Inicio » Opinión » Análisis » ¿Qué lleva a un ministro de gabinete de Israel a espiar para Irán?

¿Qué lleva a un ministro de gabinete de Israel a espiar para Irán?

Enlace Judío México e Israel.- El ex ministro de gabinete, Gonen Segev, es el último de una serie de israelíes que presuntamente ayudaron a un enemigo.

Esta nota fue publicada originalmente el 7 de enero, 2019, previo a la que condena de Gonen Segev, el 9 de enero, 2019, pero esta editora considera suficientemente interesante su contenido para publicarla. (NdE)

YOSSI MELMAN

En 1949, la escritora y ensayista británica Rebecca West (Dame Cicely Isabel Fairfield) escribió “El significado de la traición“. Es un análisis psicológico impresionante e inspirador de William Joyce, más conocido como “Lord Haw Haw“. En su libro, West analiza el contexto político, cultural, social e histórico, que cultivó y llevó a Joyce a su notoriedad.

Era un irlandés-estadounidense que en la década de 1930 se unió a la “Unión Británica de Fascistas y Nacionalsocialistas” dirigida por Sir Oswald Mosley.

Se trataba de un partido nazi pro-alemán, de origen británico, que finalmente fue ilegalizado y sus miembros internados. En agosto de 1939, apenas unos días antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, Joyce fue informado de que sería arrestado. Huyó de Inglaterra a Alemania y se convirtió en un locutor de radio que transmitía propaganda nazi desde Berlín.

A mediados de junio, los israelíes se sorprendieron al enterarse de que Gonen Segev, un ex ministro de Gabinete y miembro de la Knesset, supuestamente se convirtió en un traidor y un espía iraní.

Debido a su historia y geografía como nación rodeada y amenazada por enemigos y grupos terroristas, Israel ha sido, en esencia, una sociedad cohesionada. Sus ciudadanos judíos se identifican con el estado, son leales, están comprometidos con sus valores fundamentales y comparten un sentido de destino común. Sin embargo, en los últimos años, debido a la profundización de las diferencias políticas, sociales, étnicas y culturales, aparecen grietas en su cohesión.

Conocido por ser hablador y ansioso por complacer a los extranjeros, sus secretos a menudo se filtran. Así, Israel se ha convertido en un cielo para la recolección de inteligencia y un terreno fértil para reclutar espías. A pesar del sentido de destino común, los traidores y espías han sido expuestos en muchos de sus institutos más secretos, incluidos los militares, la comunidad de inteligencia, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el reactor nuclear y algunas de sus instituciones científicas.

Zeev Avni, un ardiente comunista, trabajó como economista en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Fue enviado al extranjero, donde llevó a cabo misiones para el Mossad, la agencia de espionaje extranjera de Israel, cuando fue arrestado y acusado en 1956 como espía del KGB de la Unión Soviética.

Levi Levi, un judío polaco que sobrevivió al Holocausto, emigró a Israel y se unió al departamento operativo del Shin Bet, el servicio de seguridad nacional de Israel. En 1957, fue acusado de espionaje comunista por el servicio secreto polaco.

En 1983, el profesor Marcus Klingberg, también sobreviviente del Holocausto de origen polaco, fue acusado y condenado a 20 años de cárcel por espiar para el GRU (inteligencia militar soviética).

Klingberg fue director general adjunto del Instituto de Investigación Biológica de Israel en Nes Ziona, donde, según informes extranjeros, Israel producía agentes químicos y biológicos y todo tipo de venenos. Lo que los tres tienen en común es su creencia en el comunismo y la disposición a servir a la antigua Unión Soviética por convicción ideológica.

Por otro lado, Mordechai Vanunu, un técnico del reactor nuclear de Dimona, y Ben Zygier, un oficial del Mossad involucrado en operaciones contra Irán, decidieron traicionar sus secretos por enojo y venganza contra sus ex empleadores.

Vanunu le dijo al Sunday Times de Londres en 1986 todo sobre el programa secreto de armas nucleares de Israel y fue condenado a 18 años de cárcel. Zygier se suicidó en 2010 luego de ser acusado de espionaje y traición, esperando cumplir una larga condena de cárcel por hablar con un agente iraní en Australia.

Ambos habían sido inestables y frustrados, y en retrospectiva, resultó que no eran aptos para su trabajo y que, en primer lugar, no deberían haber sido reclutados para un trabajo tan secreto.

Y luego tuvimos a Nahum Manbar, un paracaidista y hombre de negocios que vendió agentes químicos para el programa secreto de armas químicas de Irán. Fue condenado en 1997 a 16 años de cárcel.

En 2000, el Coronel Elhanan Tannenbaum, un ladrón e impostor, fue atraído a un negocio de drogas por Kais Obeid, un árabe israelí que se unió a Hezbollah. Tannenbaum, quien fue declarado en bancarrota, fue impulsado por la codicia cuando voló con un pasaporte falsificado a Abu Dhabi. Fue secuestrado allí en una operación conjunta Hezbollah-Irán y llevado a una cárcel en el Líbano.

Después de tres años, fue cambiado por cientos de terroristas palestinos y libaneses.

Resultó que Tannenbaum había estado al tanto de los proyectos secretos de artillería y cohetes de las Fuerzas de Defensa de Israel, y fue interrogado por Hezbolá e interrogadores de la inteligencia iraní.

Y ahora el asunto de Gonen Segev ha golpeado a Israel como una bomba. Segev había sido el chico del cartel dorado de un hombre israelí hecho a sí mismo. Se convirtió en capitán de las FDI, médico y agricultor que vivía en Tel Adashim, en el valle de Jezreel, una de las comunidades rurales de Israel identificadas con el espíritu y los valores de los padres fundadores del sionismo.

A comienzos de la década de 1990, subió meteóricamente como un talentoso político de derecha en el partido Tzomet de Rafael Eitan, pero cambió de lealtad en 1994 y se unió al gobierno de centroizquierda del primer ministro Itzjak Rabin como ministro de energía. Luego se convirtió en un partidario clave de los Acuerdos de Oslo y del proceso de paz con los palestinos.

Segev abandonó la política en 1996 y se convirtió en un hombre de negocios, pero en pocos años caminaba por los extremos peligrosos de la sociedad. En 2000, Obeid, un agente de Hezbolá, se le acercó y le ofreció lucrativos negocios, patrocinados por la inteligencia iraní.

Segev fue advertido por el Shin Bet y se retiró.

Pero su imparable deseo de hacer dinero rápido lo llevó a involucrarse en actos criminales. Primero en 2003, engañó a una compañía de tarjetas de crédito en Hong Kong. Luego, en 2004, utilizando un antiguo pasaporte diplomático que había falsificado, traficaba drogas de los Países Bajos a Israel disfrazados de dulces de M&M.

La policía israelí fue informada y Segev fue arrestado en el aeropuerto, acusado y condenado a cinco años de cárcel.

Sirvió solo tres años, pero fue puesto en libertad y su licencia médica israelí fue revocada. Segev se mudó a Nigeria, se casó con una diplomática extranjera y, después de obtener un pasaporte extranjero, la dejó.

También obtuvo una licencia médica local y abrió una clínica en la capital nigeriana, Abuja.

Usando su torcido encanto, pronto se ganó reputación como buen doctor. Diplomáticos y empresarios extranjeros se apresuraron a ser tratados por él. Entre ellos se encontraban algunos diplomáticos israelíes y sus familias, incluido el jefe de seguridad de la embajada israelí allí.

Este es uno de los aspectos más desconcertantes de la historia. Parece que después de que el Shin Bet advirtió a Segev que se distanciara de Obeid, el servicio de seguridad perdió interés en él, probablemente debido a la falta de recursos. No se emitió ninguna advertencia a los diplomáticos y hombres de negocios israelíes en Nigeria, incluidos los ex miembros de las FDI y el establecimiento de seguridad, de mantenerse alejado de él.

En 2012, mientras se encontraba en Nigeria, Segev supuestamente estableció contacto con diplomáticos iraníes que trabajaban como funcionarios del Ministerio de Inteligencia y Seguridad de la República Islámica de Irán (MOIS).

Fue reclutado como espía de una manera clásica, reglamentaria. Le ofrecieron oportunidades de negocio y ofertas en equipos médicos. Pero muy pronto quedó claro para Segev que se estaba involucrando en actos de espionaje. Voló dos veces con su pasaporte extranjero, así como un pasaporte preparado para él por sus manipuladores a Irán, un país enemigo al que los israelíes tienen prohibido ingresar. Se reunió con los iraníes de manera clandestina en casas de seguridad y hoteles en algunas partes de África y Europa.

Tal como lo solicitaron los funcionarios de su caso, llevó a algunas de las reuniones a expertos en seguridad israelíes, que una vez sirvieron en las FDI y en la comunidad de inteligencia, bajo el pretexto de acuerdos comerciales. Probablemente, uno o más de ellos informaron al Shin Bet sobre sus encuentros sospechosos con los iraníes.

Agentes de inteligencia israelíes comenzaron a seguirlo y, finalmente, diseñaron una operación encubierta, con la ayuda de una empresaria israelí, Yardena Ovadia, que vive en Guinea Ecuatorial y es propietaria de un hospital local.

A mediados de mayo de 2018, ofrecieron a Segev viajar al país por un acuerdo comercial. Como se predijo, no pudo resistir la tentación de ganar dinero y aterrizar en la capital de Malabo.

Usando sus estrechos lazos, Ovadia persuadió al presidente para que detuviera a Segev debido a sus antecedentes penales y lo deportara a Israel.

Una vez en Israel, fue interrogado por agentes en un centro de detención Shin Bet aislado y, según permite la ley, fue privado durante nueve días de ver a un abogado. Se espera que pronto sea acusado de espionaje y probablemente traición. Dado que la orden mordaza en el caso se levantó parcialmente, los medios israelíes buscaron frenéticamente evaluar el daño que Segev causó a la seguridad del estado.

Seguramente Segev ya no estaba al tanto de los secretos de estado, ciertamente no en el ámbito de la seguridad. Pero como ex ministro de energía, sabía mucho sobre las instalaciones de energía de Israel, las tuberías de las centrales eléctricas y los recursos hídricos, todos los cuales se consideran sitios estratégicos que podrían ser objetivo de los misiles iraníes y de Hezbolá si se desata una guerra.

Aún más importante, al reclutar y dirigir a Segev, la inteligencia de Irán infligió un golpe a la orgullosa y prestigiosa institución de defensa israelí y obtuvo una victoria psicológica en la guerra secreta entre los dos amargos enemigos.

Segev es el primer ministro del gabinete israelí que ha sido sorprendido como presunto espía, y la captura más prominente para Irán, cuyos líderes llaman repetidamente a borrar a Israel de la faz de la tierra.

Es difícil encontrar rasgos comunes entre todos los espías mencionados anteriormente y otros que operaron en Israel. Fueron motivados por diferentes factores. Algunos se ofrecieron como voluntarios por ideología, otros fueron extorsionados, mientras que otros aceptaron espiar por codicia, ira, frustración, emoción, aventura y el deseo de venganza.

Después de años de cubrir y escribir sobre espías, mi conclusión es que una persona nunca está motivada para traicionar a su país por una sola razón. Siempre es una combinación de algunas de ellas. Sin embargo, el significado de traición siempre ha permanecido igual.

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend