Inicio » Opinión » Historia Judía » Elie Wiesel, su testimonio 60 años después

Elie Wiesel, su testimonio 60 años después

Enlace Judío México e Israel.- Ante las Naciones Unidas en el aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, Elie Wiesel ofreció estas palabras:

Señor presidente de la Asamblea General, señor secretario general, mi amigo, excelencias:

El hombre que está delante de ustedes esta mañana se siente profundamente privilegiado. Profesor y escritor, habla y escribe como testigo de un crimen cometido en el corazón de la cristiandad y la civilización europeas por un brutal régimen dictatorial, un crimen de crueldad sin precedentes en el que participaron todos los segmentos del gobierno.

Cuando se habla de esa era de oscuridad, el testigo encuentra dificultades. Sus palabras se convierten en obstáculos en lugar de vehículos; No escribe con palabras sino contra palabras. Porque no hay palabras para describir lo que sintieron las víctimas cuando la muerte era la norma y la vida un milagro. Aun así, lo sepan o no, su memoria es parte de la de ustedes.

Les hablo como hijo de un pueblo antiguo, el único pueblo de la antigüedad que sobrevivió a la antigüedad, el pueblo judío que, a lo largo de su historia, ha sufrido el exilio y la opresión, pero que nunca ha perdido la esperanza de redención.

Cuando era un adolescente joven, vio lo que ningún ser humano debería ver: el triunfo del fanatismo político y el odio ideológico hacia quienes eran diferentes. Vio multitudes de seres humanos humillados, aislados, atormentados, torturados y asesinados. Eran abrumadoramente judíos pero había otros. Y los que cometieron estos crímenes no eran matones vulgares sino hombres con altos cargos gubernamentales, académicos, industriales y médicos en Alemania. En los últimos años, esa nación se ha convertido en una verdadera democracia.

Pero la pregunta sigue abierta: en esos años oscuros, ¿qué motivó a tantos funcionarios públicos brillantes y comprometidos a inventar tales horrores?

Por su alcance y magnitud, por su gran cantidad en números, por el impacto de tanta humillación y dolor, a pesar de ser la tragedia más documentada en los anales de la historia, Auschwitz aún desafía el lenguaje y la comprensión.

Permítanme evocar esos tiempos:

Los bebés eran utilizados como práctica de tiro por los hombres de las SS … Los adolescentes condenados a no envejecer nunca … Los padres observaban a sus hijos arrojados a pozos en llamas … Una inmensa soledad envuelve a todo un pueblo … La desesperación infinita que persigue nuestros días y nuestros sueños incluso 60 años después…

¿Cuándo comenzó lo que tan mal llamamos el Holocausto? ¿En 1938, durante la Kristallnacht? ¿Quizás en 1939, cuando un barco alemán, el St. Louis, con más de mil refugiados judíos alemanes a bordo, fue rechazado en las costas de Estados Unidos? ¿O fue cuando ocurrieron las primeras masacres en Babi Yar?

Aún nos preguntamos: ¿Qué fue Auschwitz: un final o un comienzo, una consecuencia apocalíptica de la intolerancia y el odio de siglos de antigüedad, o fue la convulsión final de fuerzas demoníacas en la naturaleza humana?

Una creación paralela a la de Dios: un mundo con sus propias Naciones Unidas antinómicas de personas de diferentes nacionalidades, tradiciones, culturas, esferas socioeconómicas, que hablan muchos idiomas, se aferran a una variedad de religiones y recuerdos. Eran adultos o jóvenes, pero dentro de ese mundo no había niños ni abuelos; ya habían perecido.

Como he dicho muchas veces: no todas las víctimas eran judías, pero todos los judíos eran víctimas. Por primera vez en la historia registrada ser judío se convirtió en un crimen. Su nacimiento se convirtió en su sentencia de muerte. Corrección: los niños judíos estaban condenados a morir incluso antes de nacer. Lo que el enemigo buscaba alcanzar era poner fin a la historia judía; Lo que quería era un mundo nuevo, implacablemente, irrevocablemente desprovisto de judíos. De ahí Auschwitz, Ponar, Treblinka, Belzec, Chelmno y Sobibor: fábricas oscuras de la muerte erigidas para la Solución Final. Los asesinos venían a matar y las víctimas a morir.

Eso era Auschwitz, el ideal de un verdugo de un reino de maldad absoluta y maldición con sus príncipes y mendigos, filósofos y teólogos, políticos y artistas, un lugar donde perder un pedazo de pan significaba perder la vida, y la sonrisa de un amigo otro día de promesa

En ese momento, el testigo trató de entender; todavía no lo consigue: ¿Cómo fue posible tal mal calculado, tal crueldad sin fondo y sin sentido posible? ¿La Creación se había vuelto loca? ¿Dios se había cubierto el rostro? Una persona religiosa no puede concebir Auschwitz con o sin Dios. Pero ¿qué pasa con el hombre? ¿Cómo podrían los ciudadanos inteligentes, educados o simples, respetuosos de la ley, disparar con ametralladoras a cientos de niños y sus padres, y por la noche disfrutar de una cadencia de Schiller, una partita de Bach?

Punto de inflexión o momento crucial, la tremenda catástrofe que ha traumatizado la historia ha cambiado para siempre la percepción de responsabilidad del hombre hacia otros seres humanos. El hecho triste y terrible es que las naciones occidentales intervinieron cuando Hitler ocupó Checoslovaquia y Austria; si América hubiera aceptado más refugiados de Europa; si Gran Bretaña hubiera permitido que más judíos regresaran a sus tierras ancestrales; si los Aliados hubieran bombardeado los ferrocarriles que llevaban a Birkenau, nuestra tragedia se podría haber evitado, su alcance seguramente reducido.

Debemos recordar esta vergonzosa indiferencia, al igual que debemos recordar agradecer a las pocas personas heroicas que, como Raoul Wallenberg, arriesgaron sus vidas para salvar a los judíos. También recordaremos siempre los ejércitos que liberaron a Europa y a los soldados que liberaron los campos de exterminio, los estadounidenses en Buchenwald, los rusos en Auschwitz y los británicos en Belsen. Pero para muchas víctimas todos llegaron demasiado tarde. También debemos recordar eso.

Cuando el Tercer Ejército estadounidense liberó Buchenwald, no había alegría en nuestro corazón: solo dolor. No cantamos, no celebramos. Apenas tuvimos fuerza suficiente para recitar el Kadish.

Y ahora, años más tarde, ustedes que representan a la comunidad mundial entera, escuchan las palabras del testigo. Al igual que Jeremías y Job, podríamos haber llorado y maldecido los días dominados por la injusticia y la violencia.

Podríamos haber elegido la venganza. No lo hicimos. Podríamos haber elegido el odio. No lo hicimos. El odio es degradante y la venganza humillante. Son enfermedades. Su historia está dominada por la muerte.

El testigo judío habla del sufrimiento de su pueblo como una advertencia. Suena la alarma para evitar que se hagan estas cosas. Sabe que para los muertos es demasiado tarde; para ellos, abandonados por Dios y traicionados por la humanidad, la victoria llegó demasiado tarde.

Pero no es demasiado tarde para los niños de hoy, los nuestros y los suyos. Solo por su causa testificamos. Es por su causa que tenemos el deber de denunciar el antisemitismo, el racismo y el odio religioso o étnico. Los que hoy predican y practican el culto a la muerte, los que usan el terrorismo suicida, el flagelo de este nuevo siglo, deben ser juzgados y condenados por crímenes de lesa humanidad. El sufrimiento no confiere privilegios; Lo que importa es lo que uno hace con el sufrimiento. Sí, el pasado está en el presente, pero el futuro está todavía en nuestras manos.

Los que sobrevivieron a Auschwitz abogan por la esperanza, no por la desesperación; generosidad, no rencor ni amargura; gratitud, no violencia. Debemos estar comprometidos, debemos rechazar la indiferencia como opción. La indiferencia siempre ayuda al agresor, nunca a sus víctimas. ¿Y qué es la memoria si no es una respuesta noble y necesaria para y contra la indiferencia?

Pero … ¿aprenderá el mundo alguna vez?

Discurso original de Elie Wiesel en las Naciones Unidas “Dando testimonio, 60 años después“. Por primera vez en la historia de las Naciones Unidas, la Asamblea General conmemoró a las víctimas del Holocausto en una sesión especial el 24 de enero de 2005. Wiesel es el autor de Night y otros 57 libros escritos desde su liberación de Buchenwald en 1945.

Fuente: Israel for Ever Foundation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *