabellón de Israel se completa con los arquitectos Ifat Finkelman y Oren Sagiv, así como con Tania Coen Uzzielli, directora de asuntos curatoriales y curadora del Museo de Israel.

La propuesta del equipo “In Statu Quo” fue seleccionada en un proceso competitivo por un comité conjunto que representa al Ministerio de Cultura y Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Según Finkelman, la investigación y el trabajo involucrados en la preparación de la exposición y las presentaciones y materiales relacionados (incluido un libro) fueron intensos y extensos. Ninguno de los miembros del equipo había estudiado previamente el mecanismo Status Quo, ni habían participado en bienales anteriores.

Este tema no es nuestra pericia, pero es muy relevante para este tipo de plataforma y lugar internacional. Se trata de la arquitectura en un sentido más amplio, que es en gran medida el discurso en el campo en estos días“, dijo Finkelman.

La exhibición, ocupando los tres pisos del Pabellón de Israel, le da a cada uno de los cinco lugares sagrados su propio lugar y tratamiento para destacar las diversas estrategias mediante las cuales se ha empleado el Status Quo.

En el primer piso, el cambio que tiene lugar en la Cueva de los Patriarcas, asegurado por las Fuerzas de Defensa de Israel, se muestra en la sección titulada “Escenografía: Objeto de la política“.

Este es un ejemplo de cómo los objetos hacen un lugar“, dijo Finkelman.

Los visitantes pueden ver la transformación en acción a través de una proyección de la película de 2012 de Nira Pereg, “Abraham Abraham Sarah Sarah“.

Escena de la película de Nira Pereg ‘Abraham Abraham Sarah Sarah’ (Cortesía de Nira Pereg)

Un compromiso modelo

En “Coreografía: Protocolos en el espacio y el tiempo“, las complejas divisiones espaciales y temporales en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén están representadas por un modelo antiguo restaurado y codificado por colores de la iglesia donde las denominaciones ortodoxo-griegas, latinas, armenias, coptas, sirias y etíopes comparten el espacio en sus rutinas diarias.

La maqueta fue hecha por el arquitecto alemán, arqueólogo y misionero protestante Conrad Schick en 1862 para el bajá otomano. Originalmente se produjeron tres copias, pero solo la que aquí se exhibe ha sobrevivido. Es un préstamo de Christ Church en la Ciudad Vieja.

Un video de media hora acompaña mostrando los rituales y protocolos que tienen lugar en las diversas secciones de la iglesia, destacando no solo la división del espacio, sino también del tiempo.

Misa latina en la iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén, 2 de octubre de 2017. (Ori Orhof)

La Plaza del Muro Occidental es el tema del “Proyecto: de Modus Vivendi a Modus Operandi“. Aquí, los visitantes aprenden cómo poco después de que Israel obtuvo el control de la Ciudad Vieja de Jerusalén en la Guerra de los Seis Días, arrasó el barrio musulmán Mughrabi de 800 años, adyacente al Muro Occidental, para permitir que enormes multitudes de judíos accedan al único remanente del complejo del Segundo Templo. Eso fue en 1967. Sin embargo, hasta el día de hoy, no se ha implementado ninguna propuesta para el rediseño de esta ahora tabula rasa.

En el pabellón, hay 10 modelos impresos tridimensionales creados por el equipo curatorial basados en propuestas para la plaza del Muro Occidental, muchos de ellos por gigantes arquitectónicos como Louis Kahn, Isamu Noguchi, Moshe Safdie y Superstudio.

Cada modelo habla a su manera a los dos principales conflictos sobre la plaza. Está la cuestión de si la plaza es un espacio nacional o un espacio judío. Una segunda pregunta depende de la primera: si se trata de un espacio judío, ¿cuál de las diferentes corrientes del judaísmo debería tener hegemonía (o no)?

Basta con echar un vistazo a los últimos titulares en los periódicos israelíes y judíos estadounidenses para saber que estos conflictos están lejos de resolverse.

Modelos de propuestas para el rediseño de la plaza del Muro Occidental. Exposición ‘In Statu Quo’ en el pabellón de Israel, mayo de 2018. (Cortesía)

El uso de muros en conflictos religiosos

Una película animada en la sección “Paisaje: la tierra como palimpsesto” demuestra cómo la tumba de Raquel, venerada como lugar de sepultura de la matriarca bíblica, ha sido víctima de los cambios en curso en los hechos políticos y de seguridad sobre el terreno.

Ubicada en la entrada norte de Belén y al oeste de lo que había sido la carretera principal que une la ciudad con Jerusalén, la tumba de Raquel había estado abierta a todos durante siglos. Muchas personas de todo el mundo estaban familiarizadas con el hito icónico de las fotos en libros y en carteles, tarjetas postales y sellos.

Hoy en día, la tumba es esencialmente un complejo fortificado solo para judíos rodeado por el muro de separación de ocho metros de altura que la separa de la densa tela urbana palestina que la rodea.

En el camino a la Tumba de Raquel. (Gili Merin)

Y “Monumento: Temporaridad permanente” muestra el ascenso de los Mughrabi que conduce desde la plaza del Muro de los Lamentos hasta la única puerta por la cual los no musulmanes pueden ingresar al Monte del Templo. Este es un excelente ejemplo de cómo el mecanismo de Status Quo puede dejar las cosas en el limbo al no permitir una reversión a lo que era, ni progresar hacia algo nuevo.

El ascenso de los Mughrabi fue originalmente un camino de tierra que quedó de la demolición del barrio de los Mughrabi en 1967. Después de que el camino se derrumbó en 2005, se construyó una pasarela de madera en su lugar. Estaba destinado a ser una solución temporal, pero debido a los conflictos sobre la arquitectura y el control de la infraestructura entre el Islamic Waqf financiada por Jordania, Israel y la Autoridad Palestina, los planes para una solución más agradable han sido congelados indefinidamente.

 

Castillo de naipes

Profundizar en todo esto me hizo comprender cuán complejos son todos estos asuntos”, dijo Pinto Fdeda mientras le mostraba a este periodista un clip de la película de dibujos animados sobre el ascenso realizado por David Polonsky para la exposición “Waltz With Bashir”.

“No se puede simplificar estas cosas. No hay límite de fondo“, dijo Finkelman.

Ambos arquitectos dijeron que estaban entusiasmados por haber ideado una nueva forma de enmarcar estos lugares sagrados,  usando hechos espaciales históricos.

Nuestro objetivo era hacer una declaración sobre estos lugares sin emitir juicios. Queremos mostrar las cosas tal como son. Pero sabemos que tan pronto como enmarcas algo, no es neutral“, dijo Finkelman.

In Statu Quo” ha tenido un impacto significativo en cómo se ven a sí mismos Pinto Fdeda y Finkelman como arquitectos practicando en el moderno estado de Israel situado en la antigua Tierra Santa.

Estos lugares dicen algo sobre la imagen más amplia de lo que está sucediendo aquí“, dijo Pinto Fdeda.

Muestra la responsabilidad de los arquitectos en su planificación aquí. El status quo parece cambiar siempre cuando hay una interrupción, y las soluciones serán creativas y temporales“, dijo Finkelman.

In Statu Quo” dura hasta el 25 de noviembre de 2018, en el Pabellón de Israel en la sede de Giardini de la Bienal de Arquitectura de Venecia.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend