avatar_default

(JTA) Olga Avigail Mieleszczuk decidió que su misión era devolver el idish al pueblo judío, y pronto se convirtió en judía y se mudó a Israel. 

LARRY LUXNER/TRADUCCIÓN: SILVIA SCHNESSEL

Es una mujer polaca de origen católico que ahora vive como judía ortodoxa moderna en Israel.

Como si eso no fuera poco habitual, el trabajo de la vida de Olga Avigail Mieleszczuk está reviviendo el género musical del tango idish, dos palabras raramente pronunciadas en el mismo aliento.

Mieleszczuk, conocida simplemente como Olga en su Polonia natal y Avigail en su Israel adoptivo, comenzó clases de piano a la edad de 6 años, cuando fue arrancada de la guardería para seguir una carrera en la música clásica.

Criada como católica devota, Olga emprendió un viaje de transformación judía durante una visita interreligiosa a Auschwitz, un retiro de cinco días donde ella y otros polacos se encontraron con judíos estadounidenses e israelíes, así como con algunos nietos alemanes de oficiales nazis.

Cuando comencé a cantar en idish, no tenía idea sobre la cultura judía en absoluto”, dijo, recordando la emotiva visita. “Este mundo de repente se abrió a mí en Auschwitz. Estuve allí durante cinco días haciendo meditación y tikun olam [reparando el mundo]. Un rabino jasídico cantaba en hebreo e idish, y me sentí profundamente conectada con el lugar“.

Olga se inscribió en un curso sobre música idish organizado por la Fundación Shalom de Varsovia, y finalmente decidió que su misión era devolver el idish al pueblo judío, especialmente a los jóvenes ashkenazim que no estaban familiarizados con el mamaloshen, o lengua materna, de sus antepasados.

Hace seis años, Olga se sometió a una conversión ortodoxa al judaísmo y se mudó a Jerusalén.

A finales de este mes, la cantante de 40 años cantará en los dos principales eventos de música judía de Canadá: KlezKanada, programada para los días 20-26 de agosto en un retiro de montaña Laurentian cerca de Montreal, y el Festival Ashkenaz 2018, que tendrá lugar el 28 de agosto-3 de setiembre en el Harbourfront Center de Toronto.

Co-presentando las actuaciones de Olga en Canadá está el Instituto Cultural Polaco de Nueva York, una división diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Polonia que promueve el patrimonio cultural de Polonia en América del Norte.

Su repertorio incluye números de cabaret judíos populares en el período entre la Primera y Segunda Guerra Mundial, como la canción de 1936 “Letstikn shabes”, así como piezas de tango europeas como “Rivkele” y “Shpil z emir a lide in yiddish” inspiradas por la lejana Argentina, el lugar de nacimiento del tango, y la música klezmer.

En la década de 1930, Varsovia era la capital del tango europeo, y la mayoría de los compositores y letristas de tango eran judíos“, dijo Olga en una entrevista en un café de Tel Aviv. “Los judíos continuaron escribiendo tango durante el Holocausto. Les ayudaba a expresar su dolor“.

El género fue mantenido vivo por los judíos polacos que emigraron a Palestina durante y después de la guerra, escribiendo letras hebreas en sus piezas originales.

Aquí, compusieron tangos de amor, no para las mujeres sino para la tierra, incluso antes de que Israel se estableciera“, dijo Olga. “En el gueto de Varsovia, había muchos cafés famosos donde la gente solía actuar. Algunos poetas escribieron piezas de cabaret y tango. En los campos de concentración, también estaba la historia de los hermanos Gold, que tenían su propia orquesta. Uno escapó hacia el este y llegó a Palestina. El otro no sobrevivió“.

En los años anteriores a la guerra, una taberna de Varsovia administrada por Josef Ladowski, apodado “Fat Josl”, se convirtió en un lugar frecuentado popularmente tanto para los judíos ricos como para los pobres. El salón, que cobró vida alrededor de las 2 a.m., se convirtió en el tema de una balada, “Bal u starego Joska” (Una bola en Fat Josl’s). El popular pianista de jazz canadiense Ron Davis estará en el escenario cuando Olga canta esa canción en Toronto a finales de este mes en memoria del abuelo que Davis nunca conoció.

Junto a ellos estarán los miembros de la banda polaca Hadrian Tabecki al piano, Grzegorz Bożewicz al bandoneón y Piotr Malicki a la guitarra. Ninguno es judío.

El segundo concierto, Jewish Polesye, está dedicado a la cantante judía Mariam Nirenberg, que nació en las tierras fronterizas de Polonia y emigró a Toronto a principios de la década de 1930. El nieto de Nirenberg y otros miembros de la familia estarán presentes.

Olga, madre de dos niños pequeños, actuó en Vancouver, en el Lincoln Center de Nueva York y en Berkeley, California.

Mi concierto más emocionante fue para los supervivientes de la Shoá en Berkeley“, dijo. “Lloraban. No querían irse“.

Quizás en una triste ironía, la cantante de tango idish más famosa de Polonia ya no toca música judía en Israel, principalmente porque a muy pocos israelíes les interesa.

Mi misión de diseminar el idish por todo Israel fracasó completamente“, dijo Olga. “Para la mayoría de los israelíes, la música idish está conectada con la Shoá y con el mundo ortodoxo jaredí“.

Incluso su propio esposo, Shlomi, de ascendencia kurda, no soporta el idish, dijo, y señaló que muchos sefardíes, o judíos de ascendencia norteafricana y de Oriente Medio, asocian el idish con labitantes del shtetl europeo.

Para los sefardíes, el idish es la esencia de la diáspora“, dijo riendo. “Es como una enfermedad“.

Por otro lado, Olga dijo que los estadounidenses judíos aprecian el klezmer aunque no siempre pueden seguir la letra.

Cuando estaba en Estados Unidos, me sentía como una estrella“, dijo.

Olga también ha actuado en la República Checa, Alemania, Rusia y Eslovaquia.

El próximo año, a Olga le gustaría comenzar a ofrecer giras musicales por Israel, combinando sitios bíblicos como Qumran con canciones judías tradicionales que hacen referencia a esos lugares. También le gustaría visitar Buenos Aires y sumergirse en el mundo del tango tradicional argentino.

Pero por ahora, la reina del tango idish pasa la mayor parte de su tiempo actuando en Polonia, especialmente en conmemoraciones relacionadas con la Segunda Guerra Mundial para varios pueblos y ciudades. Y su devota familia católica, mientras celebra la Pascua y pone un árbol de Navidad cada año, ha acogido con satisfacción la nueva identidad judía de Olga.

Me aceptan“, dijo. “Cuando visito Varsovia, mi madre incluso compra pollo del mercado kosher“.

Este artículo fue patrocinado y producido en asociación con el Instituto Cultural Polaco de Nueva York, una misión diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia que promueve el conocimiento integral de Polonia, la historia polaca y el patrimonio nacional. Esta historia fue producida por el equipo de contenido nativo de JTA.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí