Inicio » Opinión » Historia Judía » Visita al Museo Judío de Miami

Visita al Museo Judío de Miami

“Charlie Cinnamon, Mimai`s Legendary Champion of the Arts. His spirit lives in our hearts and in our hallos”, Adrienne Arsht Center.

 

Enlace Judío México.- La visita al Jewish Museum de Florida/ FIU –en realidad una sinagoga, construida en 1936- es siempre motivo de regocijo. Puerta al alma judía, nos adentra al ahora y al ayer, a través de la imagen que vale más que mil palabras. Inolvidable en el ayer resultó la exposición de “Woden Synagogues of Poland” –Sinagogas de madera de Polonia– construidas entre el siglo XVII y el XVIII en Kornik, Zabludow, Nazowieckie… Diez en total –y diríamos que inexistentes– de madera y con exquisito arte en sus paredes, exterminadas durante el nazismo, y reconstruidas –en maqueta– por Peter Morice, quien, a las puertas de la muerte, encontró un motivo para vivir, un medio para vencer a la guadaña siempre en vilo, legado para las generaciones por venir.

BECKY RUBINSTEIN F.

“La influencia del judío en la moda”, es otra de las exposiciones “estrella” del museo, mismo que resalta la creatividad del judío a su llegada a América, el Nuevo Mundo en la rama textil, del diseño y de la moda.

Charlie Cinnamon, personaje legendario resultó – a primera vista–una incógnita a resolver. De lo que estamos ciertos es que nos hubiera encantado conocer a quien conoció y promovió: a estrellas del firmamento de Hollywood, como Elizabeth Taylor, Joan Collins, Pavarotti, Chita Rivera, Lucy Arnaz, Yule Brynner, José Ferrer entre un gran etcétera.

Susan Golstone escribe sobre Charlie, nacido el 5 de noviembre de 1921 en el Bronx. Educado en la ortodoxia y, sin embargo, egresado de la Nueva York University, donde estudia periodismo, además de héroe al servicio de la Tercera Brigada de Patton y, años después , tras el conflicto armado, inusitado promotor de arte y cultura en Florida. Howard Cohen en el Miami Herald lo llamó “extraordinario y sin parangón”, admirado por los de su generación, a quienes brindó amistad y apoyo en calidad de mentor: “Era inteligente, entretenido, sabio y un profesional de primera”.

Incansable, dio vida al Coconut Grove Art Festival, trasladando Broadway al Sur de Florida, hazaña impensable por aquel entonces. Por su empeño, en 1983 es galardonado con el “Carbonell Award for Outstanding Achievement in the Arts” y, en 2006, con el “Coconut Grove Playhouse Lifetime Community Achievemente Award”. Admirador de “Home of the Brave” de Arthur Laurentes, sobre un homosexual que regresa de la guerra – personaje con el cual se identificó en calidad de homosexual– le gustaba sobremanera “Oklahoma”, musical que hizo historia.

Gracias a su empeño, el teatro encuentra un espacio en un territorio en principio “no fértil”. Puede decirse que existe un antes y un después en la vida de Cinnamon y en el perfil del Sur de Florida, ajeno a la cultura per se.

Jacqueline Goldstein, la curadora de la pequeña, aunque nutrida exposición, alabó a Cinnamon, cuya labor fue arrojada y exitosa: las estrellas y su promoción –en diarios y revistas y en el escenario– eran su fuerte y su fortaleza. Era un hombre con estilo: no por casualidad, detrás de un cristal, un flamante tuxedo y unas mancuernas de oro con un respectivo diamante –regalo de la memorable Liz Taylor –hablan por sí mismos, así como el óleo de Cinnamon en una tina de baño, mirando fijamente a los espectadores, quienes se suman día con día – parafraseando a Cervantes– en un lugar de Florida…

 

 

 

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *