avatar_default

Enlace Judío México.- Las explosiones políticas se caracterizan, como nuestra edad, o la erupción de un volcán, o nuestros enojos, por ejemplo, por el hecho de ser inevitables, debido a un fenómeno que se llama acumulación. Este proceso, además, nos va deformando. Cuando veo después de mucho tiempo a ciertas amistades o a mí misma en el espejo, no puedo creer que soy la misma que conquistó en la prepa a éste o aquél, que me gradué en antropología y letras, que luché por los pobres, que tuve dos hijos, que solita levanté una finca de café y que aprendí a bailar salsa a los cuarenta años de edad.

SHULAMIT BEIGEL PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Lo mismo pasa con los cambios políticos, las revoluciones y su caída, o el advenimiento de líderes que nunca imaginaste que “la harían”. Quién hubiese imaginado que algún día se creara un Estado judío, Israel, que se derrumbaría el bloque soviético, o que Venezuela llegara a la situación económica y social en la cual se encuentra. Son solo unos ejemplos.

Eso, y mucho más, fue lo que pasó con el PRI. Quisieron mantenerse, mostrar que seguían jóvenes, como una vieja que no acepta que el tiempo ha pasado y que ya no es igual como lo fue en su juventud, tratando de volver a ella con cirugías y rellenos, y ropa juvenil y pintura de pelo que esconda las canas, y maquillaje, pero su contenido se hizo viejo. Ya nadie le cree. Ya ni quien se acuerde de cómo fue en sus comienzos juveniles. Y la palabra revolución que usaron para conquistar, y en la que tal vez creyeron en un comienzo, perdió su valor, se volvió hueca, porque hace tiempo que no hay justicia en México ni bienestar; no hay nada revolucionario.

El partido que fundara Plutarco Elías calles y que luego fue refundado por Lázaro Cárdenas, y nuevamente por Manuel Ávila Camacho, desde 1929, que logró que todos los presidentes fueran miembros del PRI hasta la alternancia en 2000 cuando ganó Vicente Fox representante de la oposición, ha perdido.

Fue el partido que durante las primeras décadas logró un crecimiento económico; y la estabilidad política y económica del país, fue el origen del llamado milagro mexicano. En la tercera parte de la década del siglo XX, su poder, el del partido, fue disminuyendo a consecuencia de episodios como la matanza de Tlatelolco el dos de octubre del 68. Luego vinieron a sumarse las crisis económicas, con sus devaluaciones, desempleo y ampliación de la pobreza. Pero lo que lo hizo perder del todo fue su corrupción. Cuesta mucho recordar cómo fue en sus inicios. O como era México mismo, que tanto ha cambiado de ser “la región más transparente del aire”, a lo que es hoy. A estas alturas ya ni sabemos quiénes fueron los buenos en la película de su historia. Dónde han quedado Zapata y Villa, y todos los próceres en este contexto histórico que solo sirve para hacer películas, westerns… donde los pobres luchan contra los ricos… ¿una simplificación?: tal vez. Pero siempre ha sido así en todos lados: pobres y ricos, malos y buenos, triunfadores y vencidos.

Claro que los buenos siempre ganan y por eso el PRI no podía ganar. Tenía la batalla perdida antes de empezar. Por los errores que ha cometido durante tantos años, garrafales en realidad.

Ojalá no nos equivoquemos

Tal vez nos equivoquemos, pero eso no lo sabemos ahorita y quizá solo haya que pedir cuentas mirando el pasado reciente de México, el rumbo de un país secuestrado por la corrupción de su sistema político, por la criminalidad de sus narco gobiernos, narco política, y narco policía. Aquello es horrible si miramos apenas lo reciente. Las desapariciones y muertes de mujeres, de estudiantes, la criminalización y persecución de maestros, etcétera, etcétera.

No me gusta opinar sobre los asuntos internos de un país en el que no he vivido ya muchos años, pero pareciera que el grito reclamando por el imperio de justicia, en cualquier lugar del mundo, se está convirtiendo en un grito universal.

Los gobiernos, la clase política y la sociedad de cómplices, llevaron a México a esta condición fracasada y desesperanzadora que ayer le dio paso a AMLO. Quizá sea una magnífica oportunidad para poner en práctica, allí dentro, en el México de mi infancia y adolescencia, experiencias de una izquierda renovada, madura, que desactiven el cerrojo actual. Encender una luz en la oscuridad es una actitud muy prudente y sabia. ¿Por qué no podría el México multicultural escribir una nueva etapa de su historia y de nuestra historia latinoamericana que sea ejemplo regional y universal?

La América Latina, inscrita en la marcha de los gobiernos de izquierda o de derecha, no ha encontrado hasta ahora, marcas representativas de un éxito ejemplar en la construcción de un Estado de bienestar. Hay evidentes y suficientes ejemplos de logros digamos promedio en el continente, que deberían sugerirnos que la izquierda tiene una materia pendiente por defender. No digo que la izquierda sea el camino de México. La izquierda histórica es un cañaveral profundo y tan diverso, donde cabe la derecha completa, con todas sus expresiones demócratas, de centro, de centro izquierda, socialismo “light” y las formas radicales de esta expresión del pensamiento revolucionario. Personalmente no lo veo, a López Obrador, comprometido con el pensamiento de la izquierda que amenaza al sistema capitalista. Me parece, a un día de haber sido elegido, que su oferta más importante es acabar con la corrupción y la criminalidad. Ese es un paso que, si lo logra, le conviene a México y al mundo entero.

Si fracasa AMLO, (como fracasó Maduro en Venezuela), se perderá una oportunidad más, un tiempo más, y se frustrará un procedimiento por otra vía, la de la utilización de la izquierda pero también viceversa, pero igual la historia de México continuará su marcha, como lo ha hecho hasta ahora.

Estudiamos la historia, no como un continuum, sino como nos la enseñaron, por etapas. Que si el México precortesiano, la Colonia, la Independencia, la Revolución, etcétera. Pero la gradualidad de los cambios suele ser más larga que nuestras expectativas de vida. Tan larga, que pocas separaciones reales pueden advertirse, incluso, entre el fin de una época y el comienzo de otra. Un solo árbol no hace un bosque. Esto es imprescindible para sustentar que los cambios, los buenos resultados, el éxito o el fracaso, son frutos de ciclos largos que se cosechan en colectivo. Si fracasa López Obrador será porque continuaría en los errores históricos del PRI y del PAN. Entonces el fracaso será de México y de nadie más.

En lo personal, deseo que tenga mucho éxito. Ojalá y él pudiera acabar con las pesadillas de ese extraordinario país que es México. Los horrores que han sufrido los mexicanos son los mismos de todos los latinoamericanos, sin excepción. Claro, magnificados por el número de una población que supera los 127 millones de habitantes.

Si en México se quita la violencia y se da un golpe noble a la corrupción, se eliminarán los focos de maldad que allí se dan en términos brutos. ¡Qué perspectivas no tendría este gran pueblo! ¡Qué optimismo renovador no crecería en nuestros pueblos de Latinoamérica!

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

avatar_default

Llegué de Israel a México a la edad de siete años. La primaria y la secundaria las hice en el Colegio Hebreo “Tarbut”. Mis recuerdos de aquella época son excelentes. Mi primer trabajo como periodista, lo hice recortando periódicos en la Embajada de Israel, en el departamento de prensa, a cargo en aquel entonces, de Sergio Nudelstejer. La prepa, fue en la Escuela de la Ciudad de México, en Campos Elíseos, que me permitió conocer otra gente y otros aspectos de la vida mexicana. Estudié y me gradué en antropología y en letras, en la universidad de las Américas, en Cholula. La maestría, en Antropología, fue en la UNAM. Antes de incursionar a la universidad viví en Teloloapan, Guerrero, haciendo trabajo de comunidad y siendo jefa de organización campesina para varias instituciones gubernamentales. Viví varios años en Israel. En esa época, los ochentas, fui productora de Ariel Roffe y Erika Vexler para Televisa desde Medio Oriente. Tuve una columna que se llamaba “Burbujas” en el periódico israelí en español Aurora, otra, “Al Margen” en la revista Semana, que ya no existe. Viví cuatro años en Caracas, cuando mi ex esposo fue sheliaj del KKL. Actualmente vivo entre Londres y Venezuela, he dejado de creer en la política y mi pasión es la literatura, el cine y la música. Confieso que ya no tengo grandes respuestas ante la vida, pero que soy muy feliz.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


4 COMENTARIOS

  1. Sucede que la izquierda socialista-comunista posee una maquinaria propagandística inmensamente desarrollada y lo más triste es que la gente cree en la retórica de igualdad social.
    Pero las realidad nos habla de la barrera impuesta por esos sistemas totalitarios, cuyos gobernantes se adueñan de todo y el pueblo se convierte aún más pobre y miserable.
    Nadie se mira en el espejo de Cuba, Nicaragua, Venezuela, Vietnam, North Corea, Cambodia…etc… y sus miserias humanas!

  2. El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria.

  3. CANCELO sus tres primeras palabras “Si fracasa AMLO”

    Éste es uno de nuestros graves problemas humanos y es el de iniciar con especulaciones desastrosas.
    Se puede hacer ¡claro!, pues es una probabilidad, pero en otros términos. Porque cada fracaso personal, es también un fracaso para la humanidad. Aunque muy extrañamente, son también los que nos ha proporcionado grandes éxitos.

    Sus breves introducciones historicas describen el origen y problema, pero también se transforma en complejo pues también es un conflicto humano.

    Por otro lado, es penoso que cuando las personas no reciben lo que quieren, entonces se enojan hasta en contra de ellos mismos…

    El señor Obrador ha hecho un llamado a la reconciliación.
    “EL TRABAJO Y COMPROMISO ES DE TODOS, NO DE UNO SOLO”

    Un “compromiso y trabajo” que nos incluye a todos, no compete únicamente a un gobierno, a un patrón, a un profesor… Seria un pensamiento retrograda” “YO ME COMPROMETO” no con un gobierno sino conmigo misma.

    Gracias por el articulo: me invito al análisis, sin embargo no es únicamente México, la que requiere “urgentemente” de cambios drásticos de paradigmas y malos hábitos. Lo requiere toda la humanidad.

    Y los únicos que podrán lograr casi este “milagro” somos las personas mismas.

    Saludos
    María Eva

  4. Señora, respetuosamente le comento que intente una y otra vez modificar, y darle forma a los comentario sueltos que anote con anterioridad, y me fue prácticamente imposible hacerlo, ello me hace sentir un tanto incomoda.

    Leí nuevamente su articulo y cada uno de lo comentarios que las personas expresaron en el face book de Enlace Judío, incluso respondí algunos.

    Y adosada en los mismos, al parecer, no hubo interés en leer su articulo completo, únicamente se reacciono al encabezado… Pues si se observa, los comentario no hacen alusión a los contenidos de su texto.

    Probablemente porque el encabezado, dio en el blanco del sentir de las personas, unas con la esperanza a flor de piel y otras con el enojo que propicia el no obtener los resultados personalmente deseados.

    Me parece que iniciar un articulo con un encabezado de “proyección futurista, fatal y desfavorable para México”, permitido y promovido por “Enlace Judío” y un titular, un tanto contradictorio de su parte, dio lugar a que los lectores, no le “echaran” un vistazo a sus breves introducciones históricas, sin análisis, de las que se ha servido usted para especular nuestro gran fracaso.

    El señor Andrés Manuel López Obrador, ni siquiera a jurado su lealtad a los ciudadanos como presidente de los “Estados Unidos Mexicanos” y ya se le están adjudicando responsabilidades, culpas… y hasta futuros filmes taquilleros.

    Su escrito, que en sus inicios hace una comparación de la historia política de México con una critica muy dura y degradante hacia la mujer madura, de alguna manera es conocida y sufrida por los mexicanos y los que viven en este país, como lo es la comunidad judía en México.

    A mi parecer un escrito poco cuidado, desordenado y confuso, mismo que salta y salta sin aterrizar en puntos de vista concretos y menos nutritivos.

    Versa una canción “Como lo podemos arreglar, si la corrupción no nos conviene, cómo lo podemos resolver si la traemos al nacer en el mismísimo ADN”

    En este sentido, considero que en lo referente a la violencia, la corrupción, el narco y otros, no es exclusivo de México, ni de los países Latinoamericanos y menos aun creo, que si México los elimina de sus futuros anales históricos, el mundo se componga.

    Primero, porque desafortunadamente estos elementos nos han confeccionan desde la aparición del genero humano y Segundo, porque no es responsabilidad de un solo país arremeterlos.

    Al final, me pareció un articulo fatalista, aburrido, sin conclusiones concretas y menos que finalice con propuestas de trabajo para el éxito de un “Proyecto de Nación”, porque un deseo personal, no es un buen final, después de satanizar a México, es solo quererse congraciar con sus propias palabras…

    Por ultimo reitero “CANCELO” las tres primeras palabras que encabezan la nota en “Enlace Judío”. “Si fracasa AMLO..” Qué esta especulación se puede hacer ¡claro que si! pues es una probabilidad, pero por favor en otros términos, con ello no niego una realidad. Es solo que ya estamos hartos de las “notas de banqueta” que nos dicen que todo lo hacemos mal.

    Por cierto, celebro sus logros, que al parecer tuvieron sus cimientos en México, el mismo que describe con un pincel terrible, porque si fuera usted poeta, nos identificaría con Ramón López Velarde, si usted fuera músico con Pablo Moncayo, si fuera usted educadora nos identificaría con Antonieta Rivas Mercado.. etc. y si fuera una verdadera historiadora y letrista, su articulo hubieran iniciado diciendo “México, arrastra una historia política difícil de sanar, mas sin embargo, tiene a su favor…”

    “El trabajo y compromiso de Nación, País, es de todos. No de un gobierno, no de un profesor, no de una madre…” Sino del cambio personal de actitudes que lastiman y falsos paradigmas.”

    Aprecio su atención.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí