Inicio » Judaísmo » Festividades Judías » ¿Cómo cultivar la tierra de Israel? Enseñanza de Tu Bishvat

¿Cómo cultivar la tierra de Israel? Enseñanza de Tu Bishvat

Enlace Judío México / Rab. Berel Wein – En el Shabat más cercano a Tu B’shvat se le la canción del Mar Rojo en la cual festejamos haber sido salvados a manos de los ejércitos faraónicos frente al mar, hasta la fecha se conmemora dicho evento con un gran poema que alaba a Israel y Moisés. Cada año, la fiesta de Tu Bishvat sucede en la misma semana que se lee la persahá (porción de Torá) de Beshalaj, donde aparece la canción. En mi opinión existe una conexión enorme entre este pasaje y Tu Bishvat, al menos en dos vías.

La primera es que al pueblo judío se le prometió ser llevado a la tierra de Israel y ser “plantados” ahí “t’veamo v’titoaymo” [como un árbol]. A un pueblo generalmente no se le da permanencia automática dentro de una tierra. Esos derechos se ganan, la gente debe “plantarse” dentro del país para realmente recibirlos y pertenecer al lugar. Plantar requiere trabajo, cuidado, persistencia, riego e incesante atención. Por ende, la relación que existe entre el pueblo de Israel y la tierra es exactamente la misma que hay entre el granjero y su huerto. El granjero ha invertido todo su tiempo, esfuerzo y talento en su huerto para hacer que produzca fruta especial y pueda obtener de ahí su sustento. El pueblo judío debe invertir su esfuerzo y talento para ganarse el derecho a la residencia permanente en la Tierra de Israel.

El Segundo parecido entre Tu Bishvat y Beshlaj está relacionado con la vara que usaba Moisés en la montaña al apoyar la batalla de Yoshua contra Amalek. Este simbolismo aparece nuevamente cuando la vara de Aarón florece para mostrar su derecho al sacerdocio. En el último caso, el pedazo de madera que parecería muerto regresa a la vida y produce florecimiento y frutas. Son capaces de hacerlo, por su proximidad con el Arca del Señor.

La espiritualidad, la Torá, la santidad pueden transformar lo que parecería ser una vara inerte e inanimada en un árbol vivo y productivo. Por ende, la vara es el objeto adecuado para conducir la Guerra con Amalek, ya que el poder de ese pueblo es físico, de muerte, destrucción y negatividad. Mientras que el poder de Israel es espiritual, de una canción que habla sobre bendición y santidad; de la transformación de lo físico a lo espiritual. Que sepamos escuchar las enseñanzas que trae con nosotros Shabat Shira y Tu Bishvat.

Fuente: torah.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *