avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El partido gobernante del Likud minimiza el anuncio del fiscal general Avichai Mandelblit de presentar cargos contra el primer ministro Benjamín Netanyahu por soborno y abuso de confianza en espera de una audiencia.

“Nadie está sorprendido por el anuncio del fiscal general que se produce tras años de implacable presión de los medios, la izquierda y los burócratas judiciales para acusar al primer ministro a cualquier costo, incluso cuando no hay nada, sólo para que esto suceda antes de las elecciones”, dijo el Likud en un comunicado emitido inmediatamente después del anuncio de Mandelblit.

“Esta es una persecución política. La cacería de brujas contra el primer ministro comenzó con un intento de incriminarlo por soborno en cuatro casos. Incluso antes de la audiencia, tres de ellos han colapsado. El resto de las reclamaciones también colapsarán como un castillo de naipes cuando el primer ministro se enfrente a los testigos del Estado, reúna a decenas de testigos que extrañamente no fueron interrogados y presente los documentos y protocolos que prueban que todas las acciones y decisiones del primer ministro fueron legales”.

“La publicación unilateral de la decisión del fiscal general un mes antes de las elecciones, sin darle al primer ministro la oportunidad de refutar estas afirmaciones falsas, es una flagrante intervención y sin precedentes en las elecciones”.

“El único propósito de esto es derrocar al gobierno de derecha de Netanyahu y lograr un gobierno de izquierda dirigido por Benny Gantz y Yair Lapid. No podemos permitir que esto ocurra”.

La Unión de Partidos de la Derecha, una alianza de Habait Hayehudí, Unión Nacional y Otzmá Yehudit, anunció que respaldará a Netanyahu como el próximo primer ministro a pesar del anuncio de cargos de corrupción en su contra, en espera de una audiencia.

“Todas las personas, incluido Benjamín Netanyahu, son inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad, y por lo tanto, la Unión de Partidos de la Derecha recomendará después de las elecciones que el Primer Ministro Netanyahu sea el candidato para formar un gobierno de derecha fuerte y estable”.

“Sin embargo, ante la amarga experiencia del pasado, ahora está más claro que nunca que la Unión de Partidos de la Derecha (la única lista verdaderamente comprometida con la Tierra de Israel) debe ser grande y fuerte para que al dia siguiente de las elecciones no nos encontremos con un gobierno de Bibi-Gantz-Lapid que podrían llevarnos al establecimiento de un Estado terrorista Palestino”, dijo el bloque de derecha en un comunicado.

Por su parte, el presidente del Partido Laborista, Avi Gabbay y la líder de la oposición Shelly Yachimovich pidieron la renuncia del primer ministro:

“Netanyahu, renuncia, pon fin a la vergüenza nacional y no libres la batalla desde la Residencia del Primer Ministro. Netanyahu avergüenza al Estado de Israel. Destruye todo para salvarse. Los ciudadanos israelíes no quieren un liderazgo corrupto. El primer ministro está avergonzando al pueblo de Israel y al Estado de Israel”, apuntó Gabbay.

“A partir de este triste momento, Netanyahu está luchando por su vida personal, no está en condiciones de luchar por las vidas de los ciudadanos del Estado, no está en condiciones de continuar como primer ministro e incluso está inhabilitado para postularse al cargo de primer ministro”, respondió Yachimovich en un comunicado.

“Llamo a Netanyahu: si eres un patriota que ama al país, ve y limpia tu nombre sin llevarte contigo al país entero como rehén. No eres Superman. Ningún ser humano puede tomar decisiones nacionales cruciales sin que se vea afectado por su batalla personal las 24 horas del día”.

El partido de izquierda Meretz anunció que convocará a una sesión especial de la Knéset durante el receso del parlamento israelí para discutir la decisión de Mendelblit. “Estamos hablando de un primer ministro que es corrupto hasta la médula y que está doblando todo el sistema público para su propia supervivencia personal”, dijo la presidenta del partido, Tamar Zandberg. “Ahora su acuerdo con los kahanistas está claro: un acuerdo para los corruptos a cambio de un puesto en el comité de nombramientos judiciales”.

El diputado Ayman Odeh, presidente de Jadash-Ta’al, dijo que “Netanyahu tiene que ser encarcelado. La incitación que dirige contra la población árabe, la forma en que marca a la izquierda en Israel como traidores … todo esto está destinado a disfrazar su política corrupta. Su única prioridad es él mismo, no los ciudadanos”.

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí