Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » “Cuando haces cine, tienes que hacer milagros”. Película de judíos mexicanos es la estrella del FICJM

“Cuando haces cine, tienes que hacer milagros”. Película de judíos mexicanos es la estrella del FICJM

Enlace Judío México e Israel – El documental “Being a Child Again – Israel” (“Volver a ser niño – Israel”), inspirado en la filosofía de vida de Janusz Korzak, un médico pedagogo judío nacido en Polonia, director de un orfanato de niños judíos en Varsovia durante el Holocausto, es parte de una iniciativa lanzada por el fotógrafo judío mexicano Moy Volcovich y dos de sus hijos, Gabriel y Aby.

Enlace Judío entrevistó a la familia Volcovich tras la presentación del documental en el Centro Shalva de Jerusalén.

“El proyecto se inició en México con el libro Volver a ser Niño – México. De ahí salieron otros dos proyectos similares que se hicieron para México. Posteriormente pensamos en Israel, donde vivimos ahora y donde obviamente tenemos un lazo muy importante por ser judíos”, explica Volcovich.

Durante tres años, Moy, Gabriel y Aby fotografiaron y filmaron a 160 niños de 6 a 12 años de 35 localidades en todo Israel.

“Queríamos conocer las diferencias que hay en este pequeño pero muy diverso país”, dice Gabriel.

“La realidad de cada sociedad se ve a través de cada niño, porque ellos hablan del corazón, sin filtros. Lo que los niños contestan es increíble”, agrega Avi.

A través del documental, niños de diversos entornos y culturas comparten sus vivencias, inquietudes y opiniones de manera natural, al tiempo que conviven con sus interlocutores.

Foto: Moy Volcovich

Moy comenta que “la filosofía de Janusz Korzak le enseñó a acercarse a los niños de una forma simple. Es decir, bajarse a su estatura física y desde ese nivel hablar de tú a tú. Ser honestos con ellos”.

Volcovich relata que casi al final del proyecto, mientras buscaban entrevistar a un niño o niña en Mea Shearim, un barrio utraortodoxo de Jerusalén, se encontraron con Shmaia Korzak, supuestamente un familiar de Janusz Korzak.

“En ese momento dijimos, ‘esto no puede ser, un niño Korzac en Mea Shearim está…’ no entendíamos qué estaba pasando. Finalmente hablamos con Yitzhak Belfer, un sobreviviente que estuvo con Korzac. Él nos dijo que Janusz Korzak era su nombre artístico, y de hecho se llamaba Henrik Goldsmith, así que no es probable que sean parientes”.

Foto: Moy Volcovich

“Pero para nosotros fue un milagro”, dice Moy. “Estando en su casa, de repente sacan un perico, lo cual es raro, ya que normalmente las familias religiosas de Mea Shearim no tienen mascotas. La mamá me lo pone acá (en el hombro) y me dice, ‘¿sabes cómo se llama? Se llama Janusz’. Entonces dije, ‘finalmente estoy conociendo a Janusz Korzak'”.

“En Mea Shearim es muy difícil retratar en las calles, y más a un niño. La gente nos miraba porque no nos vemos religiosos, no pertenecemos a su comunidad… Entonces jugamos a que era su Bar Mitzvá. Si nos decían algo, respondíamos que ya iba a ser su Bar Mitzvá y todos nos felicitaban. Él lo jugó perfectamente”, dijeron.

“Cuando haces cine, tienes que hacer milagros”, comenta Gabriel.

Foto: Moy Volcovich

La película une a niños de diferentes áreas, marcos sociales y orígenes que de otra manera probablemente no se encontrarían. “Creo que la niñez es lo que conecta también a todos los niños, porque independientemente de su cultura, ellos buscan divertirse, tienen las mismas metas: ser niños”, dice Aby.

Por encima de todo, el libro de fotografías y el documental que lo sigue es un proyecto familiar: “Creo que este no es sólo un proyecto de los tres, sino una forma de vida de la familia”, explica Moy. “Tanto es así que Mery (su esposa) y yo nos conocimos en la Marcha de la Vida. Yo iba como fotógrafo. Es ahí cuando Korzak pasó a ser una inspiración para mi forma de vida y esto se lo inculqué a mis hijos”.

“Ahora, trabajar con Gabriel y con Aby fue una experiencia inolvidable. No fue fácil. Pasamos momentos difíciles de peleas, discusiones, de ‘tirar la toalla’, de seguir adelante. Vivimos milagros y aprendimos a respetarnos en muchas cosas. Cada una de las historias del libro nos recuerdan momentos muy especiales”, concluye Volcovich.

El documental es el resultado de una integración de las habilidades de cada uno: Moy a cargo de la fotografía, Gabriel de la filmación y Aby del sonido.

El proyecto se ha presentado en el Centro Shalva de Jerusalén, la Universidad de Tel Aviv, así como en diversos festivales de cine en la República Checa, Los Ángeles, San Diego, Ottawa, Berkshire, Escocia, Bratislava y Polonia.

Próximamente se presentará en el 16º Festival Internacional de Cine Judío – México a partir del 18 de enero bajo el título Ser Niño de Nuevo.

Foto: Moy Volcovich

Foto: Moy Volcovich

Foto: Moy Volcovich

Foto: Moy Volcovich

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend