Inicio » Destacado » Pluma confiscada por los nazis ayuda a rastrear a hijo de sobreviviente y reescribir la historia familiar

Pluma confiscada por los nazis ayuda a rastrear a hijo de sobreviviente y reescribir la historia familiar

Enlace Judío México.- El Servicio Internacional de Rastreo y un periodista de Times of Israel encuentran conjuntamente a los descendientes de Istvan Rokza, para restituir sus posesiones despojadas por los nazis y descubrir el patrimonio enterrado

RENEE GHERT-ZAND

Cuando el adolescente húngaro-judío Istvan Rokza llegó al campo de concentración de Neuengamme en el norte de Alemania a fines de 1944, llevaba muy poco encima: solo 20 pengo (entonces la moneda húngara) y un “Tintenkuli“, un bolígrafo tipo estilográfica negra. Los nazis se los confiscaron, los colocaron en un sobre y enumeraron el contenido en el exterior.

Rokza sobrevivió a la guerra, pero murió en 1996 sin volver a ver el dinero ni la pluma. Infinitamente peor, nunca se reunió con su madre Hedwig (Miriam), su padre Anton (Shlomo) y su hermano mayor Gyorgy.

Tampoco supo nada de su destino. Había oído el rumor de que tal vez su hermano había regresado a Budapest después de la guerra, pero a todos los efectos, Rokza creía que estaba solo en el mundo.

Rokza siguió con su vida, emigró a Israel a mediados de 1949 y raramente hablaba de sus experiencias durante la guerra. Sin embargo, sin el conocimiento del sobreviviente del Holocausto, su pluma permaneció intacta en Alemania. Fue uno de los miles de objetos personales confiscados recuperados por las fuerzas aliadas en la sede de la Gestapo en Hamburgo, o en los campos de concentración de Neuengamme, Dachau y Bergen-Belsen cuando liberaron Europa. Estos artículos fueron depositados en varios archivos y organizaciones de restitución en Alemania.

Yaron Roksa (izquierda) recibe una pluma confiscada a su padre por los nazis de su directora Floriane Hohenberg, Jaffa, 3 de julio de 2018. (Laura Ben-David / Cortesía de ITS)

Este mes, 22 años después de la muerte de Rokza, su pluma fue devuelta a su familia en Israel gracias a los esfuerzos conjuntos del International Tracing Service (ITS) y esta periodista de The Times of Israel.

En 1963, el gobierno alemán transfirió unos 4,500 sobres con artículos confiscados al ITS, un archivo masivo que contenía una cantidad asombrosa de material, la mayor parte recolectada por las fuerzas aliadas mientras liberaban Europa, a partir de 1943. Situado en Bad Arolsen, Alemania, es un complejo de seis edificios llenos del piso al techo con 30 millones de documentos originales relacionados con los destinos de 17,5 millones de víctimas de la persecución nazi. Desde la guerra, y especialmente en sus consecuencias inmediatas, el objetivo principal de la institución ha sido rastrear el destino de estas personas.

Sobre en el que se colocaron la pluma y el dinero de Istvan Rokza en el campo de concentración de Neuengamme. (Cortesía de ITS)

Entre 1963 y 2015, ITS logró devolver aproximadamente 1.500 artículos directamente a los propietarios, o fueron entregados a sociedades de la Cruz Roja que operan detrás del Telón de Acero con la esperanza de que puedan ayudar en el esfuerzo.

Un artículo que escribí para The Times of Israel en febrero pasado sobre la nueva campaña #StolenMemory (MemoriaRobada) de ITS para restituir los 3.000 artículos restantes me llevó a desempeñar un papel en la devolución de la pluma de Rokza a su hijo mayor Yaron y al resto de la gran familia que Rokza estableció aquí en Israel.

No puedo expresar lo que significa para mí tener esta pluma“, dijo Yaron Roksa mientras su directora Floriane Hohenberg se la entregaba en una ceremonia íntima en el salón de un hotel en Jaffa el 3 de julio.

Según Hohenberg, 164 de los 3.000 elementos restantes han sido devueltos desde noviembre de 2016. Seis miembros del personal de ITS asignados exclusivamente a este proyecto continúan trabajando para devolver los objetos restantes.

Tenemos nombres asociados con todos los objetos, pero en el caso de 950 de ellos, todavía no conocemos el país de origen del propietario original”, dijo Hohenberg.

De los miles de efectos personales, solo se sabe que un puñado perteneció a los judíos. Y entre ellos, se cree que solo Rokza terminó en Israel.

El documento de la Organización Internacional de Refugiados que declara que Istvan Rokza estaba en el campamento de Beth Bialik DP en Salzburgo, Austria en junio de 1949 esperando la inmigración a Israel. (Cortesía de ITS)

Aquí es donde me involucré: Hohenberg me contactó recientemente y me pidió que verificara si podía encontrar a Rokza o su familia. No hubo confirmación de que Rokza realmente hubiera inmigrado a Israel o permanecido aquí. Lo único que tenía para seguir la pista era un documento de la Organización Internacional de Refugiados de Austria con fecha de junio de 1949 que indicaba que la asistencia a Istvan Rokza se interrumpía. La razón declarada era “ISR”, lo que supuestamente significaba que estaba listo para emigrar a Israel.

ITS me envió por correo electrónico un archivo con todos los documentos que habían reunido sobre Rokza y su pluma Tintenkuli. Revisé los documentos cuidadosamente y resumí toda la información relevante que podría ayudarme a localizar al sobreviviente del Holocausto:

  • Su nombre en los registros de la guerra y de la posguerra aparece como ISTVÁN ROKZA / ROXA / ROKSZA (diferentes grafías del apellido).
  • Nació el 10 de mayo de 1928, en Budapest, Hungría, de los padres Anton Roksza y Hedwig Füllöp.
  • Consta en las listas de registros de Persona Desplazada (DP) que había estado aprendiendo el oficio de reparación de bicicletas en Budapest antes de ser deportado.
  • A los 16 años, fue deportado a fines de 1944 al campo de concentración de Neuengamme. Luego fue transportado junto con otros reclusos judíos a Bergen-Belsen, que fue liberado el 15 de abril de 1945 por las fuerzas británicas.
  • Fue liberado del hospital Bergen-Belsen creado por los Aliados el 15 de julio de 1945.
  • El 17 de julio de 1945, fue evacuado a Suecia en el barco “Prins Carl”.
  • La documentación de ADC / Joint muestra que todavía estaba en Suecia en noviembre de 1947.
  • Los documentos de junio de 1949 indican que en ese momento estaba en el campamento de Beth Bialik DP en Sazlburg, Austria y como trabajador agrícola (presumiblemente preparando la aliá para Israel).

Istvan Rokza y su pluma aparecen en una lista nazi de efectos personales de los presos en el campo de concentración de Neuengamme. (Cortesía de ITS)

Realicé investigaciones y trabaje en red con toda persona que creyera que podía ayudarme, desde periodistas hasta historiadores y genealogistas. Y como esta era la era de las redes sociales, también revisé Facebook. Incluso me acerqué al Fountain Pen Hospital de Nueva York para saber más sobre el bolígrafo.

Un contacto que solía trabajar en Yad Vashem sugirió que investigue en el Museo de la Juventud de Habla Húngara en Safed. El personal allí me dijo que el apellido Rokza era muy raro entre los judíos húngaros y que no conocían a nadie con ese apellido en Israel, lo que me hizo sospechar que Rokza podría haber hebraizado su nombre. Eso obviamente haría que encontrarlo a él y sus descendientes fuera mucho más difícil.

Sin embargo, el personal del museo me proporcionó una página de un documento titulado, “Remanente contado: Registro de los sobrevivientes judíos en Budapest“, publicado por la Sección húngara del Congreso Judío Mundial en 1946. El hermano mayor de Rokza, Gyorgy, aparece en la lista. Parece que la sospecha de Rokza sobre el paradero de su hermano era cierta.

Al final, un genealogista israelí llamado Jules Feldman determinó para mí que Rokza hizo aliá y vivió su vida en Israel, buscando registros genealógicos usando la fecha de nacimiento de Rokza y la fecha aproximada de inmigración. La trampa fue que no había Istvan Rokza, solo un Yosef Roksa, pero mi conjetura, basada en fechas de nacimiento idénticas, fue que esta era la misma persona.

Después de algunas pruebas y errores con números de teléfono, finalmente llegué a Yuval Roksa, uno de los nietos de Rokza. Me llevó al hijo mayor de Rokza, Yaron, que vive en Kiryat Shemona.

Desde la izquierda: Dan Kabilo, Yaron Roksa, Ravid Kabilo. Jaffa, 3 de julio de 2018. (Laura Ben-David / Cortesía de ITS)

Estaba en estado de shock cuando recibí su llamada“, me dijo un emocionado Yaron Roksa, de 61 años, cuando nos encontramos, junto con Hohenberg, el 3 de julio. Roksa también trajo a su cuñado Dan Kabilo y su sobrino Ravid Kabilo.

Roksa dijo que su padre, por lo demás un contador de cuentos habitual, no solo se había negado a hablar de sus experiencias durante la guerra, sino que nunca había buscado reconocimiento o reparación como sobreviviente del Holocausto porque no llevaba tatuado un número en el brazo.

Hohenberg trajo al encuentro de restitución un archivo con copias de alta resolución de todos los documentos de Rokza en ITS y los revisó con su hijo. Le sorprendió conocer incluso los conceptos básicos, como los nombres de sus abuelos. Tampoco sabía que Yosef, que trabajó en la agricultura y como camionero hasta su jubilación, se había llamado Istvan alguna vez.

Su directora Floriane Hohenberg (derecha) revisa los documentos Nazi y DP sobre Istvan (Yosef) Rokza con su hijo Yaron Roksa, Jaffa, 3 de julio de 2018. (Laura Ben-David / Cortesía de ITS)

Roksa se sorprendió al ver documentos que mostraban que un abogado alemán se había comunicado con ITS en nombre de Istvan Rokza / Yosef Roksa en 1957 en busca de pruebas para respaldar un caso de reparación.

No tenía ni idea de esto. Ciertamente nunca recibió dinero“, dijo Roksa.

Hohenberg también tenía documentos que indicaban que Istvan Rokza había sido encarcelado en campos de trabajo húngaros antes de ser transferido a Neuengamme.

A mi padre le faltaban los dedos en su mano derecha. Siempre dijo que los perdió cuando lo empujaron contra una sierra cuando lo forzaron a trabajar en carpintería. Entonces, esta información sobre los campos de trabajo húngaros tiene sentido“, dijo Yaron Roksa.

La discapacidad nunca le impidió a su padre estar activo.

Yosef Roksa (Istvan Rokza) con su esposa Sarah en un evento familiar en una fotografía sin fecha. (Cortesía de la familia Roksa)

Escribía con su mano derecha, y era atlético. Le gustaban los deportes como el boxeo, la carrera y el fútbol, y fue campeón israelí de ping pong cuando era joven“, dijo Roksa.

Roksa dijo que esperaba compartir lo que aprendió sobre su difunto padre con su madre de 90 años Sara, sobreviviente rumana del Holocausto y el resto de la familia. Yosef Roksa deja un legado de cinco hijos, 19 nietos y 23 bisnietos hasta la fecha.

La familia puede ser aún más grande si Gyorgy Rokza o sus descendientes pueden ser localizados. Yaron Roksa pidió a ITS que los busque.

La pluma se entrega al nieto Ravid Kabilo, de 21 años, para su custodia. Dijo que la enmarcará y colgará en la pared.

Me alegro de que hayamos podido cerrar algo a esta familia. Saber que el nieto guardará el bolígrafo y contará la historia es mantener el recuerdo vivo para las generaciones futuras“, dijo Hohenberg.

Fuente: The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend