Inicio » Opinión » Análisis » El ejemplo de Nikki Haley

El ejemplo de Nikki Haley

Enlace Judío México e Israel.- La Embajadora se llevó bien con Trump incluso cuando discrepó.

EDITORIAL THE WALL STREET JOURNAL

Nikki Haley anunció el martes que a fin de año dejará de ser Embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, y lo hizo con una cálida despedida pública por parte del Presidente Trump en la Oficina Oval. Esta no es siempre la manera en que los designados son despedidos en la era Trump, y muestra cuán habilidosamente la ex gobernadora de Carolina del Sur navegó esta administración y su volátil política exterior.

A diferencia de algunos funcionarios, Haley no se presentó como alguien que estaba frenando a Trump. Pero ella también dijo lo que pensaba aun cuando significara salir por delante de la Casa Blanca en algunas cuestiones tales como el mal comportamiento de Rusia. Mientras Trump estaba preguntando por qué él y Vladimir Putin no podían llevarse bien, la Embajadora Haley estaba señalando públicamente las razones. Ella también atacó a dictadores con los que Trump dijo que era un “honor” estar.

Haley se compró esta libertad de acción en parte con sus defensas públicas sin disculpas de los cambios de política de Estados Unidos que no gustaban a las élites de la ONU. Esto incluyó la decisión de Trump, el año pasado, de mudar la Embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén desde Tel Aviv. Ella dijo al organismo que estaba “anotando los nombres” de los aliados que se unieron a la denuncia de los Estados Unidos. También obtuvo una dura resolución del Consejo de Seguridad incrementando las sanciones contra Corea del Norte.

El martes, Haley dijo que está esperando tomar “un descanso,” y Trump dijo que él “estaría contento de tenerla de regreso”. Ella emerge de sus dos años en el cargo como una estrella más brillante, y la experiencia podría bien tentarla a dirigirse a un cargo político más elevado—digamos, en el año 2024. Trump sería muy sabio en nombrar un reemplazo que sea similarmente franco y hábil.

 

 

 

 

Fuente: The Wall Street Journal
Traducido por Marcela Lubczanski para Enlace Judío México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend