(JTA) — Esta ciudad capital aún no se ha recuperado del terremoto de septiembre pasado, que mató a más de 300 personas y dejó a muchas más sin hogar. En la colonia trendy de Condesa, alguna vez una zona predominantemente judía aquí, muchos edificios han sido demolidos y otros están en un estado de abandono y deterioro.

Alan Grabinsky

Entre las estructuras más afectadas se encuentra la preciada Sinagoga Nidje Israel, conocida localmente como “Acapulco 70”, por la calle donde de se localiza. El gran edificio, utilizado por generaciones de judíos, incluidos mis bisabuelos, abuelos y padre, ha sufrido daños irreparables y muy probablemente será demolido.

Pero Acapulco 70 era mucho más que una sinagoga: sirvió como la sede sustituta de la comunidad ashkenazí, albergaba un supermercado Kosher, un jardín de niños y un pequeño museo del Holocausto. Dentro también se encontraban las oficinas del Festival Internacional de Cine Judío y el Centro de Documentación Ashkenazí, con sus miles de libros, fotografías y periódicos que documentan 100 años de vida judía en la Ciudad de México.

“Estaba abajo del supermercado cuando comenzó a temblar”, me dijo Enrique Chmelnik, director del Centro de Documentación Ashkenazí, sentado en su nueva oficina temporal provista por la comunidad judía siria en el barrio suburbano de Tecamachalco. “Hasta hoy todavía tengo esta vívida imagen de un anciano, no sé quién era, parado afuera, llorando al ver el edificio derrumbarse”.

Chmelnik quedó impresionado especialmente de que la gente entrara al edificio a pesar del terremoto, que ocurrió en el mismo día que uno en 1985 que mató a miles y dejó a La Condesa completamente destruida.

Desde la catástrofe de hace 33 años, se lleva a cabo un simulacro a nivel nacional por la mañana en esa fecha para honrar a los muertos y prepararse para cualquier terremoto futuro. Durante el simulacro, al Rabino Tuvia Krawchic, cuyas oficinas estaban en el cuarto piso de Acapulco 70, le dijeron que tenía que bajar al tercer piso y ayudar con la “evacuación” del jardín de niños.

Rescatistas de la agencia de ayuda mexicano-judía Cadena inspeccionan daños en la Ciudad de México luego del terremoto del año pasado (Cortesía de Cadena).

Dos horas más tarde, cuando ocurrió el verdadero terremoto, supo qué hacer. Aunque Krawchic estaba en la salida cuando el piso comenzó a temblar, se dio la vuelta y se dirigió a donde se encontraban los niños en el piso de abajo. Allí se reunió con Ricardo Silva, quien trabajó en el sexto piso del departamento de Kashrut y no pudo moverse debido al movimiento de látigo del suelo.

El terremoto fue acompañado por un fuerte sonido retumbante, pero la más ensordecedora de todas fue la caída de la gigantesca pantalla de metal que decoraba la fachada de la sinagoga. La fachada cayó sobre un automóvil, cuyo conductor tuvo el instinto de huir. Nadie murió, pero una mujer que salió del supermercado Kosher resultó herida. Tuvo que ser hospitalizada y finalmente perdió un dedo.

Desde el terremoto, la congregación que se reunió en Acapulco 70 se dispersa y asiste a otras sinagogas que son parte de la comunidad Ashkenazí, incluyendo a Agudat Ahim, Beth Itzaak y Ramat Shalom. El rabino, que ahora trabaja en la sinagoga Agudat Ahim, y el Festival de Cine han encontrado hogares temporales. Pero otros, como el museo del Holocausto y el supermercado Kosher, no. El Departamento de Kashrut se trasladó a una oficina en la colonia cercana de Lomas de Chapultepec, preservando su base de datos de clientes.

“Brindamos certificación de Kashrut a más de 500 clientes”, me dijo Silva, “algunos de ellos muy grandes, como Jumex o Bimbo”, conglomerados de alimentos. Recientemente, el jardín de niños se reestableció en un nuevo hogar; hasta hace un par de meses, los niños eran enviados al centro de recreación judío.

El centro de documentación se estaba preparando para mudarse cuando ocurrió el terremoto. Un nuevo centro de documentación judía, que se extenderá más allá de la experiencia Ashkenazí para celebrar más de 100 años de inmigración judía desde Siria, Turquía, los Balcanes, Marruecos, Irak y Europa del Este, se abrirá pronto en la colonia Roma. La colección tendrá una biblioteca con 16,000 libros en español, francés, hebreo, húngaro, idish, ladino, inglés, lituano, polaco y ruso, muchos de ellos rescatados por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero la mayor transformación provocada por el terremoto ha sido en la agencia humanitaria judía Cadena, que ha pasado de proporcionar primeros auxilios y ayuda en casos de desastre a gestionar los programas de reconstrucción y empoderamiento económico en todo México. Después del terremoto, Cadena distribuyó productos y medicamentos esenciales, y desplegó expertos que se especializan en rescatar a las víctimas de las estructuras derrumbadas. Organizó rápidamente una campaña internacional para construir viviendas temporales para aquellos que perdieron sus hogares en Oaxaca y Chiapas.

En las ciudades de Miguel Hidalgo, en el estado de Chiapas, y Jojutla, en el estado de Morelos, Cadena ha construido 46 casas y una escuela.

“Nunca hemos hecho algo como esto”, dijo Benjamín Laniado, director ejecutivo de Cadena a JTA en una entrevista, “pero el terremoto nos ha ayudado a ganar visibilidad y extender programas que ayudarán a desarrollar la resiliencia en todo el país”.

Visité Miguel Hidalgo, un pueblo remoto de 2,000 habitantes ubicado en la ladera de una cordillera idílica, como parte de un trabajo voluntario para Cadena. Inmediatamente después del terremoto de 2017, así como uno que golpeó allí unas dos semanas antes, el estado había prometido hasta 6,000 dólares por persona a aquellos cuyas casas habían sido destruidas, sin embargo, los fondos no han llegado. Mientras tanto, las casitas en este enclave de la pobreza (accesible sólo después de un largo y sinuoso camino sin asfaltar a dos horas de la Ciudad de México) se están cayendo a pedazos. Los residentes están preocupados de que el próximo terremoto sea su último.

Dos meses después del terremoto, Cadena fue una de las pocas ONG que recibió una placa de reconocimiento del presidente de México, Enrique Peña Nieto, reconociendo su labor durante el desastre. Pero todavía hay trabajo por hacer.

“En países del tercer mundo como México”, dijo Laniado, “la sociedad civil debe intervenir y llenar el vacío. ”

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción