Inicio » Noticias » Internacional » La saga de periodistas desaparecidos ensombrece al príncipe saudí

La saga de periodistas desaparecidos ensombrece al príncipe saudí

Enlace Judío México e Israel.- Mohammed Bin Salman ha inflado su imagen de reformador, pero el supuesto asesinato de Khashoggi, el secuestro del Primer Ministro del Líbano y el encarcelamiento de la realeza han arrojado una nube sobre su meteórico ascenso

JON GAMBRELL

En un reino una vez gobernado por una rotación cada vez mayor de monarcas ancianos, el príncipe heredero Mohammed bin Salman destaca como el rostro juvenil de una nación joven. Pero detrás de la campaña de relaciones públicas cuidadosamente calibrada que empuja imágenes del príncipe sonriente reunido con los principales líderes y ejecutivos empresariales del mundo se esconde un lado más oscuro.

El año pasado, a los 31 años, Mohammed se convirtió en el príncipe heredero del reino, próximo al trono que ahora ocupa su octogenario padre, el rey Salman. Mientras presiona para que las mujeres conduzcan, ha supervisado el arresto de activistas por los derechos de las mujeres. Mientras pedía inversión extranjera, ha encarcelado a empresarios, miembros de la realeza y otros en una represión contra la corrupción que pronto se asemejó a una intimidación de las personas más poderosas del reino.

Como ministro de defensa saudí desde los 29 años, persiguió una guerra en Yemen contra los rebeldes chiítas que comenzó un mes después de tomar el timón y continúa hoy.

Lo que el príncipe heredero elija a continuación probablemente afectará al mayor productor de petróleo del mundo en las próximas décadas. Y como la desaparición y la temida muerte del periodista saudita Jamal Khashoggi en Estambul puede mostrar, el joven príncipe no aceptará ningún desacuerdo al reformar el reino a su imagen.

No quiero perder mi tiempo“, dijo a la revista Time Magazine en un artículo de portada de este año. “Soy joven“.

Khashoggi, residente en EE.UU. que escribió varias columnas para The Washington Post criticando al Príncipe Mohammed, desapareció el 2 de octubre en una visita al consulado saudí en Estambul. Los funcionarios turcos no han ofrecido pruebas, pero dicen que temen que el escritor saudí fuera asesinado y descuartizado por un equipo de 15 hombres, una operación que, de ser cierta, tendría que haber sido autorizada por la parte superior de la monarquía Al Saud. El reino describe la acusación como “sin fundamento“, pero no ha proporcionado pruebas de que Khashoggi haya abandonado el consulado.

Manifestantes sostienen fotografías del periodista desaparecido Jamal Khashoggi durante una manifestación frente al consulado de Arabia Saudita en Estambul el 5 de octubre de 2018. (AFP / OZAN KOSE)

Durante décadas en Arabia Saudita, la sucesión pasó entre las decenas de hijos del fundador del reino, el Rey Abdul-Aziz. Y, con el tiempo, los hijos han crecido y se han hecho mayores para llegar al trono.

Cuando el rey Salman tomó el poder en enero de 2015 y rápidamente nombró al príncipe Mohammed como ministro de defensa, tomó al reino por sorpresa, especialmente dada la importancia de la posición y la edad del príncipe.

Era poco conocido entre los muchos nietos del patriarca de Arabia Saudita, un joven educado solo en el reino que se mantuvo cerca de su padre, quien anteriormente se desempeñó como gobernador de Riad, la capital saudí.

Como ministro de defensa, asumió el cargo enfrentando una crisis en Yemen, el país más pobre del mundo árabe, que se encuentra al sur del reino. Los rebeldes chiítas conocidos como hutíes habían invadido la capital del país, Sanaa, derrocando al gobierno profundamente impopular de Abed Rabbo Mansour Hadi.

Cuando Hadi huyó y parecía que la ciudad portuaria del país Adén caería en mano de los rebeldes, Arabia Saudita lanzó una guerra de coalición contra los hutíes, un conflicto que pronto se convirtió en un punto muerto.

Naciones Unidas estima que 10,000 personas murieron en el conflicto de Yemen, y los activistas dicen que es probable que el número sea mucho mayor. Ha exacerbado lo que Estados Unidos llama la peor crisis humanitaria del mundo, con el hambre y el cólera acosando a los civiles, empeorado por el bloqueo de los puertos del reino.

A man inspects rubble after a Saudi-led coalition airstrike in Sanaa, Yemen, February 4, 2018. (Hani Mohammed/AP)

Mientras tanto, la coalición liderada por Arabia Saudita ha enfrentado críticas generalizadas por sus ataques aéreos a clínicas y mercados, que han matado a civiles. Los hutíes, también, han usado indiscriminadamente minas terrestres y arrestado a opositores políticos.

La coalición dice que Irán ha canalizado armas a los hutíes, desde armas pequeñas hasta misiles balísticos que ahora se lanzan regularmente al reino, algo que Irán niega.

Para el príncipe Mohammed, el conflicto sigue siendo parte de lo que él ve como una lucha existencial entre Arabia Saudita e Irán por el futuro de Medio Oriente. Cuando se le preguntó sobre las preocupaciones occidentales por las bajas civiles, ofrece esto: “Errores ocurren en todas las guerras“.

En esta foto publicada el 30 de octubre de 2017 por el fotógrafo oficial del Líbano Dalati Nohra, el príncipe heredero de la corona saudita Mohammed bin Salman, a la derecha, se reúne con el primer ministro libanés Saad Hariri en Riyadh, Arabia Saudita. (Dalati Nohra a través de AP)

No necesitamos tener un nuevo Hezbolá en la Península Arábiga. Esta es una línea roja no solo para Arabia Saudita sino para todo el mundo“, dijo el príncipe a Bloomberg recientemente, refiriéndose al grupo militante chií aliado con Irán y al partido político dominante en el Líbano.

El príncipe también se vio involucrado en el extraño discurso de dimisión por televisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, quien anunció que dimitiría después de una visita al reino en noviembre de 2017, alimentando la sospecha de que lo obligaron a hacerlo.

La dura retórica del Príncipe Mohammed se extiende a la comparación del Líder Supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, con el Adolf Hitler de la Alemania nazi. También insinuó que Arabia Saudita estaría dispuesta a luchar contra Irán de otras maneras, lo que llevó a Teherán a vincular el reino a un ataque en un desfile militar en Ahvaz el mes pasado en el que murieron al menos 24 personas y resultaron heridas más de 60. Tanto separatistas árabes como el grupo Estado Islámico se responsabilizaron del asalto.

No esperaremos a que la batalla esté en Arabia Saudita“, dijo el príncipe a la empresa de radiodifusión de propiedad saudí MBC el año pasado. “En cambio, trabajaremos para que la batalla sea para ellos en Irán, no en Arabia Saudita“.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman asiste a una reunión en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York el 27 de marzo de 2018. (AFP Photo / Bryan R. Smith)

Su postura agresiva contra Irán le ha ganado el apoyo del presidente de Estados Unidos Donald Trump y su administración, que se retiró del acuerdo nuclear de Irán alcanzado por el presidente Barack Obama, de quien el reino desconfiaba profundamente.

Antes de convertirse en el príncipe heredero, el Príncipe Mohammed visitó la Casa Blanca y forjó una relación cercana con el yerno de Trump, Jared Kushner. Se cree que los dos están trabajando en los planes de paz de la administración para Israel y los palestinos.

Trump hizo de Riad su primera parada en el extranjero como presidente, una visita completa con el espectáculo y la opulencia árabes. Detrás del escenario, muchos analistas creen que Arabia Saudita, Bahrein, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos vieron una luz verde para seguir adelante con el boicot en curso de Qatar, una pequeña nación de la Península Arábiga, por una disputa política.

El presidente estadounidense Donald Trump (C) y el rey saudita Salman bin Abdulaziz al-Saud (C-R) posan para una foto con los líderes del Consejo de Cooperación del Golfo en Riad el 21 de mayo de 2017. (AFP Photo / Mandel Ngan)

Inicialmente, Trump parecía estar a favor del boicot a Qatar, que es sede de la Base Aérea al-Udeid, el cuartel general de avanzada del Comando Central del ejército de Estados Unidos.

El primer secretario de Estado de Trump, Rex Tillerson, intentó en vano presionar a los saudíes para que resolvieran la disputa y se quejó en privado de que los vínculos entre la Casa Blanca y el príncipe Mohammed estaban perjudicando el esfuerzo, dijeron los funcionarios en ese momento. El despido de Tillerson en marzo y la llegada de Mike Pompeo como máximo diplomático de Trump redujeron notablemente el impacto del Departamento de Estado en Arabia Saudita sobre las detenciones de activistas de derechos humanos, incluidas las mujeres, y el conflicto en Yemen.

A pesar de la creciente cantidad de víctimas civiles en Yemen, Pompeo certificó ante el Congreso en septiembre que Arabia Saudita estaba tomando medidas para reducirlas y limitarlas, lo que provocó severas condenas de legisladores y grupos de derechos humanos.

Arabia Saudita pronto se embarcó en la ambiciosa propuesta del príncipe de permitir que las mujeres en la ultraconservadora nación wahabí manejen. Las imágenes resultantes de mujeres en largas abayas negras detrás del volante representaron un golpe de relaciones públicas para las firmas de modelado de imágenes empleadas por el reino, al igual que imágenes de mujeres asistiendo a partidos de fútbol y cines por primera vez en décadas.

Razan, a la derecha, se sienta por primera vez en el asiento del conductor, con su instructora Francesca Pardini, una ex piloto de carreras italiana, durante el entrenamiento patrocinado por Ford Motor, en Jiddah, Arabia Saudita, el 6 de marzo de 2018. (Foto AP / Amr Nabil)

Pero antes de que las mujeres pusieran en marcha sus motores, surgió una nueva represión: el reino redondeó y encarceló a las activistas de los derechos de las mujeres, entre ellas, al parecer, agarró a una mujer que se encontraba en los vecinos Emiratos Árabes Unidos.

El príncipe Mohammed ha cautivado al mundo de los negocios con las promesas de una oferta pública inicial para el gigante petrolero estatal Saudi Arabian Oil Co., conocida como Saudi Aramco, sugiriendo que tendría una valoración de $ 2 mil millones. Los mercados de valores de todo el mundo han pujado con la salida a bolsa en sus intercambios, pero se ha retrasado repetidamente.

El joven príncipe ha viajado por todo EE.UU. como parte de su discurso comercial, reuniéndose con líderes como el ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el multimillonario de Amazon, Jeff Bezos, propietario de The Washington Post.

El Príncipe Mohammed también organizó una importante cumbre empresarial en el Ritz Carlton de Riad, con un robot humanoide llamado Sophia a la que se concedió la ciudadanía saudí.

Solo unas semanas después, el hotel se convirtió en una prisión de lujo como parte de un arresto masivo de empresarios, miembros de la realeza y otros orquestados por el Príncipe Mohammed en un movimiento que se describe como ataque a la corrupción. Los liberados acordaron ceder algunos de sus activos, sin embargo, dándole la sensación de una extorsión.

Manifestantes, disfrazados del presidente Trump y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, en los escalones del Ayuntamiento en Nueva York, el 20 de marzo de 2018. (AP Photo / Seth Wenig)

Si tengo el poder y el rey tiene el poder de actuar contra personas influyentes, entonces ya eres fundamentalmente fuerte“, dijo el Príncipe Mohammed a CBS a principios de este año. Por ahora, la ira por la desaparición de Khashoggi parece haber galvanizado la crítica internacional del joven príncipe, sobre quien el columnista se mostraba muy crítico en el Post.

Trump, ya enojado por el aumento de los precios mundiales del petróleo, dijo que quiere respuestas de Arabia Saudita y sugirió que la novia de Khashoggi podría visitar la Casa Blanca.

Legisladores estadounidenses prominentes también están indignados, aunque las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita han sobrevivido incluso a los 11 secuestradores del 15 al 19 de septiembre.

La opacidad de la familia real Al Saud hace difícil ver qué efecto está teniendo la controversia en el apoyo al Príncipe Mohammed en casa. La televisión estatal continúa transmitiendo imágenes de él asistiendo a reuniones y saludando a los funcionarios como si todo fuera normal.


Un manifestante vestido como el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (C) con sangre en sus manos protestas frente a la Embajada de Arabia Saudita en Washington, DC, el 8 de octubre de 2018, exigiendo justicia por el desaparecido periodista Jamal Khashoggi. (Jim WATSON / AFP)

Y como hijo del rey, los analistas dicen que tiene la plena protección de los poderes del trono.

Una vez que le preguntaron si algo podía detenerlo, el príncipe dio una respuesta de tres palabras: “Sólo la muerte“.

El reportero de Associated Press Matthew Lee en Washington contribuyó a este informe.

Fuente: The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend