Inicio » Comunidad » Nuevo Centro de Documentación e Investigación Judío de México abre sus puertas este fin de semana

Nuevo Centro de Documentación e Investigación Judío de México abre sus puertas este fin de semana

Enlace Judío México e Israel – El legado de comunidades inmigrantes separadas se resguardará bajo un mismo techo.

ALAN GRABINSKY

Un terremoto catastrófico de 1985 que mató a miles de personas en la Ciudad de México y causó grandes daños en las colonias Roma y Condesa también dejó el archivo de la comunidad Ashkenazi en un estado de completo desorden, escondido en un sótano oscuro de la sinagoga Nidje Israel, conocida como Acapulco 70.

A principios de la década de 1990, Alicia Gojman de Backal, Doctora en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México, decidió revelar el contenido de este archivo. El resultado fue Generaciones de Judíos en México, una historia de siete tomos de la comunidad Ashkenazi en México publicada en 1993 y el nacimiento del Centro de Documentación e Investigación Judío de la Ciudad de México (CDIJM), que reabrirá sus puertas este fin de semana en la histórica Sinagoga Rodfe Sedek.

El archivo del CDIJM incluye carteles mexicanos antisemitas y antifascistas de la década de 1930, manuscritos originales del poeta idish Jacobo Glanz, y la primera edición de La Ciudad de los Palacios, uno de los primeros libros en idish publicados en México, con poemas de Isaac Berliner y obras originales de Diego Rivera (el artista comunista cercano a muchos emigrados judíos de izquierda). La colección también celebra más de 100 años de inmigración judía de Siria, Turquía, los Balcanes, Marruecos, Irak y otros países, cuyos documentos se agregarán a la institución que fue reconocida como Memoria del Mundo por la UNESCO en 2009.

La idea del CDIJM es encontrar un lugar para los archivos que, en el caso de los documentos de la comunidad Ashkenazi, debían ser reubicados una vez más el año pasado, luego de que un sismo de 7.1. grados sacudió la ciudad en la misma fecha que el mítico terremoto de 1985. Para preservar los documentos, Enrique Chmelnik, director del nuevo centro, tuvo que diseñar una estrategia de salida improvisada a fin de salvarlos del edificio colapsado.

Hace poco conocí a Chmelnik en su sede temporal, proporcionada por la comunidad judía siria en la colonia Tecamachalco, donde viven la mayoría de los judíos. En una pequeña habitación fuera de su oficina había cajas de cartón a punto de reventar con papeles, cientos de periódicos apilados en armarios improvisados y muchos documentos que yacían, al azar, sobre una mesa grande. (Más tarde, descubrí que la mayor parte de los archivos se habían resguardado temporalmente en un almacén en las afueras de la ciudad). En un armario, había una colección de máquinas de escribir en idish, incluida una Remington Portable producida en la década de 1940 en Nueva York.

Raquel Castro, quien escribe el boletín del centro, me mostró un álbum de fotos donado por uno de los miembros de la comunidad: “Al igual que los veterinarios a veces reciben una caja llena de gatitos que nadie sabe de dónde vienen, o qué hacer con ellos, la gente a veces deja cajas de documentos y material personal en nuestras puertas… y no tenemos idea de dónde vienen ni quiénes son las personas en las fotos”.

Uno de los documentos más importantes del nuevo centro fue donado por la comunidad Monte Sinaí, que representa a los judíos que emigraron de Damasco. El documento documenta la primera organización judía, establecida en 1912, cuando un grupo de judíos de los Balcanes, Europa del Este, Libia y Siria, decidieron unir fuerzas para comprar un terreno y utilizarlo como cementerio. “Es irónico”, dijo Chmelnik, sonriendo, “hace 100 años, todos estos judíos de diversos orígenes se reunieron con un objetivo común en mente”.

Desde entonces, la comunidad centenaria se ha dividido en muchas subcomunidades de acuerdo al lugar de origen. Hoy en día hay sinagogas, centros comunitarios y escuelas para judíos del antiguo Imperio Otomano o Siria, Europa del Este o Estados Unidos. El lugar de origen es tan importante en las comunidades Maguén David (Alepo) y Monte Sinaí (Damasco) que existe una genealogía para demostrar que cada miembro tiene descendientes judeo-sirios que se remontan a cuatro o cinco generaciones.

Este sentido de separación y fragmentación dentro de la comunidad ha generado su propia política de microidentidad: diferentes historias se cuentan de acuerdo con archivos separados. La separación es tal que Chmelnik, un judío ashkenazí, no se encontró con un judío de otro origen hasta que comenzó la preparatoria. “En cierto sentido, hay una especie de justicia histórica, ya que todos vuelven a unirse bajo el mismo techo”, dijo en referencia al CDIJM.

El nuevo centro tendrá una biblioteca con 16,000 libros en español, árabe, francés, hebreo, húngaro, idish, ladino, inglés, lituano, polaco y ruso, muchos de ellos rescatados por las fuerzas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial. También albergará 1.500 periódicos procedentes de lugares tan lejanos como Estambul, una colección de fotografías que documentan la vida cotidiana de los judíos en México y copias originales de los primeros periódicos en idish publicados en la ciudad.

El moderno edificio de cemento y vidrio, con sus bordes afilados y habitaciones abiertas, contrasta con la sinagoga al lado, con sus paredes de ladrillo y hermosas ventanas de vidrio coloreadas. El primer piso de la sinagoga restaurada ya tiene una gran colección de libros; los periódicos se mantendrán en el segundo piso.

Los archivos se resguardarán en estantes metálicos a prueba de fuego, dentro de una habitación a prueba de sismos en el sótano, donde se encuentra la primera mikve de la Ciudad de México. Los documentos se ordenarán según la comunidad de origen.

Fuente: Tablet / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend