Inicio » Opinión » Análisis » Libre comercio entre Canadá e Israel: una historia de éxito

Libre comercio entre Canadá e Israel: una historia de éxito

Enlace Judío México.- El comercio internacional ha sido un tema candente a raíz de algunas semanas discordantes de aranceles estadounidenses y contramedidas canadienses. En un momento de incertidumbre para muchos sectores, cabe destacar un punto positivo en el frente comercial: la reciente mejora del Acuerdo de Libre Comercio entre Canadá e Israel (CIFTA).

Nuestros crecientes lazos económicos con la única democracia liberal en Oriente Medio son un modelo de cómo los canadienses pueden acceder mejor a mercados clave que de otro modo pasarían desapercibidos. Muchos lectores se sorprenderían al saber que Israel fue el primer país fuera de América del Norte con el que Canadá firmó un acuerdo de libre comercio. Desde que ese acuerdo entró en vigencia bajo el gobierno de Chretien en 1997, el comercio bilateral entre Canadá e Israel se ha triplicado a más de $ 1.7 mil millones y ha impulsado el crecimiento del empleo en sectores clave de Canadá.

Las negociaciones para modernizar la CIFTA comenzaron bajo el gobierno de Harper y continuaron bajo el gobierno de Trudeau, demostrando la naturaleza no partidista del archivo comercial entre Canadá e Israel. La CIFTA nueva y mejorada beneficiará a los productores canadienses reduciendo y poniendo fin a los aranceles aplicados a los productos agrícolas y pesqueros. El acuerdo mejorado también incluye nuevas disposiciones sobre género, derechos laborales y administración ambiental, así como responsabilidad social corporativa y pequeñas y medianas empresas.

Después de haber pasado un tiempo significativo en Israel, y como jefe de una empresa canadiense que ha enviado madera a Israel durante muchos años, he visto de primera mano que este es un mercado que no debe pasarse por alto. Me ha impresionado una y otra vez la cultura empresarial israelí. Los israelíes tienen un alto nivel de informalidad, apertura de mente, adaptación y creatividad que supera con creces el clima de negocios en la mayoría de los demás países.

Lo más importante es que las realidades geopolíticas de Israel les han enseñado que el fracaso no es una opción, y esta lección impregna a su sociedad, desde la defensa hasta las comunidades empresariales.

Cuando se trata de tomar riesgos, los empresarios israelíes son famosos por su negativa a dejarse gobernar por el miedo al fracaso. Cuando una idea o producto resulta ser un fracaso, los israelíes lo toman como una señal para volver al tablero de dibujo en lugar de cerrar la tienda. ¿El resultado? Un sector de innovación que cuenta con el mayor número de startups per cápita en el planeta.

Aquí es donde reside la oportunidad para los canadienses. Mientras que el gobierno de Canadá da prioridad a los “superclusters” tecnológicos que unen a empresas e investigadores, las posibilidades de asociación con los israelíes son prácticamente ilimitadas.

Si bien el volumen del comercio puede ser comparativamente pequeño, Israel es un mercado con una fuerza laboral altamente educada y una ventaja única en sectores clave, incluida la tecnología médica, la aeronáutica, la ciberseguridad y una variedad de campos de alta tecnología. Después de haber ganado el apodo de “Nación Startup”, Israel ahora es la sede de la mayor concentración mundial de compañías de tecnología fuera de Silicon Valley. Prácticamente todos los gigantes de la industria, desde Google y Facebook hasta Apple e Intel tienen un importante centro de I + D en Israel. Esto no debería ser inesperado para un país con una de las tasas de ingenieros, doctores y artículos científicos per cápita más altas del mundo.

Las principales firmas canadienses han tomado nota. En junio pasado, por ejemplo, TMX Group Ltd. (que opera la TSX) designó a un ejecutivo dedicado exclusivamente a expandir su presencia en Israel, con el objetivo de aumentar el número de empresas israelíes en la Bolsa de Valores de Toronto. Unos meses más tarde, TD Canada abrió una oficina de ciberseguridad en Tel Aviv. Esto sigue a años de crecientes lazos tecnológicos entre los líderes de la industria canadiense e israelí, como la adquisición en 2015 de BlackBerry de la start-up israelí-americana WatchDox, un acuerdo que vale $ 100 millones.

La ampliación de los lazos comerciales es paralela a la creciente cooperación entre canadienses e israelíes en varios niveles. La mayoría de las mejores universidades de Canadá ahora tienen asociaciones formales con universidades y centros de investigación israelíes. Las escuelas israelíes son líderes mundiales en la comercialización de investigaciones a través de las Organizaciones de Transferencia de Tecnología (Technology Transfer Organizations, TTO), que brindan a los académicos una vía y financiamiento para convertir ideas en el laboratorio en productos en el mercado. Los observadores observan que este es un factor importante en el éxito del sector tecnológico de Israel. Los investigadores y empresarios canadienses harían bien en explorar cómo podríamos integrar este enfoque en nuestro propio sector de innovación.

La mejora del libre comercio entre Canadá e Israel es un ejemplo de cómo, en una economía cada vez más basada en el conocimiento, debemos ser creativos para ver las oportunidades más allá de nuestros mayores socios comerciales. Tras una semana de desarrollos comerciales difíciles, y en un entorno donde, como ejemplo, podemos enviar madera canadiense libre de impuestos a Israel pero no a los Estados Unidos, el comercio ampliado con Israel es una buena noticia que los líderes, empresarios y trabajadores canadienses pueden celebrar.

Fuente: The Times of Israel.blogs  – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend