Inicio » Noticias » Israel » Netanyahu bromea en redes sociales sobre presunta corrupción

Netanyahu bromea en redes sociales sobre presunta corrupción

Enlace Judío México e Israel – Después de su “dramático” anuncio otorgado hoy en cadena nacional, que quedó a deber a muchos y generó críticas en su contra, el primer ministro de Israel viró hacia lo “cómico” sobre los presuntos casos de corrupción en su contra.

El esperado mensaje de Netanyahu se redujo a una denuncia pública suya frente a miles de televidentes y usuarios del internet de la negación, hasta en un par de ocasiones, que se le habría hecho a su intención de mantener un careo con los testigos protegidos que han testificado en su contra en las investigaciones de la Policía de Israel sobre los casos de corrupción en su contra.

Así, de “extremadamente aburrido” o “desastre para la verdad“, medios locales e internacionales no bajaron al discurso de Netanyahu de menos de 10 minutos que mantuvo tenso previamente a Israel por casi 3 horas.

Pero poco después, a través del mecanismo de Stories de su cuenta en la red social de Instagram así como en su perfil en Twitter, Netanyahu pidió a sus seguidores que sugirieran ideas que hicieran eco a una de sus frases expresadas durante su anuncio en vivo: “¿Acerca de qué hablan cuando hablan de soborno? ¿Hablan acerca de dinero? ¿Sobres? ¿Cuentas de banco? ¿Islas en Grecia? ¿Qué?”

“Un soborno sin dinero es como…un omelette sin huevo”, publicó en su cuenta personal y agregó: “¡Envíenme más ideas como estas”.

Así, más de 20 mensajes de diversa índole fueron publicados por la cuenta del mandatario siguiendo el juego que se tomó a la ligera lo que podría representar un proceso judicial que podría significar prisión contra el funcionario más alto del país, si bien no el primero a lo largo de la historia del Estado de Israel.

Desde futbol. “Un soborno sin dinero es como el futbol sin Messi”, escribió uno de los usuarios, a lo que la cuenta del primer ministro respondió con una expresión en hebreo: ¡Jas veHalila! (Dios no lo quiera).

Pasando por lo religioso. “Un soborno sin dinero es como un viernes sin Kidush”.

“No hay nada como tal”, respondió Netanyahu.

El propio Netanyahu en sus años mozos. “Un soborno sin dinero es como un Bibi sin corbata”

Y por supuesto, las elecciones, que Netanyahu espera a toda costa se desarrollen sin que aún la Fiscalía General de Israel, al mando de Avichai Mandelblit, decida si acusarlo o no. “Un soborno sin dinero es como unas elecciones sin el Likud”.

“No ocurrirá eso. ¡Ganaremos juntos!”, respondió el también líder del partido que se mantiene arriba en las encuestas pese a los nuevos partidos y figuras políticas, así como las fracturas ocurridas hasta ahora en la política israelí e incluso del hipotético caso de que para el 9 de abril de 2019 tenga encima ya un juicio.

Sin embargo, algunos usuarios de internet y comentadores indicaron que la broma de Netanyahu no debería prestársele a risas. De acuerdo al artículo 293 del Código Penal Israelí, el tipo penal del soborno, además de una cantidad efectiva en dinero, puede presentarse en diversas hipótesis como mediante un acto, una omisión, un impedimento, una preferencia o una discriminación.

Netranyahu ha dejado en claro que aún con una acusación formal en su contra, no renunciaría a su cargo como primer ministro de Israel, y ha acusado a sus opositores políticos, a los medios de comunicación y a la izquierda israelí de presionar a Mandelblit para que emita su decisión, que reportes indican que podría ocurrir a no más tardar en el mes de febrero en contra de los deseos del mandatario.

Uno de los casos contra el primer ministro, denominado el Caso 1000, involucra alegatos de que el primer ministro aceptó regalos de figuras de empresarios millonarios en violación de la ley.

Un segundo caso, el Caso 2000, se centra en las pláticas entre el primer ministro y Arnon Mozes, el editor del periódico israelí Yedioth Ahronoth, que supuestamente involucra una cobertura de noticias favorables para el primer ministro a cambio de políticas gubernamentales que beneficiarían a la publicación.

El tercer caso, el Caso 4000, involucra alegaciones de que Netanyahu otorgó concesiones regulatorias al dueño de la firma de telecomunicaciones Bezeq a cambio de una cobertura favorable del sitio web de noticias de la compañía, Walla! News.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *