Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Los curiosos pasatiempos de 6 líderes sanguinarios

Los curiosos pasatiempos de 6 líderes sanguinarios

Enlace Judío México e Israel.- Hasta los líderes políticos y militares más sanguinarios, jefes terroristas o del crimen organizado, tienen sus tiempos de ocio y sus formas de llenarlos. Si bien es un hecho natural, no deja de ser curioso el choque entre la imagen habitual de estos personajes y los ridículos pasatiempos a los que se abocaban, en algunos casos hasta volverlos una obsesión. Esta es una lista de los entretenimientos o hobbies más absurdos de los líderes más sangrientos.

Al Capone escribía canciones de amor.

Uno de los jefes de la mafia más reputados, el temible y salvaje Al Capone, cultivó en sus ratos de ocio el ejercicio la composición musical popular en su variante amorosa. Capone dedicó a su mujer una de sus muchas canciones escritas para voz y banjo.

Hitler dibujaba personajes de Disney.

En 2008 William Hakvaag, entonces director de un museo noruego, afirmó haber descubierto dibujos hechos por Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial pero, contrario a lo que se esperaba, no se trataba de bocetos que exaltaran la cultura aria o el imaginario alemán, sino de personajes que protagonizaban películas de Walt Disney, concretamente dos de los siete enanitos y un dibujo de Pinocho.

Hitler tenía una copia de Blanca Nieves (de la que aseguraba que era una de las mejores películas nunca realizadas) y guardaba objetos relacionados con Mickey Mouse entregados por Joseph Goebbels.

Bin Laden, enamorado del voleibol.

Bin Laden practicaba con sumo placer y habilidad el voleibol, según asegura su antiguo guardaespaldas Nasser al-Bahri, al que no se le permitió jugar en el mismo equipo que Osama.

Saddam Hussein escribía novelas románticas

Como una especie de Corín Tellado del mundo árabe, Saddam Hussein escribió una novelilla rosa, ‘ Zabibah y el Rey’, en donde narra en clave alegórica el enamoramiento de un gobernante por su nación, es decir, el Rey por Zabibah, es decir, Hussein por Irak. Hay quienes afirman, sin embargo, que Saddam no es, estrictamente, el autor de la novela, sino que tuvo un pequeño ejército de ‘negros’ que la redactaron.

Kim Jong II y su pasión por Michael Jordan

Kim Jong Il, el fallecido dictador norcoreano, tuvo gustos excéntricos, pero quizá ninguno tanto como su afición por el baloncesto, pero mucho más por Michael Jordan, uno de los íconos de los noventa. Su pasión por Jordan llegó al extremo de tener una colección en formato VHS de todos y cada uno de los partidos en que participó Jordan con los legendarios Bulls de Chicago, e incluso invitó al jugador a Corea del Norte para que ofreciera un par de partidos de exhibición. En el año 2000 la entonces Secretaria de Estado del gobierno estadounidense Madeleine Albright vistió el país de Kim Jong Il y entregó como regalo un balón de baloncesto firmado por Jordan, el mismo que el dirigente entregó al Museo del Entendimiento Internacional para su exposición permanente.

Stalin comentaba dibujos de hombres desnudos

Stalin era un hombre muy culto, interesado en las más diversas disciplinas científicas y artísticas y fue esa misma inquietud la que lo llevó a analizar minuciosamenre dibujos de hombres desnudos realizados por artistas rusos del siglo XIX y XX y autografiarlos. Al parecer, a los trazos realizados por los artistas rusos Stalin añadía comentarios mordaces sobre las personas dibujadas. El hecho de que Stalin firmara con su nombre estos retratos hizo que se confundiera su autoría. Una exposición del hobby de los retratos desnudos de Stalin se realizó en Moscú hace dos años.

 

 

 

Con información de:lanetanoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *